Proyecto binacional Itaipú costará, finalmente, US$ 78,3 mil millones

¿Qué razones explican el gran crecimiento del costo financiero de Itaipú? Una de las conclusiones de los especialistas Miguel Carter y César Cardozo, anticipa que “a obra do século XX” costará US$ 78,3 mil millones. Apuntan que esta especie de elefantiasis, tiene elementos legítimos e ilegítimos, como “la deuda espuria” y la doble indexación”.

Gráfico correspondiente al trabajo que presentaron Miguel Carter y César Cardozo a la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos de la Cámara de Diputados. En verde y lila la deuda actual, solo en verde sin el peso de la deuda espuria y de la doble indexación.
Gráfico correspondiente al trabajo que presentaron Miguel Carter y César Cardozo a la Comisión de Entes Binacionales Hidroeléctricos de la Cámara de Diputados. En verde y lila la deuda actual, solo en verde sin el peso de la deuda espuria y de la doble indexación.Gentileza

El PhD Miguel Carter, del Centro para la Democracia, la Creatividad y la Inclusión Social (Demos) y Cesar Cardozo, ex alto funcionario de las áreas financieras de Itaipú y Yacyretá, admiten, en primer lugar, que se trata de un tema complejo, con causas externas e internas.

Entre las causas externas apuntan las crisis del petróleo, la crisis de la deuda externa del Brasil, inestabilidad de la moneda brasileña, así como la elevada inflación en Brasil.

Acerca de las casus internas, mencionan la sobrefacturación de las obras y las decisiones que tomaron autoridades nacionales y de Itaipú. Añaden el predominio brasileño, desde su origen, en la gestión financiera de Itaipú,

Además, que Eletrobras, parte constitutiva de Itaipú (con la ANDE), es compradora y vendedora de su energía, y su “acreedora más importante”,

Esa confluencia de roles de Eletrobras y el predominio brasileño en la gestión financiera de la binacional “generó incentivos perjudiciales para la solvencia financiera” de la binacional.

Itaipú: Elementos ilegítimos en el crecimiento de la deuda

Sobre la “deuda espuria”, explican que se refiere “al pasivo de Itaipú” resultante de la “subfacturación” de la energía entre 1985 y 1997, excepto en 1997″.

Añaden que la venta de energía por debajo del precio de costo de la binacional, generó una deuda de US$ 4.193 millones, “que fue incorporada oficialmente al pasivo de Itaipú en 1997″.

Los US$ 13,8 mil millones que la binacional pagó finalmente por la “deuda espuria” tiene el siguiente desglose: tarifa no cobrada (desde 1985) US$ 1,9 mil millones, “deuda asimilada” en 1997, US$ 4,2 mil millones, pagada en 2021, US$ 4,6 mil millones; costos financieros indirectos, US$ 7,2 mil millones.

La “doble indexación”, una consecuencia de la dolarización de la deuda, que aplicaron entre 1997 y el 2006, descargó sobre el pasivo del ente otros US$ 12 mil millones de la siguiente manera: costo directo, US$ 8,8 mil millones, costos financieros indirectos, US$ 3,2 mil millones.

Si fusionamos el costo de la “deuda espuria” con el de la “doble inexación”, de acuerdo con los cálculos de Cartes y Cardozo, con cifras de Itaipú inclusive, comprobaremos que tuvieron un costo directo de US$ 13,5 mil millones, un costo financiero indirecto de US$ 6,3 mil millones, en total, por ende, US$ 19,8 mil millones.

Hubieran terminado de pagarla una década antes

Los especialistas grafican el impacto de estas deudas en el total de Itaipú, del que se infiere que la entidad binacional hubiera terminado de pagar su deuda una década antes del 2023.

Miguel Carter y César Cardozo destacaron que en sus investigaciones sobre la “deuda abultada de Itaipú”, así como de sus elementos ilegítimos (deuda espuria, doble indexación) se basaron en los balances financieros de la entidad binacional, en datos del Comité de Estudios para Evaluación del Costo Unitario del Servicio de Electricidad de Itaipú (CECUSE) y de la Contraloría General de la República (CGR).

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.