Miguel Kurita

Un enorme árbol caído y una precaria vivienda destruida tras el fuerte temporal en Caaguazú.
Chapas, terciadas, puntales, colchones y víveres fueron enviados por la SEN a las personas que quedaron con la ropa puesta, luego del incendio en el refugio RC4 de Zeballos Cué.
Los ocupantes destruyen aún más la descuidada plaza frente al Cabildo Nacional y la ubicada frente a la Catedral de Asunción.
Desde la SEN alegan problemas técnicos para el cobro del programa Ñangareko