Estudiantes brasileños copan hospitales locales

El Ministerio de Salud admite que unos 2.000 estudiantes de medicina brasileños se encuentran como residentes en los hospitales de todo el país. Los usuarios afirman que muchos de ellos ni siquiera hablan correctamente el castellano.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CEPVUCRFYJCRJCM5LXA6AOS3TI.jpg

Entre 1.500 y 2.000 brasileños que vienen al país a estudiar medicina en las universidades privadas están realizando pasantías en los hospitales públicos, confirmó esta mañana Juan Carlos Portillo, director de Desarrollo de Servicios y Redes de Salud del Ministerio. El mismo señaló que la cartera sanitaria no tiene “mucha competencia” en el mecanismo de admisión a las facultades de ciencias de la salud, pero confirmó que existen convenios con universidades privadas para esa materia.

Ante los reclamos de los oyentes de ABC Cardinal, quienes señalaron que muchos de esos residentes atienden a los pacientes sin siquiera manejar el español, el mismo acotó que como estudiantes universitarios no están autorizados para ejercer la medicina sin acompañamiento del docente.

PUBLICIDAD

En ese mismo sentido, dijo que hay un problema, puesto que el Ministerio de Salud prohíbe que los docentes trabajen en un hospital y al mismo tiempo desarrollen sus actividades académicas en horarios que afecten su trabajo.

En otro momento, subrayó sin embargo que el Ministerio tiene “una barrera” que es el examen de residencias médicas al que deben someterse todos los interesados en realizar las pasantías. Según sus datos, cada año hay más de mil egresados de ciencias médicas y solo 500 plazas para los programas de residencia.

Por otra parte, habló sobre la poca cantidad existente de especialistas en terapia intensiva dentro de nuestro sistema de salud. Mencionó que el año pasado nuevamente quedaron vacías muchas plazas para formación de médicos de terapia intensiva en niños o adultos.

Sobre las causas, mencionó que la complicada formación que requieren para llegar a esa especialidad y las difíciles cargas horarias que implican las guardias no incentivan a los doctores. En ese mismo sentido, también recordó que siempre hablan de la necesidad e duplicar el número de camas para el cuidado intensivo, principalmente en pediatría, ya que hay diario hay números pacientes que prácticamente “pelean” por conseguir una.

Habló de las unidades de terapia teniendo en cuenta el caso de la niña de un año que falleció en la búsqueda de una cama. Sobre este caso, recordó que el Seme recibió el pedido de la terapia y una ambulancia a las 11:37 y recién pasadas las 16:00 lograron conseguir un lugar disponible. 

La pequeña falleció durante el traslado. Además,coincidió que el estado de salud de la menor ya era crónico, probablemente una "sobreinfección" generalizada que desencadenó en una falla multiorgánica y las maniobras de reanimación realizadas en la ambulancia no fueron suficientes.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD