El papel aluminio

Es uno de los productos que nos solucionan la vida. Sin embargo, algunas personas le dan muy pocos usos; básicamente, como papel para envolver las sobras. Veamos cómo podemos aprovecharlo y sacarle más partido en la cocina.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RNPOZRFWXVF77BZWE6FWKO5CY4.jpg

El papel aluminio es una hoja fina extremadamente flexible, puede o cubrir objetos con mucha facilidad y permite numerosos usos en la vida cotidiana. Sin embargo, este producto es frágil, se daña fácilmente. Es comúnmente laminado en combinación con otros materiales, como plástico o papel, para hacerlo más útil. La primera planta de elaboración de láminas de aluminio se instaló en Suiza, en 1910. Hoy, millones de toneladas de papel de aluminio se emplean a diario en todo el mundo, en el embalaje y protección de alimentos, cosméticos y productos químicos diversos.

Las hojas de aluminio poseen, por regla general, una superficie más brillante (reflectora) que otra, que suele ser más mate. Este efecto es resultado de su proceso de elaboración. Esta diferencia reflectiva hace que muchas personas crean que es una ventaja al cocinar los alimentos, ya que, se dice, la parte brillante 'rechaza' el calor, mientras que la mate lo retiene y de esta forma se cocina mejor. Pero se ha demostrado que la diferencia de temperatura es solo perceptible con instrumentos, siendo casi nulos sus efectos en la preparación de los alimentos.

1 Cocinar con papel aluminio. En una parrilla, el horno o entre las brasas, se puede envolver la carne, los vegetales o quesos en papel aluminio para que conserven su humedad y sabor. La ventaja extra de cocinar con este material es que, simplemente, se desecha después de usarlo y no tendrá que lavar ollas ni fuentes. Añada condimentos al pescado o a las verduras crudas y envuelva en papel aluminio. Coloque el paquete sobre la parrilla caliente o directamente entre las brasas. Las aves pueden ser cubiertas con papel aluminio para conservar sus jugos mientras se hornean. Esto es especialmente eficaz en aves grandes, como un pavo. Quite la cubierta de aluminio para que la piel se dore y quede crujiente.

PUBLICIDAD

2 Mantener la comida caliente o fría. Es un gran material para mantener el calor o frío, según sea el caso. Utilícelo para guardar las sobras o envolver una vianda. Doble los extremos hacia abajo y selle bien para atrapar el calor. Si queda bien cerrado, la comida mantendrá la misma temperatura por horas.

3 Preservar la humedad y los olores. El papel aluminio tiene un porcentaje más bajo de transferencia de humedad y vapor que casi cualquier otro material para envolver. Eso significa que es extraordinariamente bueno para evitar que la comida se seque y muy eficaz para retener el aroma de los alimentos con olor fuerte. Asegúrese de que la envoltura sea lo más hermética posible; eso hará que la comida sea menos propensa a quemarse con el frío cuando la almacene en el congelador. No guarde alimentos muy ácidos, como comidas agrias, vinagre y tomates, en papel aluminio. Los ácidos pueden corroer el material en pocos días y dejar la comida expuesta al aire; además, quedarán pequeños residuos de aluminio en los alimentos. Estas “sales de aluminio” no son realmente peligrosas si se ingieren, pero podrían dar un gusto metálico a la comida.

4 Ablandar el azúcar moreno. Si el azúcar moreno se ha puesto duro y apelmazado, simplemente envuélvalo en papel aluminio, llévelo al horno durante 5 min a 150 ºC y obtendrá el azúcar en su estado normal.

5 Conservar panificados. Si quiere conservar el pan, las galletas o cualquier alimento de panadería bien fresco hasta el momento de consumirlos, envuélvalos en papel aluminio tan pronto llegue a casa, o después de hornearlos. Así, cuando decida consumirlos, estarán tan frescos como recién salidos del horno.

6 En el microondas. Como todos los elementos metálicos, el papel de aluminio reacciona al microondas de forma negativa y debe evitarse su empleo. Esto se debe al efecto de los campos eléctricos de las microondas, que causan la acumulación de cargas de forma brusca en algunas partes puntiagudas de la hoja aluminio y crean una chispa que puede conducir a incendios en la cocina. Sin embargo, una pequeña porción se puede utilizar para tapar ciertas partes del alimento que no deben recibir las ondas magnéticas. Por ejemplo, al descongelar carnes o aves, para evitar que ciertas partes se cocinen mientras el resto se está descongelando.

7 Para evitar limpiar. Tanto la base del horno como la parte superior de la cocina y todo otro elemento que desee proteger pueden cubrirse con papel aluminio, para evitar los derrames y las manchas de grasa que son tan difíciles de eliminar. Además de evitar esas molestas manchas, se ahorrará el tiempo que gastaba en su limpieza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD