Rápido aumento de casos de COVID-19 entre indígenas en el Chaco

MARISCAL ESTIGARRIBIA. Se tiene confirmado en este momento a un total de 105 casos positivos de COVID-19 en las comunidades indígenas de todo el país. La semana pasada el número alcanzó 77 casos. Del total de confirmados de coronavirus en las comunidades indígenas, más de la mitad corresponde a Boquerón, unos 65 infectados.

Visita de la XVI Región Sanitaria en la comunidad Chaidi.
Visita de la XVI Región Sanitaria en la comunidad Chaidi.foto, gentileza

Los demás departamentos chaqueños con casos confirmados en comunidades indígenas son Alto Paraguay con 15 y Presidente Hayes con 9. En la Región Oriental la delantera lleva San Pedro con 10 casos, seguido por Amambay y Central con dos casos cada uno, mientras los departamentos Alto Paraguay y Caazapá registran sólo un caso confirmado cada uno. En todo el país se han confirmado hasta ahora nueve indígenas fallecidos por el nuevo coronavirus, de acuerdo a informaciones brindadas por el Ministerio de Salud Pública.

En Boquerón, la mayoría de los indígenas infectados con COVID-19 se encuentra en Filadelfia. Aquí se cuenta con un total de 52 casos positivos, del total de 65 casos que tiene todo el departamento. La comunidad urbana de Uje Lhavos de Filadelfia registra en este momento la mayoría de los casos confirmados, en total 30, seguido por las comunidades urbanas Yvopey Renda (12) y Cacique Mayeto (10).

La XVI Región Sanitaria de Boquerón informó el jueves el cierre de la Unidad de Salud de la Familia en Uje Lhavos durante 14 días “debido a que los componentes se encuentran en aislamiento por ser casos positivos de COVID-19”.

Todos los funcionarios de blanco están en cuarentena.
PUBLICIDAD

También varias otras comunidades en Boquerón cuentan con algunos casos positivos, como por ejemplo Santa Teresita de Mariscal Estigarribia o San Agustín en la ribera del Pilcomayo. Existen comunidades bastante aisladas, como por ejemplo Chaidi (Alto Paraguay), que también ya tiene los primeros casos confirmados. En San Pedro, la mayoría de los casos se encuentra en la comunidad Yapy-Santa Isabel del distrito de Yrybucuá.

Para muchos indígenas la pandemia significa la directa pérdida de sus ingresos familiares, porque por el cumplimiento del protocolo sanitario pierden sus ingresos, de los cuales dependen cada día. En el Chaco se suma una despiadada sequía, que ya ha eliminado muchas fuentes de trabajo sobre todo en el campo. Por otro lado, existen numerosos empleadores que siguen dando igualmente trabajo a los indígenas, para que sigan teniendo algún ingreso.

En Boquerón, médicos y enfermeras no escatiman esfuerzo para seguir cumpliendo con sus tareas en las comunidades y asentamientos indígenas. Así por ejemplo, una brigada médica de la XVI Región Sanitaria visitó ayer a la comunidad Chaidi del pueblo ayoreo Totobiegosode en Alto Paraguay, brindando atención médica a 13 personas.

A la par se llevó a cabo monitoreo del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), se detectaron nueve casos respiratorios, a los cuales se les procedió a tomar la muestra para COVID-19 y se finalizó la jornada con una charla educativa sobre “Cuidados preventivos COVID-19”, en la que participaron 20 personas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD