2 de diciembre de 2022

alvaro wasmosy

Trabajadores de juegos de azar se manifestaron frente a Conajzar, en la jornada de este martes. Piden el ajuste del porcentaje de ganancia de los levantadores de apuesta de la quiniela.
Los corredores de apuesta de la quiniela apagaron sus máquinas para levantar apuestas para exigir el ajuste del porcentaje de comisión, reducido de manera unilateralmente en pandemia. Varios de los trabajadores no se sumaron a la medida por temor a represalias.
La Fiscalía aseguró que la empresa explotadora de la quiniela, TDP SA, presentó un decreto que "no existe" para justificar su imposibilidad de pago de impuestos. Se trata de la empresa de Álvaro Wasmosy Carrasco, hijo del expresidente Juan Carlos Wasmosy.
José Ortiz (centro), expresidente de Conajzar mira fijamente a la periodista de ABC Color poco antes de ingresar al juzgado, esta mañana.
Carmen Alonso es titular de la Dirección de Beneficencia y Ayuda Social (Diben), cargo de confianza designada por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez. Esta procesada por su gestión en juegos de azar y recusó a la fiscala del caso, María Estefanía González. Es candidata al Senado por el movimiento Fuerza Republicana, del vicepresidente Hugo Velázquez.
Carmen Alonso, titular de la Diben, y José Antonio Ortiz, ex presidente de Conajzar, junto con otras cinco personas, fueron acusados por "legalizar" tragamonedas, adjudicar la quiniela a una firma morosa y reducir el canon a concesionarias en pandemia. La Fiscalía solicitó elevar la causa a juicio oral.
Álvaro Wasmosy Carrasco  (camisa) recusó a la fiscala María Estefanía González.
Alicia Gutiérrez, vocera del sindicato de trabajadores de juegos de azar. Denunció "el manoseo" a los quinieleros por parte de la empresa TDP SA, cuyo directivo es Álvaro Wasmosy Carrasco.
Quinieleros lamentan caída de la recaudación debido a la pérdida de confianza de los apostadores, quienes se percatan de que los números ganadores son repetidos, denunciaron trabajadores sindicalizados.
La empresa TDP SA, explotadora de la quiniela, asegura que sus sorteos son verificados por un escribano público y personal de Conajzar.