Más de 16 puñaladas: 'Muerte no fue inmediata'

Lidia Meza Burgos (18), asesinada el sábado dentro de la Agrupación Especializada, recibió más puñaladas de las que se afirmó en un momento, confirmó el Dr. Pablo Lemir, forense de la Fiscalía, quien señaló que la joven tuvo una muerte lenta.

El especialista dijo a ABC Cardinal que 16 puñaladas, las confirmadas el fin de semana, fueron solo las más importantes, pero que el cuerpo presentaba más heridas de arma blanca, aunque no supo precisar la cantidad exacta.

Las heridas que provocaron su muerte fueron hechas en la región lumbar, es decir en la espalda baja, que desencadenaron una hemorragia interna en la zona del abdomen, explicó Lemir.

El especialista señaló que Lidia Meza Burgos tuvo una muerte lenta. "No fue una muerte inmediata", aseveró.

Acotó que presentaba dos heridas contusas en la cabeza, pero que no causaron fractura ni hemorragia. “Nos hace suponer que no llegó al estado de inconsciencia, pero esto es muy diferente de persona a persona. Hay gente que se desmaya de un susto, por ejemplo”, mencionó.

Complementariamente, se tomaron muestras de sangre y orina que permitirán determinar si consumió alguna sustancia previa a la muerte. También muestras de la vagina, para dilucidar si hubo coito.

Con el feminicidio perpetrado el fin de semana, Piloto aparentemente intentaba burlar su extradición. Sin embargo, sorpresivamente, el Gobierno paraguayo lo expulsó la mañana de este lunes y actualmente ya se encuentra a cargo de las autoridades brasileñas.