Nunca es tarde para andar en bici

Ruth González (44) tuvo una idea siempre genial y vigente: enseñar a andar en bicicleta. Hoy día, con el apoyo de su familia y amigos, lleva a cabo una escuelita en una plaza capitalina, de donde solo sale gente pedaleando feliz.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/SMD4SJ5LAZEATCLK2OQ2QZC3WI.jpg
Foto Gentileza

Ruth es productora de tevé y publicista, pero además es ciclista por hobby. Se autodefine como una mujer inquieta por naturaleza. La idea de enseñar a andar en bici surgió el año pasado, “un día pedaleando con otra amiga, Ema Garibaldi, charlábamos sobre cuánta gente adulta hay que no sabe andar, incluyendo amigas del ámbito laboral, y que sería un lindo desafío enseñarles gratis”.

De ahí en adelante, arrancó mentalmente la escuela. En octubre de 2018 abrieron las puertas a cielo abierto en el parque Ñu Guazú. En el lugar pusieron una pizarra que decía: “¡Aprendé a andar en bici, gratis!”. “Al tener una partner que apoye esta idea me animé a empezar. Además, desde el inicio, las Chicas Bikers (grupo de amigas que pedalean de manera recreativa) nos apoyaron desde las primeras clases” También Ruth y Ema usaron plataformas de las redes y la invitación personalizada a amigas que no sabían andar o no se animaban, después -y hasta hoy- el infalible boca en boca multiplicó interesados. Así nació Bici Escuela.

¿Qué público en especial te interesa?

Todo público. Si bien la idea nace para enseñar a adultos, los adolescentes y niños se fueron sumando a esta iniciativa. Vienen de todas las edades ¡y eso nos encanta!

Los adultos suelen justificar que no saben andar, con cierta vergüenza o como un asunto del pasado (cerrado), tanto hombres como mujeres.

Hay todo tipo de historias. Los hombres suelen ser más reacios que las mujeres a tomar clases. Algunos comentan que nunca tuvieron la oportunidad de aprender, no tenían bicicleta en su juventud, otros por alguna frustración como haberse caído (es la más común) y nunca más probaron. Otros dicen “aprendí, pero me olvidé”, cuando realmente el cuerpo no olvida, solo necesita animarse y entonces recordará.

-Hay padres que lo toman como parte de la educación en destreza de sus hijos.

Los padres siempre desean que sus hijos logren lo que ellos no pudieron hacer o que sí aprendieron y quieren que el hijo lo aprenda a la misma edad. En ocasiones, cuando un extraño te enseña existe un poco menos de presión, y se usan técnicas diferentes.

¿En qué le ayuda a una persona saber andar en bicicleta?

Andar en bicicleta tiene múltiples beneficios, entre ellos favorecen a la salud, al medioambiente y a la mente. La bicicleta, al ser una actividad que se desarrolla al aire libre, puede ayudar a darte autoconfianza y relajarte (desestresante). Sea en mayor o menor práctica, el ciclismo es un deporte completo tanto para el corazón los músculos, la psicomotricidad, la atención. Como digo siempre, todo esto se puede desarrollar con cualquier bicicleta, no hace falta que sea una de alta gama.

¿Cómo manejan la ansiedad, el miedo, las expectativas del que llega?

Si piensan que hacemos magia para enseñarles a aprender rápido, lamento decir que no es así. Todo depende del no rendirse, no desanimarse, intentarlo hasta lograr. Nosotros ofrecemos paciencia y acompañamiento hasta que lo consigan.

Para empezar, ¿cómo elegimos una buena bicicleta?

Para andar en bici solo es necesario tener una bicicleta común en buen estado: frenos, cambios, etc. El tamaño adecuado es el acorde a la estatura, muchas veces son muy grandes o muy chicas. A veces la gente quiere elegir un súper bicicleta porque cree que es mejor. No, ya irá viendo si después quiere correr o competir. Hay que ir sin apuro.

¿Cómo ves la bici en el uso diario, urbano?

Si bien Asunción aún no está totalmente preparada para el uso de la bicicleta como movilidad urbana, es el sueño de todos los que nos movilizamos en este medio contar con bicisendas adecuadas y que conecten con caminos alternativos. Sería genial que la bicicleta sea en verdad una opción en el tráfico de nuestra ciudad, y saber su uso correcto es elemental para todo ciclista. Tuvimos una alumna que vino a aprender para poder ir a su trabajo en bici. Aprendió en una sola clase a andar, fue buenísimo para ella.

¿Recomendás más la bici como hobby de fin de semana o como medio en vez de auto o colectivo?

Si uno empieza recién en la bicicleta, lo recomendable es que lo use como entretenimiento y deporte, si desea y se anima al siguiente paso: usarlo como movilidad dejando su auto o el colectivo, entra ya a un pensamiento y vida más ecológica, que va en beneficio de todos. Por eso es que necesitamos las bicisendas.

Hay gente que admira al ciclista urbano, pero para sí misma lo considera algo “imposible”

Porque no ha sabido encontrar el gusto y utilidad de la bicicleta, que es ejercicio completo cardiovascular y aeróbico. Se disfruta aún en pequeños trayectos al aire libre. Se deberían superar los temores y recuperar el genial hábito de andar en bici; no perder un día más días sin ponernos en campaña.

Tal vez hay personas que tienen más afinidad, mientras que otros se sienten poco hábiles o simplemente no “se enamoran” de ella.

Hay de todo, realmente. Los más jóvenes tienen una habilidad natural, les gustan los desafíos. Los adultos se animan menos pero solo es cuestión de animarse. Toda práctica nos hace expertos.

Con el apoyo de las Chulis

¿Cómo se mantiene la escuela?

En materia de inversión, todo lo hacemos de corazón, las bicis son de mis sobrinas, otras han llegado donadas por gente que nos apoya. Mi familia siempre está colaborando, mis sobrinos son ciclistas y me ayudan en las clases. Tenemos la valiosa colaboración de las ciclistas elite “Las Chulis Pedal Power”, quienes ayudan no solo con enseñar y mecánica, sino que con su arte y diseño nos dan un apoyo fundamental. Las clases son gratuitas, pero quien desea puede dejar un aporte voluntario; todo es destinado a la reparación de las bicis y equipos de mecánica básica.

¿Qué método utilizan para enseñar?

Hay dos métodos básicos, uno es ejercicios sobre la bici caminando, como si fuera que te subiste solo para sentarte; la idea es ir adquiriendo equilibrio y dominar la bicicleta sin caer a los costados. Otro método es sostener al alumno sobre la bici y acompañarle hasta que lentamente le dejamos ir solo sin que se percate.

Una idea que rueda

En Julio del 2019, en su afán de mejorar la escuela, postuló el proyecto al concurso de innovación Asuinnova, el cual busca promover proyectos útiles para la capital, trabajos propulsados por los habitantes que permitan mejorar la calidad de vida, potenciar la sustentabilidad de la ciudad, fomentar la participación y promover el uso de los espacios públicos. “Fuimos seleccionados entre 80 proyectos donde quedamos 15 proyectos ganadores, eso nos dio un cupo a una valiosa capacitación con la organización Koga y otras agencias de cooperación, ampliamos y mejoramos la visión de la BiciEscuela para un presente y futuro”, cuenta Ruth.

La Municipalidad de Asunción promovió el proyecto innovador, mas apoyó la tala de árboles en el Botánico. “Estuvimos como BiciEscuela haciendo paseos en el Botánico y Parque Guazú. Es triste perder espacios que nos benefician a nivel salud y donde las familias de la ciudad puedan recrearse. Aire puro es lo que la una ciudad sustentable necesita. Parques donde con seguridad puedan los más pequeños movilizarse con seguridad. Vías inclusivas para todo medio de transporte es algo que se debe pensar”, afirma nuestra entrevistada.

Ruth y Ema consideran este emprendimiento una aventura muy linda y desafiante que nació pensando en los demás, compartiendo lo que tanto les gusta: la bicicleta. Pasaron todas las etapas, desde el entusiasmo inicial a clases en las que no fue nadie a aprender ni a enseñar, días en que se preguntaban “¿para qué hacemos esto?” Hoy dicen. “Sembrar y cosechar la alegría de personas que lograron lo que no creían, no tiene precio” Las anécdotas forman parte de cada encuentro: “Una señora de 61 años, activa, muy deportista, llegó para aprender. En un solo día aprendió y ya iba sola por el parque dando vueltas, puro sonrisa y felicidad. Apenas terminó la clase llamó a sus hijos para contarles”. “Una chica estaba tan tensa en la clase que Ema (psicopedagoga) le sugirió que cantara mientras intentaba pedalear y avanzar sola. Así lo hizo, cantó en todas las vueltas que dio y se olvidó de sus nervios y tensión”.

Andar en bici es una actividad natural, muchos tuvieron una de chicos, otros no. Si no aprendiste, ya sabés que hay un lugar donde te pueden ayudar tengas la edad que tengas. Nunca es tarde para la aventura. BiciEscuela está todos los primeros domingos del mes en la Plaza Olímpica, Dr. Bestard y Bertoni. Podés seguirla en redes Instragram y Facebook. El espacio está abierto para todos los que quieran aprender y también enseñar. Teléfono (0972) 960-027.

lperalta@abc.com.py

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05