Paraguay celebró al Apollo 11 con monedas, pero... ¿dónde están?

En 1975, el dictador Alfredo Stroessner, a través del Banco Central del Paraguay , ordenó que se acuñen monedas conmemorativas del Apollo 11, que seis años antes había puesto al hombre en la Luna. Se desconoce dónde están estas monedas ni quién se llevó dinero por sus ventas.

Anverso de una de las monedas del Apollo 11 encargadas por Paraguay.
Anverso de una de las monedas del Apollo 11 encargadas por Paraguay.Gentileza

El investigador numismático Raúl Olazar recordó, dentro del marco del 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, que el dictador Alfredo Stroessner mandó acuñar, a través del BCP, miles de monedas en recordación del Apollo 11.

Lo curioso fue que recién lo hizo en 1975, seis años después de la hazaña histórica como parte de una colección de 36 diferentes diseños que comprendían desde personalidades del mundo como el papa Juan XXIII, Ludwig Van Beethoven, Albert Einstein y representaciones de culturas indígenas como la maya, azteca o la inca. “Tampoco faltaron las que fueron dedicadas a la figura del dictador Gral. Alfredo Stroessner, en varios valores”, precisó el investigador.

Reverso de una de las monedas del Apollo 11 encargadas por Paraguay.
PUBLICIDAD

Olazar detalló que los valores faciales — los valores simbólicos de estas monedas — fueron de G. 150 para la moneda de plata y de G. 1.500, G. 3.000 y G. 4.500 para las de oro. Se desconoce cuántas en realidad fueron acuñadas, pero las cifras oficiales hablan de 10.000 unidades para las de G. 150, 2.125 para las de G. 1.500 y similar cantidad para las de G. 3.000 y G. 4.500.

Así, en total se habrían acuñado 10.000 monedas de plata y 6.375 de oro a cuenta del Estado paraguayo. Sin embargo, se desconoce quién las comercializó y si realmente fue en esa cantidad. “Se comenta que la tirada de monedas mencionada en el catálogo probablemente solo sea el máximo permitido de acuñación para esas monedas y no la cantidad real de las que se hicieron y por eso la escasez”, indicó.

“Puede ser que las hayan ubicado todas en Europa, ya que fueron acuñadas en Alemania (...) La mayoría debe estar en colecciones privadas, cada tanto se observa alguna que sale a subasta en internet”, sostuvo Olazar.

Estas monedas tenían una calidad que los expertos llaman “de prueba” o “proof” — su equivalente en inglés — que tienen como distintivo una “nitidez del diseño y el acabado espejado que poseen estas monedas a diferencia de las utilizadas normalmente, por el gran pulido y suavidad de los campos (zonas en blanco o lisas que no forma parten del diseño de la moneda propiamente)”, reseña el investigador.

El próximo sábado 20 harán 50 años de la llegada del hombre a la Luna. De las dos personas que la pisaron por primera vez, solo vive una: Edwin “Buzz” Aldrin. Neil Armstrong falleció en 2012. Michael Collins, quien pilotó el módulo de comando, nunca pisó la superficie lunar, ya que se quedó orbitando en el “Columbia”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD