Policía Nacional, ¿la institución más corrupta del país?

Sin lugar a dudas, la Policía Nacional hace méritos para ser posicionada como una de las instituciones más corruptas del Paraguay. Una nueva muestra de ello fue la descarada venta de las respuestas de los exámenes de ingreso a los postulantes de la Academia para oficiales y del Colegio para suboficiales, lo que a su vez generó una barrida de varios comisarios.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/QXY3EFGWCJEK5IVJ4UIOBCGSLY.jpg

De no ser por la presión de los propios postulantes afectados y de sus padres, a esta altura seguramente ya tendríamos nuevamente a un importante grupo de cadetes y aspirantes admitidos por su poder económico y no por sus aptitudes, lo que a la larga genera policías mediocres que después se convierten en psicópatas con uniforme, coimeros ambiciosos, torturadores impunes o agentes “gatillo fácil”.

El nuevo escándalo afecta directamente a la Academia Nacional de Policía “General José Eduvigis Díaz”, con asiento en Luque, donde estudian por cuatro años los futuros oficiales, y al Colegio de Policía “Sargento Ayudante José Merlo Saravia”, que funciona en Capiatá, pero que tiene filiales en el interior del país, donde se instruyen por dos años los futuros suboficiales.

Una comisión interventora corroboró la denuncia de los afectados, que consistía en que algún o algunos policías corruptos de la dirección general del Instituto Superior de Educación Policial (ISEPOL) ofertaban las respuestas de los exámenes de ingreso.

Según datos que maneja la Policía, los precios de las respuestas correctas iban desde G. 2 millones hasta G. 5 millones, pero los padres de los jóvenes dijeron que en algunos casos llegaron a pedir hasta G. 20 millones, “según la cara del cliente”.

La maniobra fue descubierta luego de que la rosca corrupta enviara por mensaje de texto a uno de los compradores la nómina de respuestas de los exámenes de ingreso.

A partir de allí, se multiplicaron los interesados en adquirir el dato, para asegurarse su ingreso a la institución policial.

Como método para descomprimir las críticas, el ministro del Interior, Miguel Tadeo Rojas, autorizó al comandante de la Policía, Críspulo Sotelo, a cambiar a los comisarios responsables del Isepol.

Además, el problema más grave consiste ahora en que todos los postulantes deberán volver a rendir las cinco pruebas, incluso los que ya habían ingresado, lo que provocó una serie de movilizaciones de disconformidad.

No es la primera vez ni la última

La indignante rosca detectada una vez más en los centros de estudios dependientes de la Dirección General del Instituto Superior de Educación Policial (ISEPOL) vino simplemente a confirmar que la corrupción sigue tan vigente en la institución uniformada.

Y de hecho este no fue el primer escándalo desatado por la venta de los temas y las respuestas de los exámenes de admisión, y seguramente tampoco será el último.

Aunque a inicios de cada año lectivo se registran denuncias de padres y postulantes a cadetes y aspirantes, el caso del año 2010 también fue tan grave como el de este año.

En aquel periodo, también habían sido destituidos por el comandante José Visitación Giménez el director general del Instituto Superior de Educación Policial (Isepol), el director de la Academia de Policía, el jefe Académico, el coordinador del Consejo Asesor y jefe del Cuerpo de Cadetes.

El entonces ministro del Interior, Rafael Filizzola, se había visto obligado a admitir públicamente que “se ha constatado la venta de exámenes para el acceso a la Academia de Policía. Estas son prácticas que anteriormente no habían podido ser comprobadas y que por supuesto atentan contra la formación del personal policial, y, en consecuencia, contra la calidad del servicio”.

A modo de explicación, el comandante de la época había señalado que el costo de los temas de exámenes variaba de acuerdo a la condición académica en que se encuentra cada postulante.

“A partir de G. 200.000 hasta 5.000.000 guaraníes. De acuerdo al puntaje del postulante varía el precio. Al que le falta muy poco para acceder es más caro”.

Esta misma práctica se repitió este año.

1

Más de 2.000 postulantes tendrán que volver a rendir los exámenes en la Policía, incluyendo a los 90 que ingresaron a la Academia de oficiales y 315 que entraron al Colegio de suboficiales.

2

Siete son los jóvenes que, comprobadamente, compraron las respuestas y ya quedaron descalificados, aunque otros seis no podrán volver a presentarse porque tienen tatuajes visibles.

3

Aproximadamente 25 millones de guaraníes gasta cada postulante hasta ingresar a la Policía, pero ese dinero podría desperdiciarse si no vuelven a entrar en las nuevas pruebas.

ileguizamon@abc.com.py