Concejales piden la intervención de la Municipalidad de Arroyito

ARROYITO. Los concejales de este distrito aprobaron hoy la intervención de la municipalidad como respuesta a la denuncia ciudadana de supuestos hechos de corrupción por parte del intendente municipal, Samuel González (ANR). Ayer, el jefe comunal se retiró de la sede municipal Bañado con huevos arrojados por los contribuyentes, que exigen transparencia en su gestión.

Los manifestantes ayer arrojaron huevos al intendente de Arroyito.
Los manifestantes ayer arrojaron huevos al intendente de Arroyito.Captura de video

La resolución Nº 48/19 señala que, de acuerdo al artículo 165 de la Constitución Nacional y de la ley orgánica municipal Nº 3.966/10, faculta a la Junta Municipal a realizar dicho pedido. El documento indica que los ediles decidieron aprobar la solicitud de intervención de la Municipalidad de Arroyito y remitir los antecedentes al Poder Ejecutivo (Ministerio del Interior) de conformidad a la ley Nº 317/94.

El documento firmado por la secretaria de la junta, Zuny Rivarola, y el presidente Eusebio Martínez fue aprobado este viernes en la sala de sesiones. Todo esto ocurrió gracias a la presión de los contribuyentes que hace días tomaron la sede municipal, indignados por la vergonzosa gestión municipal.

Lea más: A huevazos y gritos de “ladrón” se retiró intendente de Arroyito

PUBLICIDAD

Los ciudadanos se enteraron a través de la redes sociales de que el intendente González presentó en la Contraloría General de la República (CGR) documentos que indican que realizó varias obras por un valor de G. 545 millones. Sin embargo, los pobladores del lugar afirmaron que las obras no existen y la califican de “fantasma”.

Lea más: Pobladores de Arroyito toman sede comunal

Los documentos señalan que en el Núcleo 3 del asentamiento se construyó una cancha en la que se gastó G. 182 millones y la elaboración de un alcantarillado en la iglesia “María Auxiliadora” que costó G. 95 millones.

PUBLICIDAD

Asimismo, edificó supuestamente dos aulas en la escuela “Serapio Valenzuela” en la que se invirtieron G. 148 millones y que tampoco existen. Además, la construcción de un sanitario en el colegio “Mayor Julio de Otaño” que costó unos G. 120.000.000.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD