Obesidad: una enfermedad crónica

La obesidad es una enfermedad crónica que se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa. Padecerla predispone a una persona a desarrollar otras enfermedades como hipertensión arterial, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer y problemas articulares. “La mejor forma de prevenir la obesidad es practicando hábitos saludables, a través de una alimentación equilibrada, variada y la realización diaria de actividad física”, señalan desde el Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN).

La mejor forma de prevenir la obesidad es practicando hábitos saludables, a través de una alimentación equilibrada, variada y la realización diaria de actividad física.
La mejor forma de prevenir la obesidad es practicando hábitos saludables, a través de una alimentación equilibrada, variada y la realización diaria de actividad física.gentileza

Uno de los factores principales para el desarrollo de la obesidad y otras enfermedades asociadas es la alimentación poco saludable y la falta de actividad física, las cuales se pueden modificar llevando un estilo de vida saludable.

Recomendaciones para un estilo de vida saludable

  • Realizar 5 comidas al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).
  • Comer de manera lenta y tranquila, siempre que se pueda en compañía.
  • Preferir alimentos en su estado natural, así como las comidas hechas en casa, evitando las frituras y embutidos.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados como los enlatados y envasados, comidas rápidas como papas fritas, pizzas, hamburguesas, galletitas, bebidas azucaradas, entre otros.
  • Aumentar el consumo de verduras crudas, con el almuerzo y la cena.
  • Consumir 3 frutas enteras al día, las que se puedan con sus cáscaras, en el desayuno, media mañana y merienda.
  • Tomar como minino 2 litros de agua potable, distribuidos en alrededor de 8 vasos al día.
  • Realizar actividad física de intensidad moderada 30 a 60 minutos por día.
  • Descansar entre 7 – 8 horas por la noche.

“Cuidar su salud mental, enfocándose en su bienestar; evitando exceso de información negativa o problemas. Otro punto importante a tener en cuenta es la práctica de actividad física de al menos 30 a 60 minutos por día, que ayuda a estimular el metabolismo general de los tejidos y huesos, disminuir la grasa corporal y aumentar el tamaño de los músculos, mejorar la flexibilidad de músculos y huesos, elevar los niveles de colesterol bueno “HDL”, reduciendo así el riesgo cardiovascular al disminuir el colesterol malo “LDL” y los triglicéridos, estimular la producción de insulina en los pacientes diabéticos y con síndrome metabólico. Además al realizar actividad física diaria nos sentimos con más energía para desarrollar nuestras actividades”, manifiestan desde el Departamento de Promoción Nutricional del INAN.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.