PCC usa a Paraguay para maximizar sus ganancias, dice Comisión Bicameral

El grupo criminal brasileño Primeiro Comando da Capital (PCC) tiene una presencia a lo largo de la frontera con Paraguay y dentro de nuestro territorio para maximizar sus ganancias, específicamente con relación al contrabando de cigarrillos, según señala el contundente informe de la Comisión Bicameral de Investigación (CBI).

Los cigarrillos paraguayos de contrabando incautados en una patrullera de la Policía Militar de Brasil.
Los cigarrillos paraguayos de contrabando incautados en una patrullera de la Policía Militar de Brasil.gentileza

El demoledor estudio, de casi 900 páginas y elaborado por la Comisión Bicameral de Investigación (CBI), relata que el grupo criminal brasileño Primeiro Comando da Capital (PCC) participa activamente en el movimiento y venta de contrabando y falsificación de cigarrillos. “Este mercado fue durante mucho tiempo una de las principales fuentes de ingresos para el grupo dentro de las prisiones, donde tiene el monopolio de la venta de tales artículos de contrabando”, señala.

Dice que el negocio se mudó a las calles, donde los cigarrillos de contrabando representan hasta la mitad de los cigarrillos vendidos en mercados como São Paulo y Río de Janeiro.

“La presencia del grupo a lo largo de la frontera con Paraguay y dentro de Paraguay es una parte crucial de maximizar las ganancias de este negocio, ya que Paraguay es uno de los principales productores de cigarrillos de contrabando en el mundo, y la mayor parte de esa producción se destina a Brasil”, expresa el documento.

Otro contrabando a manos del PCC

El reporte de la CBI agrega que el PCC también trafica otros artículos de contrabando. Un análisis del año 2016 de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Federacão das Indústrias do Estado de São Paulo Paulo-FIESP) sugirió que el mercado ilícito en los sectores de alimentos, bebidas, juguetes, automotriz, electrónica y computación, higiene, medicina, químicos, vestuario y tabaco valía R$ 15.000 millones (alrededor de US$ 4.000 millones).

Se estima que el Gobierno Federal pierde R$ 115 mil millones (alrededor de US$ 30 mil millones) en todo el país por año en la pérdida de ingresos fiscales debido a estos mercados ilícitos, expresa la CBI.

Añade que: “Los mercados de contrabando se mueven en ambas direcciones a través de las fronteras. Paraguay ha sido durante mucho tiempo un país receptor de vehículos brasileños robados y partes de vehículos. Robo de carga en las ciudades brasileñas y en las carreteras brasileñas.”

Habla sobre dudosas transferencias de Tabesa

El informe de la CBI, luego de exponer el negocio del grupo criminal brasileño PCC, detalla las dudosas transferencias de Tabacalera del Este SA (Tabesa), cuyo principal accionista es el “significativamente corrupto” para EE.UU., Horacio Cartes. Según el documento, basando en el Informe de Inteligencia Financiera N° 10/2022 de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad), se observan transferencias en moneda dólares y euros.

“La mayor cantidad de transferencias se realiza al Brasil, supuestamente, en pago por materias primas y maquinarias para la producción de cigarrillos. Tabacalera del Este SA no registra exportaciones (de ningún tipo) a dicho país, según datos oficiales de la Administración Tributaria y de la Dirección Nacional de Aduanas. No obstante, datos de fuente abierta dan cuenta de que la mercadería producida por la firma es llevada en contrabando al Brasil”, dice el reporte elaborado por la CBI.

En el informe también se identifican grandes operaciones de transferencia de dinero con México, en segundo lugar, y en tercero con Islas Caimán por US$ 64,8 millones, país señalado como un paraíso fiscal.

“Son igualmente llamativas las transferencias al exterior a destinos como Bahamas, Bonaire, San Eustaquio y Saba, Curazao, Finlandia, Indonesia, Luxemburgo, Polonia, Singapur, entre otras”, agrega.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.