Menopausia: ¿El fin de las relaciones sexuales?

Algo muy frecuente que suele darse en las mujeres llegada la menopausia es el síndrome de la menopausia, antes llamado atrofia vaginal, que además de causar trastornos en la vida sexual, conlleva repercusiones emocionales tanto en la afectada como en su pareja e incluso en su familia. Un profesional médico asegura que un diagnóstico y tratamiento correcto son fundamentales.

Uno de los efectos de la menopausia suelen ser los sofocos.
Uno de los efectos de la menopausia suelen ser los sofocos.

En Paraguay la expectativa de vida de una mujer es de 80 años, y considerando que la menopausia tiende a darse entre los 45 y 50 años, significa que la misma debe convivir con los efectos de esta etapa al menos por 30 años. Los síntomas crónicos suelen ser molestos en mayor o menor medida y existe mucho desconocimiento al respecto, incluso está entre temas tabú de los que simplemente se prefiere no hablar, señaló el Dr. Miguel Rondelli, especialista en Patologías del Tracto Genital Inferior y Colposcopia.

“El climaterio es el camino y la menopausia el objetivo. En el corto plazo se dan alteraciones en el ciclo menstrual con sofocos; a largo plazo incluso efectos cardiovasculares o problemas de huesos. En el mediano plazo, entre uno y seis años de la posmenopausia, entre el 64% y 85% de las mujeres experimentan síndrome urogenital de la menopausia, anteriormente conocido como vulvovaginitis atrófica de la menopausia”, explicó el especialista.

En diálogo con ABC, sostuvo que esta etapa conlleva connotaciones resumidas en dos puntos preponderantes: Desde el punto de vista urinario, las mujeres empiezan a presentar urgencia miccional, es decir, problemas para controlar la orina, lo que deriva generalmente en infecciones frecuentes. Desde el punto de vista sexual, ocurre pérdida de lubricación, disconfort vaginal, dolor ardor al tener contacto sexual, entre otros.

“Esto ocurre porque desde el climaterio va disminuyendo la producción de una hormona llamada estrógeno, hasta que en la menopausia el cuerpo deja de producirla. Cuando eso ocurre, la consecuencia directa es la disminución -a nivel de la vagina- de lactobacillus, glucógeno, células escamosas y vascularización. Además, aumenta el PH vaginal; e incluso se produce un estrechamiento y acortamiento de la vagina, que pierde elasticidad”, puntualizó.

PUBLICIDAD

Señaló que los efectos no sólo se sienten a nivel fisiológico, sino principalmente emocional, afectando a la mujer e incluso a todo su entorno. “Al tener problemas urinarios, la paciente empieza a aislarse, no quiere salir. Empieza a encerrarse emocionalmente, eso le trae frustración, aislamiento, depresión”, puntualizó Rondelli.

Agregó que el síndrome urogenital de la menopausia es algo que ocurre en todas las mujeres, y en la mayoría de los casos, se le atribuye a cualquier otra cosa: infecciones, que por la edad disminuyó el fuego de la relación y el sexo es relegado, etc.

En este sentido, indicó que existen variados tratamientos que pueden aplicarse: Terapia hormonal y no hormonal. Para la terapia hormonal se utilizan diferentes tipos de hormonas, pero generalmente el obstáculo suele ser el costo, porque la salud pública en Paraguay no los oferta dentro de su grilla de medicamentos y es un tratamiento prolongado en el tiempo. “Esto le saca la espontaneidad a la relación sexual; tenés ganas pero hoy te pusiste tu óvulo y no podés. Hay una altísima cantidad de mujeres que abandonan ese tratamiento porque se condicionan las relaciones sexuales, y esto no sólo trae problema local, sino también sentimental: la pareja se siente rechazada, siente que no hay mas deseos, lo que afecta generalmente a los hombres y ahí empieza el conflicto”, consideró.

Dr. Miguel Rondelli.
PUBLICIDAD

En referencia a los tratamientos no hormonales, mencionó como una opción la radiofrecuencia, que es un procedimiento con ondas magnéticas que generan calor con el fin de remodelar las fibras de colágeno y mejorar la elasticidad del área vaginal. Es un proceso de corte y/o coagulación del tejido biológico que utiliza corriente alterna de alta frecuencia, elevando rápidamente la temperatura intracelular a 100°C de forma aleatoria, lo que determina la expansión y ruptura de la membrana celular.

Rondelli aseguró que de acuerdo a estudios realizados en Brasil, con esa terapia mejoró notablemente la sequedad vaginal, el dolor a la hora de tener relaciones y eliminó la utilización de geles íntimos tras tres sesiones.

En este sentido, instó a las mujeres a consultar periódicamente, sobre todo las que se acercan a esta etapa, considerando que hay muchas que van al especialista sólo durante el embarazo. “No es que con el cese de la menstruación la vagina murió en la fecha, pues la mujer invierte gran parte de su vida cuidando de los hijos y se priva de muchos casos por lo demandante de esa tarea, pero ya a los 50, los hijos son independientes y ellas pueden buscar reinventar su vida de pareja o quizá buscar algún compañero, viajar, etc. Por eso, el diagnóstico y el tratamiento son fundamentales”, cerró.

Encuentro virtual “Cerrado por reparación y no por duelo”

Este tema será abordado este miércoles a las 18:00 en un encuentro virtual gratuito denominado “Cerrado por reparación y no por duelo”, en que el Dr. Rondelli dará mayores detalles a quienes participen y estará respondiendo a consultas.

Las personas interesadas sólo deben suscribirse al canal Rolplay Instituto en YouTube, desde donde se realizará la transmisión.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD