¿Qué recordamos hoy?

Día del obrero, día del trabajador, 1 de mayo, 2 de mayo ¿quién entiende más? ¿Cuándo es la fiesta del trabajo? ¿Hoy? ¿Mañana? El decreto que declara feriado mañana ¿qué significado tiene? Ni siquiera es simbólico porque no se traslada a lunes la recordación de ningún acontecimiento que cae a mediados de semana.

El presidente de la República ensayó una explicación: Para mover la economía empujada por el turismo interno. Está bien, ¿pero quiénes van de vacaciones? Parte de la población que todavía puede hacerlo. ¿Y la otra parte, la que vive día a día, la que apenas come o no come si no sale a la calle a trabajar? ¿qué hay de los vendedores ambulantes, yuyeras, albañiles, lustrabotas y cien etcéteras? ¿Y la educación? ¿Otro día sin clases? ¿Otro día que se agrega a los muchos que se necesitan para mejorar el aprendizaje?

Pero hay más: Se dice que hoy -1 de mayo, no el 2- es el día del trabajador. No es así. Hoy es el Día del Obrero ¿No es lo mismo? No. El trabajador es aquel que tiene actividades manuales o intelectuales. Entre estos se han establecido fechas específicas para recordarlos: día del agricultor, médico, enfermera, maestro, periodista, etc. Y también del obrero. El obrero es el jornalero, el proletario, el que se organiza en sindicato. Es también trabajador, desde luego, pero sus funciones no son las del empresario, por ejemplo, que también es trabajador pero no proletario y tiene, como los demás sectores, su día de recordación. ¿Por qué nos hemos olvidado de festejar el día concreto, específico, literal, del obrero? Porque lo hemos licuado con otros ingredientes cuyo resultado híbrido es el día del trabajador.

La memoración del 1 de mayo, muy conocida, está ligada a hechos trágicos a la vez que enaltecedores. Sus protagonistas fueron los obreros de Chicago en 1886. Lucharon y murieron por las ocho horas de trabajo y mejores condiciones laborales. Estos acontecimientos tuvieron una pronta réplica planetaria.

En el Paraguay sopló con fuerza el viento de las reivindicaciones por las ocho horas de trabajo y el aumento salarial. Los primeros sindicatos, de sastres y carpinteros, nacieron en 1892. Los carpinteros acudieron a la huelga para hacerse sentir. A partir de aquí, otros colectivos obreros se organizaron también en sindicatos, como los albañiles, gráficos, panaderos, ferroviarios, aserraderos, etc. Sostenían dos objetivos: las ocho horas de trabajo y mejor ambiente laboral. Normalmente trabajaban entre 12 y 16 horas diarias.

En 1906 se fundó la Federación Obrera Regional Paraguaya. Con el golpe cuartelero del 2 de julio de 1908, que elevó al poder a Albino Jara, se desató el terrorismo contra los dirigentes sindicales que fueron arrojados al exilio o la cárcel. No se salvó ni el mismo Rafael Barrett, que hacía cuatro años vivía en el Paraguay, alumbrándolo con su inteligencia y su conducta, marcadamente inclinadas hacia los desposeídos. Un mes antes del golpe, para memorar el día del obrero el 1 de mayo, los sindicatos organizaron un acto en el Teatro Nacional, hoy Municipal, con la intervención protagónica de Barrett. Intervino con brutalidad la policía para escándalo y terror de los asistentes.

A los obreros les esperaban todavía otras dictaduras que dificultaron sus organizaciones o verlas aplastadas. La de Higinio Morínigo (1940 – 1948) y la de Alfredo Stroessner (1954 -1989).

La Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT), el 27 de agosto de 1958 llevó adelante una huelga luego de infructuosas reuniones con las autoridades nacionales. Los obreros exigieron un aumento salarial del 50% y el gobierno les ofreció el 5%.

Stroessner tomó la huelga como un desafío a su poder y ordenó una represión sin misericordia: apresamientos, torturas, expatriación. Sin pérdida de tiempo dispuso la intervención de la central obrera que se quedó como un organismo gubernamental. Cada 1 de mayo, el secretario general de turno y los sindicatos “amigos”, memoraban la fecha en el Panteón de los Héroes con interminables loas al dictador.

La fracasada huelga tuvo meses después una consecuencia política que vigorizó más aún a la dictadura. La implacable persecución a los huelguistas sirvió para sensibilizar a un vasto sector de la juventud que ganó la simpatía de algunos parlamentarios colorados.

En mayo de 1959, en protesta por la suba de pasaje en ómnibus, los estudiantes se reunieron en la plaza Italia. Se escucharon severos discursos contra el gobierno hasta que aparecieron las fuerzas policiales a romper cabezas y espaldas.

En algunos círculos cuadrados la palabra “obrero” huele a protestas, huelgas, pedidos de aumento salarial, y esas cosas. De aquí habría venido la supresión con la complacencia, inconsciente seguramente, de los mismos obreros.

En fin, para el gobierno ¿qué se recuerda hoy y qué se recuerda mañana?

alcibiades@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.