Centro de críticas, otra vez

Los árbitros se robaron protagonismo una vez más en el fútbol paraguayo. La actuación de los jueces en varios de los partidos dejó a jugadores, técnicos, dirigentes e hinchas molestos y protestando.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/J2FJMB5MWRGRTPVBI4DL4JB7RM.jpg

El fin de semana se disputó la tercera fecha del Torneo Apertura 2014.

Los seis encuentros que se jugaron entre el viernes y el domingo dejaron hasta el momento la mejor producción de goles, con un total de 27 tantos.

Además, Cerro Porteño y Sol de América protagonizaron uno de los mejores juegos en lo que va la temporada.

PUBLICIDAD

Sin embargo, todo eso volvió a quedar en segundo plano debido a otros que están acostumbrados a robarse el protagonismo en el fútbol paraguayo: los árbitros.

Ya en la segunda fecha, el Deportivo Capiatá reclamó que los árbitros del encuentro no habían validado un gol legítimo. En aquella ocasión, el arquero de Sol de América, Roberto Acosta, sacó un balón que ya habría transpuesto completamente la línea de gol.

Sin embargo, los dirigentes del cuadro capiateño decidieron no presentar protesta alguna aduciendo que muchas veces eso solo ayuda a que los jueces “marquen” a los equipos.

Este fin de semana, los jueces volvieron a tener su cuota de protagonismo. Esta vez fueron Carlos Amarilla y Enrique Cáceres.

El primero fue encargado de impartir justicia en el partido entre Olimpia y el Sportivo Luqueño. Había vuelto a arbitrar apenas una semana antes, luego de casi un semestre ausente como consecuencia de un accidente.

Amarilla se encargó de expulsar a tres jugadores durante el encuentro: dos del Olimpia y uno de Luqueño. El primero de los afectados fue el joven volante franjeado Ángel Martínez, cuando el partido promediaba 30 minutos de la primera etapa, tras una disputa por el balón con el delantero Rodrigo Teixeira.

En la segunda etapa vieron la roja el auriazul Manuel Maciel y el olimpista Jorge “Piojo” Ayala.

De las tres expulsiones, la más reclamada fue la primera por parte de la afición franjeada. Dirigentes e hinchas aseguran que en las repeticiones de la televisión se puede observar que no hubo contacto malintencionado por parte de Martínez al momento de ser expulsado.

Uno de los que no ahorraron críticas al final del encuentro fue Paco Valdez, miembro de la comisión directiva franjeada, en conversación con varios medios radiales.

Enrique Cáceres fue el encargado de impartir justicia en el juego entre Sol de América y Cerro Porteño, partido con el que se cerró la fecha el domingo en el Defensores del Chaco.

La actuación de Cáceres y sus asistentes fue duramente criticada principalmente por parte de la afición azulgrana, encabezada por el presidente de la institución, Juan José Zapag.

Zapag no ahorró críticas contra la actuación arbitral, pues, según su punto de vista, se había dejado de cobrar una doble mano “como en el vóley” para el primer gol de Sol de América.

A eso se le sumó además que, sobre tiempo de adición, Cáceres cobró un penal a favor del Danzarín cuando el partido estaba 4-3 a favor del Ciclón. Desde el punto de vista de Zapag, el penal fue inventado por los jueces del encuentro.

Y desde ahí llegó el empate final de Sol de América.

El titular cerrista no se ahorró críticas y dijo que se les había robado el partido y que a los árbitros les faltaba ponerse antifaz. Además, advirtió que “Cerro no va a perdonar”.

Han pasado apenas tres fechas del Torneo Apertura y el arbitraje ya es centro de duras críticas. Habrá que ver si los clubes deciden elevar algún reclamo ante las autoridades de la APF y si conseguirán eco favorable.

Fotos: Rudy Lezcar y Heber Carballo, ABC Color. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD