Meditar puede cambiar tu día a día

En los últimos años la meditación tomó un gran reconocimiento a nivel mundial como principal herramienta para comenzar a canalizar el estrés y poder estar en un estado de mayor felicidad y, por supuesto, ser más eficiente en todos los ámbitos de nuestra vida.

Nicole Huber
Nicole Huber

La meditación es una de las experiencias más simples y más naturales para el ser humano ya que estar en un estado meditativo es el estado natural del ser humano. ¿Y qué significa estar en un estado meditativo? Es simplemente estar presentes con uno mismo, sea lo que sea que está sucediendo.

En este momento te invito a que empieces a respirar profundo por la nariz y a llenar toda la capacidad respiratoria que tenés a medida que vas leyendo este artículo. Primero llená la parte inferior del torso, la media, y llegá hasta el pecho (inclusive la garganta), luego todo el lateral del torso, la espalda media, la espalda baja y la alta. Haciendo este movimiento de respiración te vas a ir dando cuenta como comenzas a entrar en un estado de relajación natural. Esto se debe a que cada vez que empezamos a tener una respiración profunda comenzamos a oxigenar de manera correcta el sistema nervioso y al cerebro, y por ende todos los órganos reciben el máximo potencial de oxígeno que están necesitando. Esto automáticamente nos lleva a que el sistema nervioso parasimpático, que es responsable anclarnos en el estado de “Descanso, reparación y digestión”, se active.

Entonces cada vez que te encontrás con la respiración agitada es un síntoma de que el sistema nervioso simpático está activado. Este último es el responsable de la “lucha” o “fuga”, una reacción fisiológica que tenemos desde los inicios de la raza humana y que se manifiesta ante un estrés. Por ello cada vez que te ves en un estado de respiración acortada y de latidos del corazón muy rápidos, comenzá a respirar profundo y a cerrar los ojos. Desde este lugar ya vas a estar comenzando a tener una experiencia meditativa. ¿Por qué? Porque estás anclándote en el famoso “momento presente”: lo que está sucediendo aquí y ahora.

Entonces mientras seguís leyendo esto podés seguir respirando profundo y tomarte un minuto, como el video que mostramos abajo, para hacer esta meditación con la respiración.

El cuerpo está en el momento presente constantemente y siempre nos está mandando señales de algún bloqueo emocional o algo que no esté funcionando al 100% en su nivel físico por lo que es normal que, cuando empecemos a cerrar los ojos y a respirar profundo, sintamos ciertos bloqueos en el cuerpo. Estos pueden ocurrir en el estómago, en el pecho, la garganta, o en la cabeza, también puede suceder que alguna emoción de tristeza que esté acumulada salga a través de las lágrimas, o haya mucha energía en el cuerpo y nos dé ganas de ir a hacer ejercicio. Te invito a que permitas que esto suceda. El sistema nervioso, para estar desestresado y para estar trabajando en su máximo potencial (y por ende todo el cuerpo), necesita liberar la carga emocional que las situaciones del día a día van despertando.

Así que la meditación es una buena manera de comenzar a conectarnos con esas emociones y, si están estancadas, liberarlas, a la par que nos conectamos con nosotros. ¿Qué está pasando ahora de verdad? ¿Está pasando realmente algo o es mi mente proyectando miedos del pasado al presente? De esta manera comenzamos a tomar control de nuestra vida, de nuestra felicidad, que es lo que en última instancia queremos.

Facilitadora del sistema Isha

nicolehuber.com

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.