Compras online: lo esencial

La aplicación de impuestos y el pago de licencias previas a las compras hechas por internet causaron una drástica reducción de transacciones desde Paraguay y la confusión sobre cómo y cuánto pagar por los envíos. Conozca los detalles.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MNERRYDQBBEYRM65UPPKZB5KCA.jpg

El Ministerio de Industria y Comercio decidió implementar desde finales de pasado diciembre una licencia previa de importación para compras hechas por internet. La medida confundió todavía más a los compradores, que desde octubre de 2018 conocieron también que la Dirección Nacional de Aduanas determinó aplicar el impuesto especial sobre las remesas hechas desde el extranjero.

Las compras a través de la web dieron vida a las empresas conocidas como courriers, un modelo en auge desde hace poco más de cinco años. Estas firmas generan una dirección ficticia en un país del mundo — principalmente Estados Unidos y China — en donde se envían las compras. Desde allí, el producto se deja en manos de estas empresas que las traen al Paraguay a través de diferentes vías como aviones de carga o barcos.

PUBLICIDAD

El negocio está en el precio que los courriers cobran por peso y volumen del producto que se compró. A medida que los años pasaron, la competencia se hizo más fuerte y los precios bajaron paulatinamente. Al comienzo, había que pagar para tener la dirección y por kilo concreto. Es decir, si uno compraba un disco que pesaba 200 gramos a través de internet debía pagar una matrícula anual por la casilla y un kilo completo.

La competencia hizo que pronto el precio por la casilla se elimine y el peso se cobre por gramos, lo que hizo que las compras aumentaran. Inicialmente, estas compras — menores de US$ 1.000 — no pagaban impuestos en Paraguay, pero Aduanas reglamentó los tributos a través de una resolución de febrero de 2018. La “vista gorda” paró tras la asunción de Mario Abdo como presidente en agosto pasado.

Que el 13%, que entre el 15 al 35% de impuesto al valor agregado, que medio jornal, que dos jornales por compras sobre US$ 100, que las demoras en la entrega de los paquetes después de la aplicación de los impuestos... Uno compraba un libro y lo que llegaba en una semana tardaba ahora dos meses. El caos se apoderó del sistema y, lógicamente, la gente dejó de comprar.

Américo Benítez, presidente de la Cámara Paraguaya de Remesas Exprés — que reúne a las ocho firmas de courrier con más clientes — informó que las ventas casuales por internet bajaron en un 70% en comparación a cuando no se cobraban estos impuestos.

Benítez contó que la mayoría de las compras que se hacían por internet eran “por impulso” y que el cliente no se preocupaba por los precios de envío, que eran fijos. Hoy, con todos los cobros el cliente decidió evitar las compras y pensarlas mejor.

“No es tanto que se compre o no, pero el cliente dejó de comprar. Antes el cliente entraba a Amazon, miraba, elegía, guardaba lo que quería. Hoy ya no hace eso. Esa compra por impulso se terminó. Este negocio se movía mucho por la compra por impulso. Ahora la compra es muy pensada, muy medida. No se hace hasta que el cliente esté seguro”, expresó.

Las empresas de courrier decidieron unificar los costos e incluir los impuestos en un paquete especial de precios. Por ejemplo, la mayoría cobraba entre 15 a 20 dólares por kilo. Ahora ofrecen el servicio de 22 dólares en adelante, sin importar el IVA ni la licencia previa de importación.

A través de los servicios de courrier privados se crean casillas de correo ficticias en otros países (Foto ilustrativa. Fuente: Pixabay.com). 

 

Es decir, se decidió subir el precio y que el cliente esté seguro de que abonará un monto fijo sin la necesidad de calcular el IVA ni otros adicionales a la hora de pagar en estas empresas. Esto regirá para productos que cuestan menos de US$ 1.000. Para los que cuestan más, como los teléfonos, por ejemplo, sí se debe volver a consultar con la empresa de courrier porque en ese caso ya se debe usar otra forma de importación del producto.

El viceministro de Comercio, Pedro Mancuello, confirmó esta información y dijo que la medida la tomaron los dueños de las empresas de courriers porque se percataron de que estaban perdiendo clientes.

El cobro de impuestos en Aduanas y las tasas adicionales hicieron que varios compradores vuelvan a recurrir a un viejo aliado para las adquisiciones: el Correo Paraguayo. Algunas de las páginas web que venden los productos dan la opción del envío directo a Paraguay, sin el uso de casillas ficticias en otros países.

Cuando uno decida comprar y usar esta opción, debe tener en cuenta el tipo de envío internacional que hace la página web que vende el producto. Por ejemplo, si uno compra un producto de Amazon, el portal da la opción de envío internacional a través de correos privados tales como DHL, Fedex o UPS — que funcionan a un costo mayor a la hora del pago — o del correo convencional, que es el US Postal Service. Todo depende del producto que se quiera comprar y de cuánto uno está dispuesto a pagar para que llegue.

Fuente: (pixabay.com)

 

Esta opción fue más elegida por los compradores desde la suba de los impuestos, de acuerdo a fuentes de la Dirección Nacional de Correos. Los paquetes adquiridos de esta forma llegan hasta la sede más cercana del Correo Paraguayo en relación a la dirección del destinatario. Allí, de acuerdo al peso, deben pagar una tasa que es de G. 500 por paquetes hasta dos kilos y un monto de hasta G. 9.000 para paquetes de mayor tamaño.

La Dirección Nacional de Correos Paraguayos — Dinacopa — también tiene otro servicio que se llama Club Dinacopa Box que sí funciona como los courriers convencionales, pero cuya aplicación de servicio es diferente. A través de este sistema uno puede abrir una casilla ficticia sin costo y paga el precio del envío por internet, con tarjeta de débito o crédito. El cliente recibe posteriormente su compra en su domicilio — incluye el delivery — y paga allí las tasas aduaneras, de las que se le informa previamente. Silvia Galarza, encargada de este servicio dentro de Dinacopa, explicó que mucha gente usa esta vía para sus compras por la facilidad de traslado y pago y añadió que el precio por kilo es de 15 dólares por kilo, un valor menor a las empresas privadas.

La determinación de los órganos del Estado en un mayor control de las mercaderías se da porque algunas empresas de courrier — según el gobierno — hacían una evasión solapada pagando como minoristas pero transportando artículos en forma masiva. Desde la asociación de empresarios respondieron que no fueron las empresas de courrier las que cometieron este delito, sino empresas importadoras que se valieron de la figura de pequeñas remesas para no pagar los impuestos. Lo cierto es que hay un mayor control que causa una relativa demora y en donde el comprador es el que sufre a la hora de hacer sus compras.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD