Cómo debe ser la alimentación para evitar la hipertrigliceridemia

Diferentes son las causas de la hipertrigliceridemia. En este artículo te explicamos qué es y cómo debe ser la alimentación para evitarla.

Cómo debe ser la alimentación para evitar la hipertrigliceridemia.
Cómo debe ser la alimentación para evitar la hipertrigliceridemia.Shutterstock

¿Qué es la hipertrigliceridemia?

El organismo produce triglicéridos a través del hígado. También los factores externos, como las calorías adicionales en la alimentación, pueden convertirse en triglicéridos. Los altos niveles de triglicéridos se consideran un factor de riesgo para la aterosclerosis. Con frecuencia no se presentan síntomas de hipertrigliceridemia, a menos que se desarrolle una pancreatitis.

La hipertrigliceridemia se presenta cuando los valores de triglicéridos son elevados en la sangre. Los triglicéridos se constituyen en la principal forma de grasa almacenada por el cuerpo. Están formados por tres moléculas de ácidos grasos en combinación con una molécula de glicerol, que es alcohol.

La fisiología del aparato digestivo demuestra que las sustancias presentes en los alimentos que se consumen se usan o se almacenan. Cuando se realiza la alimentación, la grasa de los alimentos es digerida y los triglicéridos son liberados a la sangre. Este hecho genera energía para que el cuerpo pueda realizar actividades o mantener sus funciones vitales. Si el consumo de alimentos es excesivo, el excedente se almacena como grasa. Es aconsejable que la presencia de triglicéridos en sangre sea menor a los 150 mg/dL.

Causas de la hipertrigliceridemia

Genética. Los niveles altos de triglicéridos en sangre pueden estar asociados con trastornos genéticos, como hiperlipidemia familiar combinada.

Edad. Los niveles de triglicéridos aumentan con la edad.

Peso. Las personas con sobrepeso u obesidad tienen mayor predisposición a que las calorías de más se conviertan en triglicéridos.

Alcohol. Su elevado consumo hace que el hígado produzca más triglicéridos.

Enfermedades. Si existen patologías (renal o hepática) u otras condiciones metabólicas como diabetes o hipotiroidismo, se incrementa el riesgo de padecer hipertrigliceridemia.

Recomendaciones para evitar la hipertrigliceridemia

• Realizar actividad física bajo supervisión médica.

• Aumentar las fibras en la alimentación.

• Evitar el alcohol.

• Reducir el consumo de alimentos grasos y evitar las frituras.

• Evitar el azúcar, utilizando en su lugar edulcorantes como el ka’a he’ê.

• Limitar el consumo de carnes rojas con alto contenido de grasas.

• Aumentar la ingesta de vegetales frescos.

• Realizar un tratamiento farmacológico indicado por el médico.

Cualquier tratamiento debe ser indicado por un equipo multidisciplinario compuesto por el médico y el nutricionista.

¿Triglicéridos o colesterol?

Tanto los triglicéridos como el colesterol son sustancias grasas conocidas como lípidos. El colesterol es una sustancia cerosa y sin olor hecha por el hígado. Es una parte esencial de las partes celulares y los nervios. El colesterol también juega un rol importante en las funciones del cuerpo tales como la digestión y la producción hormonal. Además de ser producido por el cuerpo, el colesterol proviene de los alimentos de origen animal que se consumen.

Los triglicéridos son las reservas del cuerpo en forma de grasa. Son guardados para su uso como energía. Los triglicéridos vienen de los alimentos que se consumen y también son producidos por el cuerpo.

Puro colesterol no se puede mezclar o disolver en la sangre. Por lo tanto, el hígado empaqueta el colesterol con los triglicéridos y las proteínas en transportadores llamados lipoproteínas para enviarlos a otros lugares a través del cuerpo.

Cómo debe ser la alimentación para cuidar el nivel de triglicéridos

Para cuidar el nivel de triglicéridos es importante remarcar que el plan de alimentación debe excluir los azúcares simples y el alcohol, debido a que ambos incrementan la producción de triglicéridos a nivel del hígado.

Se recomienda el empleo de ácidos grasos omega 3, ácido linoleico presente en granos y semillas, especialmente en las nueces, en el aceite de germen de trigo, el aceite de canola, porotos y queso de soja, y el ácido eicosapentaenoico y docosaexaenoico, procedentes de grasas de pescados como salmón, caballa, anchoas, bacalao y sardinas. Estos ácidos grasos propician la disminución de los niveles de triglicéridos en sangre, debido a que generan una menor producción de las lipoproteínas de muy baja densidad, más conocidas como VLDL, que son las encargadas de transportar los triglicéridos sintetizados en el hígado.

Enlance copiado

Te puede interesar

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.