La esperanza de la vuelta de los cruceros en agosto empieza a hacer agua

PARÍS. ¿Será posible embarcarse en un crucero en agosto? El sector sigue esperando reactivarse en este mes clave de la temporada en el hemisferio norte, pero ante el cierre de puertos y nuevas restricciones sanitarias, salir a flote se anuncia complicado.

Un crucero MSC Divina, llega escoltado al la bahía de Marsella, en el sur de Francia.
Un crucero MSC Divina, llega escoltado al la bahía de Marsella, en el sur de Francia.GERARD JULIEN

El Mediterráneo concentraba muchas expectativas debido a la relativa situación estable de la pandemia en Europa a principios de verano. La reapertura de los seis principales puerto griegos el 1 de agosto resonaba como la sirena de un barco a punto de zarpar.

Pero el lunes, el número uno del sector, Carnival Cruise Line decidió, ante la falta de luz verde de Italia, aplazar sus primeros viajes que estaban previstos esta semana. El mismo día, el armador noruego Hurtigruten suspendió sus cruceros de expedición tras descubrir 44 casos de nuevo coronavirus, principalmente entre miembros de la tripulación en uno de sus navíos.

Noruega impuso restricciones a los cruceros a lo largo de sus costas. Y tras haber inmovilizado este primer barco, el país puso en cuarentena a un segundo, al haber detectado un caso en un pasajero danés que desembarcó unos días antes. Todos los viajeros y el personal a bordo deberán ahora someterse a pruebas, según la autoridad sanitaria noruega FHI. “Es el fin del confort. Ahora cada uno está encerrado indefinidamente en su propio camarote.

El servicio de habitaciones va a estar muy ocupado, y aún quedan diez días de cuarentena”, tuiteó Rune Vidar Nordum, pasajero del segundo barco. Contactado por la AFP , aseguró en cambio: “Estamos bien y estamos atendidos por el capitán y el resto de la tripulación”, en un mensaje acompañado de una foto en la que se ven dos copas de champán y canapés. Pero Costa Cruceros y MSC Cruceros, los dos principales armadores en Europa, no se rinden.

PUBLICIDAD

“Estamos preparados, hemos trabajado muy duro”, afirmó el martes el dirigente de MSC Cruceros, Gianni Onorato, en una rueda de prensa para presentar sus nuevos protocolos sanitarios. “Estamos esperando la luz verde de las autoridades italianas” , añadió, y dijo que esperaba poder anunciar “una muy buena noticia en unos días”.

Preguntado por la AFP , Costa Cruceros, marca de Carnival, dijo por su parte que “trabaja en la planificación de la reactivación progresiva de sus cruceros, cuando el Estado de la bandera y las autoridades de los destinos indiquen que es posible hacerlo”.

Respuesta sanitaria

“Las pocas señales que se vislumbran se inclinan más hacia la segunda quincena, incluso la última semana, de agosto”, declaró a la AFP Erminio Eschena, presidente de Clia France, la asociación que reagrupa a los principales armadores. Mientras, las compañías trabajaron sin descanso en los protocolos sanitarios, publicados a principios de la semana.

PUBLICIDAD

Los cruceros han tratado de anticipar cada detalle con controles repetidos, tanto a la tripulación como a los pasajeros, y equipos médicos reforzados. “Las medidas adoptadas van más allá de las recomendaciones de instancias como la OMS o la UE”, considera Eschena.

“Riesgo evidente”

Ante el nuevo coronavirus, más proclive a propagarse en espacios cerrados, hay que convencer a las autoridades nacionales más temerosas. “Este sector presenta un riesgo evidente.... Y afecta más bien a un público de personas mayores, los más frágiles”, señala a la AFP Didier Arino, director general de la firma especializada Protourisme.

“Es difícil imaginar una verdadera reanudación mientras no haya una vacuna”, precisa. Resulta difícil olvidar el episodio del “Diamond Princess” y sus 4.000 personas a bordo, que estuvieron en cuarentena todo febrero en la costa de Japón, con un número de contagios que alcanzó los 700. Más allá de las compañías, “es toda una red de proveedores y de territorios privados de beneficios económicos los que lo sufren”, continúa Arino. Por ejemplo, de enero a junio, el número de cruceros recibidos en Marsella (sur de Francia) se redujo un 84% respecto al año pasado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD