Sector agropecuario beneficiado por lluvias

A nivel mundial, la imagen de Paraguay no suele ser precisamente positiva. Sin embargo, existen aspectos por los que las grandes potencias prestan especial atención al “corazón de América del Sur": uno de ellos es sin dudas la producción ganadera.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/K3NEOW6P35BF3PPXMIYVLRSA7E.jpg

Paraguay constituye actualmente un importante referente en materia de venta de carne en el mundo, lo cual genera importantes ingresos de divisas que el año pasado superaron los US$ 1.000 millones.

Esto, a pesar de que nuestro país perdió el estatus de país libre de aftosa en el año 2011, cuando se registró un brote de la enfermedad en la zona de San Pedro, lo cual, aparentemente, va superándose, teniendo en cuenta que los resultados preliminares de la evaluación hecha por fiscalizadores de la Unión Europea dan cuenta de que el país recuperaría muy pronto el mercado del Viejo Continente.

No obstante y pese a los augurios positivos, pareciera que una nueva amenaza acecha: las lluvias e inundaciones en departamentos donde se desarrolla una importante actividad ganadera.

Por este motivo, el Ministerio de Agricultura dispuso a inicios de este mes un relevamiento de datos sobre la situación de la producción cárnica en las zonas más afectadas por la inestabilidad climática, específicamente Ñeembucú, donde desde hace más de un mes las precipitaciones son incesantes.

Dicho departamento es el mayor productor de terneros del país, por lo que se resolvió, en coordinación con el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), el traslado del ganado a zonas altas, de tal manera a evitar un posible bajón en la producción.

En ese sentido, el titular del Senacsa, Hugo Idoyaga, aseguró en conversación con ABC Color que no se registrarían mayores pérdidas porque los animales a ser faenados no se encuentran en dichos lugares.

“De afectar, va a afectar, pero a la producción de terneros. (Ñeembucú) es un departamento donde muy pocos animales van directamente a los frigoríficos de exportación”, enfatizó.

Por su parte, Luis Pettengil, presidente de la Cámara Paraguaya de la Carne, sostuvo que la producción no se ve mayormente afectada por las lluvias, pero sí la comercialización, considerando que las condiciones de los caminos complica la distribución normal.

“Nos está afectando en la cantidad de ganado que usualmente recibimos para la faena. Complica el hecho de que no tenemos muchas rutas asfaltadas; entonces, en vez de faenar una cantidad, estamos faenando un poco menos. Además, el agua es un elemento positivo siempre”, explicó Pettengil.

Por otro lado, consideró que la mayoría de los departamentos donde la producción de carne es más intensa no existen inconvenientes por las condiciones climáticas.

“En todos los otros lugares de mayor producción ganadera -San Pedro, Amambay, Concepción, Caaguazú, Canindeyú, Alto Paraná, Itapúa y Misiones- no tenemos ese problema”, acotó.

Germán Ruiz, titular de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), coincidió con Pettengil en que se produjo una merma en la faena de animales, principalmente por las malas condiciones viales y la falta de infraestructura en dicha materia.

“Paró un poco la comercialización. En el Alto Chaco hay muchísimo ganado terminado que no puede salir por problemas de rutas, por las inundaciones en el Alto Paraguay”, puntualizó.

Respecto a posibles pérdidas, dijo que aún no se puede dar número exactos y que, aunque las hubiere, serían mínimas.

“En algunas partes puede haber alguna pequeña pérdida, pero en otros lugares hay ganancias porque hay mucha más pastura, las lluvias son abundantes y hay buen sol”, indicó.

De esta manera, el plan del Ejecutivo y del sector ganadero, que apunta a ubicar a Paraguay en los próximos años entre los primeros cinco mayores productores de carne en el mundo -actualmente es el octavo-, no se vería mayormente opacado; al contrario, la gran cantidad de agua caída contribuiría a que el éxito del sector siga en ascenso.