Alderete y su “secretario” Snead planeaban emporio ganadero

José Alberto Alderete pretendía levantar un emporio ganadero usando la empresa en la que su exsecretario Juan Ernesto Snead aparece como socio mayoritario. La estancia modelo que adquirieron en el Chaco debía ser apenas la primera de varias más que pretendían adquirir y modernizar, según datos recogidos. Ambos siguen en silencio y sin aclarar el origen del dinero invertido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GBYXETZWL5BATCXKFM2FLXM6AM.jpg

José Alberto Alderete, director paraguayo de Itaipú y exministro de Obras Públicas, pretendía convertirse en todo un empresario ganadero y la estancia que su empresa, Espartillar SA, levantó en la zona en el Chaco debía ser apenas la punta de lanza de un ambicioso proyecto.

“Alfa” fue el nombre que decidió ponerle Alderete a su estancia de 6.000 hectáreas ubicada en la zona de Mariscal Estigarribia. La elección del nombre no fue al azar, pues la intención del director paraguayo de Itaipú era que su establecimiento modelo, uno de los más modernos del país, se convirtiera en la primera de un emporio ganadero, por lo que eligió la primera letra del alfabeto griego.

Esto fue confirmado por proveedores y testigos a ABC Color. El mismo Alderete había señalado que su intención era montar todo un imperio ganadero, partiendo de su estancia en Mariscal Estigarribia.

PUBLICIDAD

La propiedad en la que levantaron la estancia ALFA fue comprada en diciembre de 2008 por Juan Ernesto Snead, quien fuera jefe de gabinete de Alderete cuando este era ministro de Obras Públicas, durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos.

Snead figuraba como socio mayoritario de Espartillar SA, constituida en junio de ese año. Sin embargo, proveedores señalaron que quien realmente estuvo siempre detrás del emprendimiento fue Alderete.

Fue por esa intención de levantar un emporio que entre 2008 y 2010, Alderete invirtió unos US$ 3 millones en su estancia. Todo pagado en dólares y en efectivo, según los proveedores.

Brahman pura raza 

Alderete no solo quería un emporio ganadero, sino que quería levantarlo usando lo mejor de lo mejor. Fue por eso que en 2009 su empresa inició la compra del ganado que sería criado en el establecimiento.

Pero no eligieron un ganado cualquiera. Compraban animales de la raza Brahman con registro. Es decir, animales de pura raza, tan pura que contaban hasta con certificado de origen.

Cada vaquilla preñada de esta raza tiene un valor de unos G. 10.000.000; mientras que las vaquillas sin preñar se venden por G. 8.000.000. Documentos de la época muestran un movimiento de G. 450 millones. 

Para 2010, la estancia ALFA ya tenía más de 1.100 animales. Para 2012, cuando realizaron su primer remate, ya tenían unos 2.400 ejemplares. De acuerdo a datos oficiales a los que tuvo acceso ABC Color, actualmente hay unos 4.000 animales en el lugar.

En algún momento, la intención de levantar el emporio ganadero quedó frenada temporalmente, por lo que la idea quedó en una estancia... eso sí, de las más modernas del país.

Millonario ganadero 

Espartillar fue abierta dos años después de que José Alberto Alderete dejara el cargo de ministro de Obras Públicas, en el que se desempeñó durante los primeros años del gobierno de Nicanor Duarte Frutos.

En esos años defendió férreamente la entrega de contratos de obras para Yacyretá a empresas argentinas, cuyos directivos están procesados en el vecino país por haber pagado coimas al gobierno kirchnerista, en el escándalo conocido como los “cuadernos de la corrupción”.

Las inversiones coinciden también con el testimonio de un protagonista directo, quien, en el 2011, confesó a nuestro diario que el venezolano Hugo Chávez financió las internas y parte de las elecciones generales del 2008 en Paraguay. Alderete era coordinador general de la campaña de la ANR.

Silencio del “inocente”

Hace ya casi dos semanas que José Alberto Alderete, director paraguayo de Itaipú, se llamó a silencio. Se negó en todo este tiempo a conceder una entrevista a radio ABC Cardinal para responder sobre el origen del dinero que invirtió en su estancia del Chaco. Se limitó a publicar un espacio reservado en el que se decía inocente y negaba haberse enriquecido de forma ilícita. “No he cometido acto ilícito alguno del que pueda avergonzarme”, dijo.

juan.lezcano@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD