Soy un cyborg, pero está bien

Un día ingresan a la joven Young-Goon en un hospital psiquiátrico tras una crisis mental. Convencida de que es un cyborg, solo se alimenta de pilas y baterías eléctricas. Sobre este curioso largometraje del 2006 del director surcoreano Park Chan-Wook (mundialmente reconocido por películas como Old Boy o Stoker) conversan Miguel y el Tío Gervasio en su columna de hoy. Un espacio de encuentro y diálogo entre la producción cinematográfica y la realidad social.

Soy un cyborg, pero está bien
Soy un cyborg, pero está biengentileza

Una joven se encuentra internada en un psiquiátrico porque cree que es un cyborg en esta película surcoreana. Se trata de Young-Goon, que trabajaba en una cadena de montaje de radios, labor mecánica que hace que las trabajadoras parezcan prácticamente robots. Ahora, la joven se niega a ingerir comida y se nutre únicamente chupando pilas y baterías eléctricas porque cree que, como ser cibernético, solo necesita electricidad para vivir. Su actitud cambia cuando se hace amiga de un joven, Il-soon, que se oculta constantemente tras una máscara.

–Esta es una película que te sale cuando gugleás «cine + Michel Foucault», ¿no? –me lanza el tío Gervasio cuando terminamos de visionar esta peli.

–Ja, ja, ja, claro, vos lo decís por el lugar donde se sitúa el argumento: un neuropsiquiátrico, ¿verdad? –le respondo.

–Por todo lo digo –me señala él, y agrega:– todo en esta película pareciera ser un homenaje al franchute ese.

PUBLICIDAD

–Exacto –coincido, luego de sorber por la bombilla de la guampa, y agrego:– no se puede dejar de hablar del tema de la salud mental cuando se la ve.

–Asé mesmo –responde el tío, para luego añadir:– las consecuencias de los mensajes de doble vínculo, el sentimiento de culpa institucionalizado en nuestras sociedades y en sus religiones; y, claro, el avance de las nuevas tecnologías como causas de encierro, así como los intentos de normalización y disciplinamiento en neuropsiquiátricos y en las llamadas «comunidades terapéuticas» son todos temas contenidos en este excelente filme de la península coreana –concluye.

Dirigido por Park Chan-Wook, este es definitivamente un filme para todo el mundo, para normalizadores y disciplinadores: psiquiatras, psicólogues, docentes, familia tradicional y todes les otres diversidades.

–Un origami de emociones –suspira finalmente el tío, y completa:– ahora, no me acuerdo si el origami es... ¿japonés, chino o coreano?

PUBLICIDAD

Ficha técnica

Título original: Saibogujiman kwenchana

Género: Comedia / Drama psicológico

Dirección: Park Chan-wook

Guion: Park Chan-wook, Jeong Seo-Gyeong

Música: Jo Yeong-wook

Fotografía: Chung Chung-hoon

Reparto: Lim Su-jeong, Rain, Choi Hee-jin, Lee Young-nyeo, Yoo Ho-jung, Shon Young-soon, Lee Kyung-eun, Joo Hee, Lee Young-mi, Chun Choon-gi, Lee Yong-nyeo

Dirección artística: Seong-hie Ryu

Productora: Moho Films / Joy Fund

Duración: 105 min

País: Corea del Sur

Año: 2006

miguelmendezpereira1975@gmail.com

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD