COVID-19: acceso a ivermectina y a la hidroxicloroquina será con receta médica

La ivermectina y la hidroxicloroquina son drogas utilizandas contra el COVID-19 aunque todavía no hay pruebas concretas de su eficacia. La primera es un antiparasitario de venta libre, pero desde ahora requerirá de receta médica para asegurar su stock, y la segunda estará nuevamente disponible en farmacias para pacientes crónicos luego de que el Ministerio tome el control de todas las dosis.

En Paraguay se están analizando varios fármacos para el tratamiento del COVID-19.
En Paraguay se están analizando varios fármacos para el tratamiento del COVID-19.SAJJAD HUSSAIN

Hasta el momento, no existe un tratamiento específico para el COVID-19; sin embargo, lo que está funcionando en otros países es el uso de algunas sustancias puntuales. La doctora Laura Zarratea explica desde Madrid, España, que lo que están utilizando puntualmente en dicho país son la hidroxicloroquina, la azitromicina y la kaletra (empleada contra el VIH).

Además de estas sustancias, en el Paraguay se está analizando también el uso de la ivermectina, que es un antiparasitario generalmente de uso veterinario, bastante noble, que se emplea también en humanos por enfermedades contraídas de los animales. En ese contexto, el Ministerio de Salud emitirá una resolución por la cual limita la venta de ivermectina, que anteriormente era libre, y a partir de ahora será bajo receta médica simple, según adelantó a ABC el doctor Juan Carlos Portillo, de Servicios de la Salud del Ministerio.

Nota relacionada: Hidroxicloroquina, ya en protocolo contra el COVID-19 mientras investigan uso preventivo para médicos

Esta disposición tiene por objetivo asegurar el stock en caso de que se requiera la utilización del medicamento para la contención de la pandemia. También se está evaluando su capacidad preventiva pero todavía sin muchas pruebas de ello.

Con relación a la hidroxicloroquina, la cartera estatal había tomado el control de toda la dosis disponible en el mercado. Sin embargo, ante la necesidad de estas sustancias para pacientes crónicos, el medicamento estará otra vez a la venta en las farmacias, bajo receta simple. “Ya salió una disposición de Dinavisa (Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria) que autoriza la distribución de la hidroxicloroquina a las farmacias”, añadió.

Respecto a la kaletra, que es un antirretroviral, Portillo reconoció estar al tanto de su uso y explicó que normalmente en el mundo no es la primera opción y, además, habló de que en nuestro país es más difícil acceder a esta medicación. “En general, la tendencia es utilizar los antirretrovirales en segunda línea; cuando no hay respuesta o reacción, ahí se estaría indicando el cambio”, contó.

“Primero, que son medicamentos muy costosos; segundo, que son medicamentos nuevos. Entonces, su disponibilidad en muchos países, incluido el nuestro, no está asegurada. En cambio, la hidroxicloroquina se usa en enfermedades reumatológicas, la azitromicina; es un antibiótico. Son medicamentos que están disponibles, son accesibles, son baratos; ya hay un historial de uso”, aseveró.

No obstante, aclaró que todos estos medicamentos todavía no tienen un respaldo contundente en la contingencia del COVID-19. “Sin embargo, como esto es un evento nuevo, día tras día se está aprendiendo. Lo que los países están decidiendo es tomar esa evidencia y usar esos medicamentos dentro de un protocolo de investigación (...) Se está usando, pero no se puede usar libremente”, reiteró.

Nota relacionada: Avanza la investigación para hallar un tratamiento contra la COVID-19

¿Cómo se está aplicando en el Paraguay?

Portillo explicó que dentro de este protocolo de investigación, el Ministerio aplica la hidroxicloroquina cuando el paciente con COVID-19 presenta un signo de alarma y requiere internación. De momento, en dosis que se extienden durante 10 días.

¿Habrá suficiente oxígeno en caso de que aumenten los casos graves?

El especialista señala que tanto el Hospital Nacional de Itaguá como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram) y el Hospital del Trauma producen su propio oxígeno medicinal y tienen un sistema centralizado de distribución, mientras que para otros hospitales están previendo una compra grande de balones de oxígeno. En ese punto, señaló que tampoco descartan recargarlos con el oxígeno que se produce localmente en caso necesario.

Acota que la mayoría de los pacientes con el nuevo coronavirus, cuando se complican, necesitan un aporte extra de oxígeno puesto que es el sistema respiratorio el que se ve comprometido.

Con relación a los otros insumos que pueden requerirse como antibacterianos, sustancias para los fallos cardíacos y corticoides, así como aquellos destinados a los equipos de protección individual, el doctor Juan Carlos Portillo sostuvo que se están realizando las compras respectivas, además del stock que el país tiene disponible.

Hasta la fecha, son 119 los casos de coronavirus confirmados en el país, de los cuales 15 ya se recuperaron y cinco resultaron víctimas fatales. El crecimiento de los diagnósticos positivos ha sido gradual, aparentemente gracias a la cuarentena temprana que se impuso en Paraguay con los primeros casos confirmados.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD