Embellecer comiendo

Este fin de semana se recuerda el Día Internacional de la Mujer y qué mejor manera de agasajar a las féminas que ofreciendo información positiva sobre cómo mantener una apariencia agradable y fresca: se puede embellecer con una correcta alimentación.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/JHQ2L3ZLCNCIJKVHWXGTV4L5YY.jpg

Sin embargo, además de motivos estéticos, se encuentran los riesgos en la salud originados por la mala alimentación.

Cifras relacionadas a dichos riesgos son alarmantes: en Paraguay, según datos proveídos por la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, el 57% de la población mayor de 20 años tiene sobrepeso y obesidad, afectando más frecuentemente a las mujeres.

Esto se relaciona directamente con la mala alimentación y la falta de actividad física.

La alimentación deja rastros: para saber si se tiene una alimentación sana, sólo basta con mirarse al espejo o vigilar el comportamiento del cuerpo.

“Los alimentos y bebidas que se llevan a la boca se reflejan en la salud y el aspecto de piel, cabellos, dientes, uñas y ojos”, según el doctor Gregorio Mariscal Bueno, experto español en nutrición en una entrevista concedida a EFE.

Según dijo, para cada problema estético existe una ayuda dietética, que consiste en replantear la alimentación.

“Cuanto más cuidas tu forma dietética, más mejorará tu estética”, esta frase no sólo contiene dos palabras que riman, si no que están estrecha y nutritivamente relacionadas.

Incluso, el experto agrega que la belleza tiene un “mejor amigo” y un “enemigo Nº 1”.

El mejor amigo de un aspecto saludable, joven y exuberante es una nutrición que ayude a regenerar los oxidantes que aceleran el envejecimiento de las células.

En tanto el enemigo potencial de la belleza corporal es el alcohol etílico, debido a que termina con la vitamina B, provoca la aparición de venas fibrosas casi imposibles de eliminar, contribuye a la obesidad y causa alteraciones y deficiencias alimentarias que repercuten en todo el organismo.

Así como el alcohol está casi prohibido, hay una serie de nutrientes cuyo consumo es obligado si se quiere mejorar la imagen, indica Mariscal:

Entre las vitaminas fundamentales para mantener un buen aspecto figuran la A, y su precursor el betacaroteno o provitamina A, así como las identificadas con las letras C y E: “Todos potentes antioxidantes, que frenan el deterioro de las membranas células y el envejecimiento precoz de los tejidos, debidos a las reacciones químicas del oxígeno”, sostuvo el médico.

Además, según dijo, son importantes las vitaminas del grupo B, que contribuyen a mantener la dotación líquida natural, estimulan la actividad de los folículos y el crecimiento del cabello y combaten las dermatitis y los trastornos de caspa y grasa en el pelo, y la D, esencial para la formación ósea, y la asimilación del calcio y el fósforo, y necesaria para la buena salud de los dientes.

Mariscal Bueno asegura que dos minerales fundamentales para la belleza son el zinc -que asegura la elasticidad de la piel y estimula el crecimiento y la regeneración de los tejidos- y el selenio, que tiene un efecto antioxidante y ayuda a mantener la elasticidad de la piel y la belleza del cabello.

Por otro lado, la carencia de hierro, además de debilitar la sangre ocasionando anemia, realza la palidez de la piel, aumenta la pérdida del cabello y produce alteraciones en las uñas.

Otro nutriente clave para la belleza son los ácidos grasos esenciales, grandes regeneradores celulares, que además de proteger al organismo de las males cardiovasculares, actúan sobre las células dérmicas, bloqueando la deshidratación de la piel, uno de los factores causantes del envejecimiento.

-Pelo y uñas débiles son señal de la carencia de vitaminas A, C y E, responsables del buen aspecto del cabello, de las terminaciones córneas de las manos y pies y se encuentran en las frutas y verduras.

- Imposibilidad de broncearse sin quemar la piel: este problema no sólo es de índole dermatológico, también tienen mucho que ver los hábitos de fumar, abusar del alcohol y una dieta pobre en vitaminas; el color de la piel evidencia el tipo de alimentación que se lleva, la epidermis tenderá a llenarse de impurezas y al tomar sol te costará mucho más ponerte morena y, lo que es peor, se puede sufrir quemaduras.