Precoces luchas por la vida

La prematuridad es la tercera causa de muerte neonatal en Paraguay. Al nacer, estos pequeños ya deben enfrentarse a una primera batalla: la falta de terapia intensiva. Testimonios hablan de falta de información y en el Ministerio aseguran que las muertes se redujeron.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/RWLLPQ744VGI3KB6U3YH5XJOXA.jpg

A las 5:45 del 22 de junio de 2014 nacía Enzo, un pequeño que apenas había alcanzado las 31 semanas de gestación. Su madre no sabía que tenía preeclampsia (hipertensión durante el embarazo), lo cual detectaron recién el día del nacimiento. Enzo debió superar cuatro paros cardiorrespiratorios y luego ser reanimado y recibir oxígeno con un respirador manual por 12 horas, ya que en el Hospital de Fernando de la Mora no había terapia intensiva para niños y no conseguían un lugar en otros centros asistenciales.

Enzo nació a las 31 semanas (siete meses) con un kilo y medio en el Materno-infantil de Fernando de la Mora. No tenían equipo de terapia intensiva, por lo que se buscó a nivel nacional. Nació a las seis menos cuarto de la mañana y a la una y media de la tarde se consiguió en Coronel Oviedo (ciudad ubicada a unos 150 kilómetros de la capital), pero solo con una orden fiscal”, rememora Evelyn González (34), la madre de Enzo. Ellos son protagonistas de esa historia, que representa a muchas otras de partos prematuros que se producen en Paraguay.

En el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las complicaciones relacionadas a la prematuridad, principal causa de defunción en los niños menores de cinco años, provocaron en 2015 aproximadamente un millón de muertes. En Paraguay, se constituye en la tercera causa de muerte en recién nacidos.

Evelyn rememoró los síntomas que tuvo ese día, que fueron malestares y luego un sangrado. “Estaba con dolores desde el sábado a la noche. Él nació el domingo a la mañana. Me fui a consultar al mediodía de ese sábado y no me hicieron tacto, me dijeron que querían descartar preeclampsia, y yo no sabía qué era la preeclampsia. No me dijeron en ningún momento que tuviera nada irregular, me hubiera gustado tener más información. Luego volví a ir a la medianoche, me mandaron con unos remedios y volví a mi casa. A las cuatro de la mañana empecé a tener sangrado y me asusté, por eso volví a irme al hospital. Ahí me hace tacto la doctora y me dice que aún estaba cerrado pero ella misma dudó y encontró que tenía dilatación nueve”, recuerda.

Pese a la preeclampsia, Enzo nació en un parto normal. “Al nacer lloró fuerte y ahí prácticamente mi hijo se me fue porque tuvo paro cardiorrespiratorio y le estuvieron reanimando varias veces; estuvo recibiendo 12 horas de asistencia manual respiratoria, porque ahí no cuentan con terapia intensiva”, señala con la voz quebrada, al recordar ese duro momento.

Pasaron 41 días en hospitales y, según relata Evelyn en base a su experiencia, al salir es que empieza la verdadera lucha del niño. “Realmente al salir del hospital es que se empieza la lucha por el buen desarrollo de nuestros bebés porque prácticamente ya superamos la muerte. Hay que llevarle a los controles, a estimulación temprana, al oftalmólogo, al neurólogo, para ver cómo se va desarrollando”, explica.

Hoy Enzo es un niño risueño de cuatro años, muy saludable, según pudimos ver al visitarlo. “Gracias a Dios no tuvo mayores complicaciones. Con lo que estamos todavía es con el tema del habla, pero dentro de todo es demasiado poco para todo lo mal que tuvimos que pasar considerando que tuvo cuatro paros cardiorrespiratorios y no quedó con secuelas de eso”, comenta.

En Paraguay nacen entre 8.000 a 10.000 bebés prematuros por año.

Según información proveída por Edgar Tullo, titular de la Dirección General de Información Estratégica en Salud del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, en el 2016 hubo 1.055 muertes neonatales por diferentes causas, entre las que se encuentra la prematuridad, y fueron 97 los que fallecieron por esa causa, siendo el departamento Central el que más muertes registró por este motivo (35), seguido de Alto Paraná (14) y Asunción (10). El siguiente año hubo un descenso en la mortalidad, ya que las muertes neonatales bajaron a 989. Los prematuros fueron 54. En el departamento Central se registraron 13 de estos decesos, seguido por Alto Paraná con nueve y Asunción con siete.

Por su parte, la Dra. Karen Díaz, directora general de Programas de Salud de la cartera sanitaria, informó que coincidentemente el año que nació Enzo, en el 2014, se inició la Movilización Nacional para reducir de muertes maternas y neonatales, que tiene como eje la capacitación de profesionales de salud no sólo para enfrentarse a este tipo de complicaciones, sino principalmente para prevenirla. “No sólo hablamos de atención inmediata, hablamos prevención, capacitación de los profesionales en emergencias obstétricas para evitar nacimientos prematuros y reanimación neonatal oportuna, en el caso de que ya haya nacido con esa condición”, detalla.

Atendiendo al testimonio de Evelyn, respecto a la falta de información, la Dra. Díaz admitió que al iniciar este programa, una de las falencias halladas fue justamente esa. Sin embargo, dijo que el trabajo que se viene haciendo desde entonces significó una disminución de muertes maternas (30%) y neonatales (18,3%). Reconoció que “aún queda mucho trabajo por hacer y tiene que ser conjunto, donde el Ministerio de Salud, como ente rector, marque las pautas a nivel de la comunidad y de todos los entes públicos y privados”.

El parto prematuro se produce por una serie de razones. La mayoría ocurre de forma espontánea, según la OMS. Entre las causas más frecuentes figuran los embarazos múltiples, las infecciones y las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión; ahora bien, a menudo no se identifica la causa. También hay una influencia genética.

Los principales signos de alarma que se deben tener en cuenta, según la Dra. Díaz son: pérdida de líquido, pérdida de sangre, en el caso de que exista presión arterial elevada, cefalea o dolores en el estómago.

A raíz de su experiencia, y al percatarse de la falta de información y apoyo para padres de niños con esa condición, Evelyn decidió crear una fan page en el Facebook en que se comparte experiencias y se brinda contención. Hoy cuenta con más de 22.000 seguidores. Además se encargó de crear varios grupos de WhatsApp tanto en Asunción y Área Central, como también en Alto Paraná, además de otros departamentos.

Evelyn sostuvo que actualmente buscan organizaciones que les apoyen, considerando los altos costos de productos como leche, medicamentos y pañales que son destinados a los bebés prematuros.

Las personas interesadas en formar parte de los grupos pueden seguir la fan page de la Asociación o comunicarse al (0984) 320 491.