Desayunos nutritivos con avena

El consumo diario de avena disminuye el colesterol, regula los procesos digestivos y nos aporta importantes cantidades de fibra. Este cereal es uno de los más completos, ya que contiene gran cantidad de nutrientes y propiedades que brindan numerosos beneficios a la salud.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VD4E6V6ZKNB33FMW4WKMOP6FRM.jpg

Cargando...

En cualquier presentación, la avena es un grano rico en proteínas, grasas insaturadas y vitamina B. Es el cereal con mayor concentración de vitaminas y minerales que aporta muchos beneficios para la salud, y puede ser ingerido por cualquiera, excepto los que padecen celiaquía. Sus propiedades beneficiosas para la piel son ampliamente conocidas, al igual que sus cualidades para regular el tránsito intestinal. 

Estas son las cuatro razones más importantes por las que agregar avena a nuestro desayuno —o en cualquier comida— es uno de los mejores hábitos para mantenerse saludable.

1 Puede ayudar a reducir el colesterol. La fibra más importante de la avena es el betaglucano, una fibra soluble que puede ayudar a reducir el colesterol y evitar que las grasas se depositen en las paredes de las arterias, sumado a dietas bajas en grasa saturada y colesterol. 

2 Es nutritiva. Uno de los cereales con mayor riqueza nutricional es la avena de grano entero, porque cuenta con presencia de fibra, proteína, grasas saludables, además de vitaminas y minerales que son un importante aporte para el bienestar. 

3 Puede combatir a aumentar la sensación de saciedad. Posee hidratos de carbono de absorción lenta, lo que puede permitir un efecto en la sensación de saciedad más prolongado, en comparación con otros cereales para el desayuno, y un mayor control de los niveles de azúcar en la sangre, lo cual ayuda a evitar las clásicas comidas a deshoras. 

4 Puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Sus grasas insaturadas, conocidas como “grasas buenas”, sumado a dietas bajas en grasa saturada y colesterol pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Formas de consumir la avena

Se consume principalmente de dos formas: en hojuelas y salvado. La principal diferencia entre ambas se encuentra en el proceso al que se somete el grano para obtener las dos variantes. La avena mondada es el grano entero, recién cortado y sin la cáscara. Para que la avena esté presente en forma de hojuelas se seca el grano mondado y corta en pedazos más pequeños para, finalmente, rebanarlo en forma de hojuelas. En el segundo caso, en el salvado, la avena mondada es directamente molida sin quitarle nada al grano. Como resultado, el salvado de avena está conformado, principalmente, de las capas externas del grano, lo que hace que tenga más proteínas y menos carbohidratos que la avena en hojuelas. Tomar avena en el desayuno todos los días contribuye a que las personas mantengan controlado su peso y que lo bajen de forma paulatina. Se pueden consumir los copos de avena con un vaso de leche o mezclados con yogur. La cantidad recomendada es de dos cucharadas diarias, para que no nos excedamos en el aporte calórico.

Crema de avena y leche

150 g de avena instantánea

1 l de agua

1 l de leche

1 cda. de esencia de vainilla

Azúcar o edulcorante a gusto

1. Colocar en una cacerola la avena y el agua, y cocinar a fuego moderado hasta hervir.

2. Luego, agregar la leche y remover constantemente para que no se pegue, hasta que vuelva a hervir.

3. Una vez que hierva, apagar el fuego, endulzar a gusto y servir.

Turrón de avena

500 g de avena instantánea

60 g de manteca

90 g de azúcar

300 cc de crema de leche

100 g de cacao en polvo

50 g de chocolate cobertura

50 g de miel de abejas

1 cda. de esencia de vainilla

Ralladura de dos naranjas

Para armar:

6 paquetes de galletitas de agua

100 g de coco rallado

1. Mezclar todos los ingredientes en una cacerola y cocinar a fuego lento, revolviendo constantemente para que no se pegue, por aprox. 15 min.

2. Para armar, lubricar una fuente tipo pírex con manteca e ir acomodando las galletitas y formando una capa. Cubrir con una parte del preparado. Continuar hasta terminar con las galletitas y el relleno.

3. Espolvorear con coco rallado, tapar con papel film y llevar a la heladera de un día para otro.

4. Cortar en rectángulos para servir cuando esté bien frío.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...