Activos creados por la Itaipú Binacional generan riquezas

Mientras nos concentramos en las regalías y compensaciones, cercanas a los US$ 500.000.000 anuales remesados por la Itaipú Binacional, que no satisfacen a la clientela paraguaya; mientras, los asuntos de posibles negocios con la contraparte quedan en el olvido, las ideas e iniciativas para un acuerdo beneficioso de partes en condominios son reemplazadas por caprichos caseros con tendencia no más que la desazón con resentimiento de clases, se sumó la sanción y promulgación de una ley cuya aplicación, a mi entender, en el ámbito de las binacionales abrirá un nuevo frente de debate.

Me refiero a la intención de utilizar de los recursos propios de la Entidad, que corresponden a su presupuesto, gastos sociales que pertenecen a fondos de los socios de la binacional, además son recursos indivisibles.

Mientras mostremos desconocimiento del funcionamiento de una sociedad empresarial, es poco lo que podemos pretender en resultados auspiciosos para lo que se avecina, la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú Binacional.

Llegamos al punto de lo paradójico, siendo que el flujo de remesas son nacionalizadas por acciones indirectas mediante obras de infraestructuras que se propagan en nuestro territorio, justamente bajo estos programas binacionales, que se replican en territorio de la contraparte, generando ingresos a empresas nacionales y requiriendo mano de obra paraguaya, es la que pretendemos restringir a cambio de una cotización monetaria, es decir llegamos al punto de proponer a nuestro socio la extinción de los genuinos ingresos que circulan en tierras paraguayas a cambio recibir en dinero aquello que legítimamente ya nos corresponde.

Explicando desde otro ángulo, la ley sugiere intercambiar apoyo al sistema eléctrico de la ANDE, inversiones en salud, obras viales, educación (becas e infraestructuras), gestión ambiental, obras civiles, innovación y tecnología. Otros, por recursos financieros a ser aplicados, supongo, en auxilios sociales, subsidios, burocracias, comisiones, etc., sin ninguna rendición de cuentas.

Si falta algo, les cuento que en caso de viabilizarse esta acción no conseguiremos ningún aumento de recursos procedente de las arcas del vecino país, es decir cortaremos correa de nuestro mismo cuero.

Le llamo activos a las inversiones mencionadas con antecedencia, porque en su mayoría son bienes y servicios valorizables en el presente y sustentables en el tiempo, por ejemplo la inversión en becas de capacitación y especialización de jóvenes compatriotas de escasos recursos, que hoy son ya profesionales proactivos para sus familias y para la sociedad, de igual manera no se discute el valor que aporta la inversión en el fortalecimiento de la infraestructura del sistema eléctrico de la ANDE, las obras viales claramente son circuitos de desarrollo en cualquier parte del mundo.

Salvo que mi interpretación sea totalmente incompetente para este tipo de análisis, la verdadera propuesta comercial en la búsqueda de igualdad de distribución de riqueza con la contraparte que sigue en reposo.

La riqueza mundial es monopolizada por el 2% de la población, justamente en manos de personas que se enfocan, apasionan y marcan la diferencia.

Aprendamos, el socio se enfocó en el verdadero negocio, en los años 70/80 proveyeron más del 80% de los insumos, materiales y equipamientos para la construcción de la central más grande del mundo, sin olvidar la nacionalización de multinacionales en tierras brasileñas con el fin de suministrar los bienes y servicios que se requirieron en la época, con los efectos indirectos de desarrollo de la región y de generación de mano de obra de calificación baja, media y compleja.

No quedaron ahí, casi en su totalidad se convirtió en propietario (50%) y acreedor principal a través de la Eletrobras de la Itaipú, estimando que el costo de la implantación de la megaobra ronda los 20.000.000.000 de US$, solo en concepto de cargas financieras que se refieren a interés, comisiones y recargos, ascenderá a la suma bruta de 40.000.000.000 de US$ a favor de la empresa socia de la otra margen; eso, apreciados amigos, se llama negocio de clase A, mientras nosotros seguimos con una visión de corta distancia.

La combinación de intereses políticos y popularidad desembocan en conclusiones y decisiones inconvenientes para los nuestros, de todas maneras, abrigo la esperanza de corregir las desesperanzas, insisto en el planteamiento de megaemprendimientos, múltiplos de Itaipú, obras sustentables binacionales son la vía correcta según mi apreciación, no olvidemos que muestro yacimiento será insuficiente en breve tiempo para abastecernos, las energías alternativas es una opción que descansa en paz, hacer lo mismo una y otra vez darán resultados iguales, es hora de los técnicos y especialistas con las condiciones requeridas para esta instancia oportuna.

Una vez más, el complejo Itaipú Binacional es un aprovechamiento colosal, por consiguiente, requiere de decisiones extraordinarias para estar a la altura de un sistema electromecánico de relojería de alta precisión. La Entidad pide casi nada a cambio de tanta riqueza, en mi opinión sigo sosteniendo que el conocimiento, capacitación y prevención serán vitales para defender nuestros intereses en la binacional.

Más

La mejor oferta que podemos hacer es la de reproducir la Itaipú con megaobras, sustentables, a través de un consorcio con los mismos actores.

(*) Exsuperintendente UC.GP – Itaipú Binacional

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.