Unos 300 indígenas están abandonados frente al Indi

Unos 300 indígenas, sin alimento ni baños y totalmente mojados, están abandonados frente al local del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi). Los nativos son del departamento de Caaguazú. Llegaron a la capital para pedir tierra, caminos, electrificación, pero sus reclamos no son atendidos. Ahora ya solo quieren víveres y chapas para retornar, pero tampoco les proveen.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PNRWURLFPFFDVBJUDDJY4ZYJYU.jpg

Bajo carpas de hule, en medio del basural que ellos mismos generan y con una alimentación precaria, están los nativos en las veredas de la calle Don Bosco, a la altura de Humaitá, frente al local del Indi. Los mismos llegaron hace dos semanas con un rosario de pedidos para varias comunidades, pero como no encontraron respuestas decidieron quedarse en la capital y hoy viven en la indigencia total.

Los niños, algunos de meses, acompañan a los mayores y son los más afectados. Ayer se los veía corretear bajo la intensa lluvia y en el raudal se bañaban, mientras que la mujeres aprovechaban el caudal para limpiar las ropas.

Fidelino Amarilla indicó que en el campo es difícil la situación y por eso llegaron a Asunción para exigir un mayor acompañamiento del Estado.

PUBLICIDAD

La semana pasada entregaron sus pedidos al vicepresidente Juan Afara y a otros ministerios.

Nueva Estrella es una comunidad del distrito de Yhú. Sus miembros piden apertura de camino, casas, dos rubros de docentes y promotor de salud; Ypa’û Toledo es de Nueva Toledo y sus indígenas piden legalización de tierra, electricidad, apertura de escuela y rubros para salud.

La comunidad Santa Lucía, en cambio, clama por tierra, asistencia alimenticia y documentación.

Con similares pedidos están igualmente las comunidades Kuarahy, Pariri, Ypachi, Arasaty, Primero de Marzo, Arroyo Guazú y 29 de Setiembre.

Amarilla se quejó de la falta de voluntad del Indi en acompañar sus reclamos. “Aldo Zaldívar (actual titular del Indi) no nos atiende”, indicó, incluso nos facilitó su celular, con terminación 045, y lo llamamos de ABC para conocer su versión, pero no contestó.

Según Amarilla, los niños están con hambre y ya quieren retornar al campo. “Ahora necesitamos víveres y chapas para retornar, pero volveremos para insistir en las respuestas a nuestros reclamos”, concluyó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD