En zona dominada por narcos, se suceden las muertes violentas

La violencia sacude con fuerza a la zona baja del departamento de Canindeyú. Al menos una veintena de muertes violentas relacionadas al narcotráfico se sucedieron en los últimos seis años. Enfrentamientos de grupos rivales, ejecuciones de adversarios políticos, disputas por el dominio del territorio fueron algunos de los motivos. El asesinato del esposo de una concejala de Ypejhú el pasado viernes demostró que a pesar de las muchas denuncias que se hicieron en estos meses, la situación sigue igual y los narcotraficantes buscan retomar el dominio total.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/N3QEXCV3ZVARDFMIQX2HM5GH6A.jpg

El asesinato de Gregorio Salina López, esposo de la concejala colorada de Ypejhú Élida Lomaquis, pasó a engrosar la ya larga lista de crímenes violentos ocurridos en los últimos tiempo en la zona baja del departamento de Canindeyú.

Para la Policía la muerte de “Darci”, como era conocido Salina López, habría tenido como trasfondo un ajuste de cuentas entre narcotraficantes.

Según los investigadores, Salina López era supuestamente un conocido marihuanero que operó durante años bajo la protección del prófugo Vilmar “Neneco” Acosta Marques, señalado como autor intelectual del asesinato del periodista de ABC Color, Pablo Medina y la joven Antonia Almada.

PUBLICIDAD

Salina López fue acribillado en la línea fronteriza entre Brasil y Paraguay por un grupo de sicarios que viajaron exclusivamente para cometer el crimen desde Capitán Bado hasta el lugar de la ejecución.

Así, este asesinato se suma a más de una veintena de crímenes relacionados con el narcotráfico que fueron perpetrados en la zona desde el 2010.

La lista de caídos es larga e incluye sicarios, líderes de clanes familiares dedicados al narcotráfico, adversarios políticos, civiles y periodistas. Los motivos también son variados: desde ajuste de cuentas y quemas de archivos hasta eliminación de contendientes y molestosos denunciantes.

Una gran mayoría de estos casos estuvieron ligados precisamente al entorno de Neneco Acosta Marques.

El primer reporte de un asesinato vinculado al narcotráfico en la zona llegó en diciembre de 2009, cuando nuestro corresponsal Pablo Medina informaba sobre el asesinato de Silvio Ramón Giménez Suárez y dos de sus capangas. Casi un año después, se comenzó a señalar al clan Acosta Marques como el responsable.

Desde entonces, las muertes de este tipo se sucedieron con mayor frecuencia y las denuncias de Medina no cesaron, lo que terminó valiéndole la muerte en octubre del año pasado.

Entre las muchas víctimas del narcotráfico en la zona, figura el exintendente de Ypejhú Julián Núñez Benítez (ANR), quien se perfilaba como un posible adversario en las internas de este año para Neneco, por lo que terminó siendo eliminado por sicarios de este último.

Todos estos casos han quedado sin ser resueltos, a pesar de los numerosos testimonios de pobladores de la zona.

Un dato no menor es que una vez más figuras del grupo político liderado por la diputada Cristina Villalba y el gobernador Alfonso Noria se ven envueltos en crímenes vinculados al narcotráfico. Ambos habían sido señalados en varias oportunidades durante los últimos meses como supuestos protectores de narcos.

Versiones señalan que los narcotraficantes estarían buscando retomar el control total de la zona a fin de poder trabajar con “tranquilidad” de cara a las municipales.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD