Un Bolsonaro en tono conciliador niega intención de “agredir” a la democracia

BRASILIA. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en medio de los enfrentamientos con el Poder Judicial y el Congreso, afirmó que “nunca” quiso “agredir” al Supremo y el Congreso, a los que instó a la “armonía”.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante su discurso del pasado martes, a sus miles de seguidores en Sao Paulo. (PAULO LOPES/AFP)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante su discurso del pasado martes, a sus miles de seguidores en Sao Paulo. (PAULO LOPES/AFP)075447+0000 PAULO LOPES

En una nota, Bolsonaro reconoció que “el país se encuentra dividido entre las instituciones”, pero reconoció que la “armonía (entre los poderes de la Nación) es una voluntad constitucional que todos, sin excepción, deben respetar”.

El mandatario señaló que muchas de las "divergencias" responden a "conflictos de entendimiento acerca de decisiones adoptadas por el magistrado Alexandre de Moraes", responsable en la Corte Suprema de un proceso sobre ataques a la democracia y difusión de información falsa, que tiene a Bolsonaro entre los investigados.

En la nota, el gobernante reconoció que “las personas que ejercen el poder no tienen el derecho de ‘estirar la cuerda’ al punto de perjudicar la vida de los brasileños y su economía”, y aseguró que sus palabras, “a veces contundentes, surgieron al calor del momento y de embates que siempre procuran el bien común”.

También admitió que las diferencias que puedan surgir en torno a sentencias del Supremo, que el pasado martes instó a "desobedecer", "deben ser resueltas por medidas judiciales" y con los mecanismos que la Constitución ofrece.

Bolsonaro, en tono completamente conciliador, declaró además que "democracia es eso: Ejecutivo, Legislativo y la Justicia trabajando juntos en favor del pueblo y todos respetando la Constitución".

El mandatario también aseguró que "siempre" ha estado dispuesto "a mantener el diálogo permanente con los demás Poderes, por la manutención de la armonía y la independencia entre ellos".

Las posiciones defendidas en las últimas semanas por Bolsonaro, y sobre todo después de los ataques a las instituciones del pasado martes, merecieron una durísima respuesta de la Corte Suprema, del Parlamento, de todos los partidos políticos y hasta organizaciones empresariales y financieras.

“Vergüenza”

Ese coro lo reforzó hoy el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Luis Barroso, quien afirmó que la conducta del jefe de Estado “avergüenza a Brasil frente al mundo”.

Según Barroso, a quien Bolsonaro acusaba hasta ahora de preparar un “fraude” para las elecciones de 2022, “la democracia tiene lugar para conservadores, liberales y progresistas”, siempre que “unidos en el respeto a la Constitución”.

No obstante, agregó en alusión al radicalismo de la extrema derecha, que la democracia “no tiene lugar para quienes pretenden destruirla”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05