Del Chaco paraguayo deforestado al cuero para vehículos lujosos

Una investigación impulsada por Earthsight, que publica delitos ambientales y sociales en todo el mundo, expone la supuesta tala ilegal del territorio de una tribu selvícola ayorea totobiegosode, en el bosque chaqueño, para la expansión de fincas ganaderas productoras de cuero y carne. Además, según los investigadores, marcas como BMW y Range Rover Evoque compran el cuero de una marca italiana que adquiere la materia prima de las curtiembres paraguayas.

Deforestación en el Chaco paraguayo.
Deforestación en el Chaco paraguayo.ABC Color

Al inicio de la publicación de esta investigación -que ya ha sido replicada en muchos medios internacionales- se destaca que el Chaco Paraguayo está desapareciendo de una manera extremadamente rápida. Earthsight afirma que hasta 2016 nuestro país ya había perdido un área de bosque mayor que Suiza. Asegura que esto se aceleró en 2019, cuando “el equivalente a un campo de fútbol fue destrozado por las excavadoras cada dos minutos”.

Como el origen principal de esta tala, señala al sector de la ganadería industrial y más de la quinta parte de la deforestación en el país es ilegal. También destaca que durante décadas los gobiernos corruptos de Paraguay lo han convertido en uno de los países más desiguales del mundo, puesto que el 90% de la tierra está en manos de agricultores industriales poderosos, generalmente importantes políticos.

Lea la investigación inextensa: Grand theft Chaco

Comunidad indígena afectada y miles de hectáreas destruidas

La investigación se localiza principalmente en las tierras de la comunidad indígena “Ayoreo Totobiegosode”, una de las pocas poblaciones “no contactadas” de América Latina. De acuerdo a los datos de Earthsight, desde los 90 los activistas de esa comunidad luchan por defender lo que queda de sus territorios ancestrales en Alto Paraguay.

En el 2001 lograron que se denomine como Patrimonio Natural Cultural Ayoreo Totobiegosode (PNCAT) una extensión de 5.500 kilómetros cuadrados de bosque. Sin embargo, a pesar de las medidas de protección que debería garantizar el Instituto Paraguayo del Indígena (Indi), industrias cárnicas ingresaron a las áreas protegidas.

Estiman que desde el 2005 al menos 53.000 hectáreas de bosque han sido destruidas y convertidas en pastizales para ganado.

“Orden directa de Cartes”

Ahora bien, Earthsight se enfocó en la deforestación más notoria que fue llevada a cabo por la compañía brasileña, Yaguareté Porã. Dicha firma abrió caminos penetrando en el corazón del área protegida y destruyeron sitios históricos para la comunidad indígena, según esa investigación.

El informe da cuenta de que incluso adquirieron una licencia que permitía la tala del bosque en algunos sitios, permiso que fue más tarde determinado como legal por el Instituto Forestal Nacional (Infona). La firma fue multada por haber ocultado la presencia de los indígenas que se encontraban aislados en esos territorios.

No obstante, en el 2013 el Ministerio del Ambiente volvió a emitir la misma licencia y la empresa brasileña procedió a la destrucción de miles de hectáreas más. Cabe destacar que esto sucedió durante la era del expresidente Horacio Cartes.

En ese entonces, ABC Color publicó en reiteradas ocasiones que según funcionarios que prefirieron el anonimato, la entonces presidenta del Infona, Cristina Torales, recibió una orden expresa de Cartes para dar vía libre a la explotación ganadera en las tierras habitadas por los silvícolas ayoreos.

Nota relacionada: Seam autorizó desmonte en tierra donde habitan indígenas silvícolas

Al mismo tiempo, más firmas fueron invadiendo los territorios de la comunidad totobiegosode, quienes incluso buscaron apoyo de las Naciones Unidas. Como respuesta, en el 2018 el Infona suspendió todos los planes de gestión forestal dentro del terreno de los indígenas, haciendo que cualquier tala sea indefectiblemente ilegal.

Sobornos y “contactos” en el Mades

Los investigadores de Earthsight se reunieron con ahora exfuncionarios del Infona y del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades), quienes bajo el anonimato denunciaron numerosos hechos irregulares. Una de las fuentes denunció decenas de casos de deforestación ilegal a sus superiores y describió cómo fue silenciada en cada una de esas ocasiones.

Aseguró que cuando se resistió a los intentos de sus jefes, éstos le enviaron a reunirse con los ganaderos involucrados, quienes intentaron sobornarlo y finalmente el funcionario afectado perdió el empleo, según la investigación.

Los investigadores también trabajaron encubiertos para establecer relaciones con comerciantes de tierras en nuestro país, quienes -de acuerdo con sus testimonios- ofrecieron lotes dentro del predio ayoreo que debería ser protegido, incluso asegurando que tienen contactos en el Mades que ayudarían a que se acelere el proceso de tala de árboles antes sin ningún inconveniente.

Cuero, producto de tala ilegal

Indagando más en la problemática, Earthsight asegura que la empresa más grande del sector de cuero automotriz, la curtiduría italiana Pasubio, es también la principal consumidora a nivel mundial de cuero paraguayo. Afirma que la firma italiana adquiere aproximadamente el 40% de todas las exportaciones de cuero que salen de este país.

Otro de los compradores italianos importantes de cuero paraguayo sería el Gruppo Mastrotto, la curtiduría más grande de Europa.

Pasubio es un cliente de las curtiembres que Earthsight asegura que procesan pieles que vienen de fincas ilegales dentro de la reserva del PNCAT. Entre el 2014 y 2017, hasta la mitad de las exportaciones de la firma Lecom pueden ir a Pasubio, también el 45% de Frigomerc y 61% de Frigorífico Concepción.

Tanto Lecom como la cooperativa Cencoprod confirmaron a investigadores encubiertos de Earthsight en 2019 que Pasubio seguía siendo un cliente destacado.

Terminan en autos lujosos

Los trabajadores encubiertos conversaron con empresarios del rubro en Paraguay, quienes les afirmaron que importantes marcas automovilísticas famosas utilizan sus cueros. Por ejemplo, mencionaron a BMW y Jaguar Land Rover.

BMW es el segundo productor más grande de autos lujosos del mundo. El gerente general de Cencoprod, Ferdinand Kehler, dijo a los investigadores que el cuero de su empresa era utilizado por BMW, según el mismo informe.

Por su parte, la empresa automovilística alemana indicó a Earthsight haber sido informada por Pasubio de que ninguna de las pieles que había recibido venían de Cencoprod. Aunque confirmó que, vía Pasubio, sí compraba pieles de Concepción, Frigomerc y Lecom, y que a través de estos proveedores recibía pieles de los mataderos de FrigoAthena y Frigorífico Concepción.

El frigorífico Athena, de propiedad de Minerva, recibe ganado de la finca de Caucasian SA, mientras Frigorífico Concepción procesa vacas de la finca Yaguareté Porã. Ambas firmas mencionadas operan en tierras ilegalmente deforestadas del PNCAT.

Ante los hallazgos BMW manifestó: “Hasta ahora no tenemos información que confirme que las cadenas de suministro del Grupo BMW en América Latina estén afectadas por los problemas presentados”.

Land Rover también es uno de los clientes más importantes de Pasubio. En junio pasado fueron consultados sobre las fuentes del cuero que utiliza, pero Jaguar Land Rover se negó ante la oportunidad de confirmar o negar que hubiera comprado cuero paraguayo producto de la deforestación irregular del Chaco Paraguayo.

Cuando la firma obtuvo una copia de los hallazgos de Earthsight aseguró que han tomado medidas inmediatas para averiguar sobre los proveedores mencionados y señaló que “esperaban que sus proveedores cumplan con todas las leyes y normas relevantes, además de manejar el impacto ambiental de sus operaciones”.

Más empresas automovilísticas

Según Earthsight, muchas otras empresas y marcas automotrices compran cuero de curtidurías italianas implicadas en este escándalo. El listado de clientes que Pasubio afirma tener incluye también a Peugeot, Citroën, Hyundai, Kia, y Ford.

Con su lujosa colección entre las cuales se encuentran Audi, Porsche, Bentley, Bugatti y Lamborghini, el Grupo Volkswagen es, probablemente, el principal consumidor de cuero automovilístico del mundo.

En 2016, Pasubio -la firma identificada como mayor compradora de pieles de curtidurías paraguayas que se originan en tierras ilegalmente deforestadas dentro del PNCAT- informó que los autos manufacturados por el Grupo Volkswagen generaron más de 25% de sus ingresos.

Volkswagen es también cliente del Gruppo Mastrotto, que tanto Lecom como Cencoprod confirmaron compra cantidades importantes de sus pieles paraguayas. Esta firma no confirmó ni negó que sus marcas utilizasen pieles provenientes de las curtidurías paraguayas nombradas.

Admitió que es capaz de rastrear todas sus cadenas de suministro de cuero y, en la ausencia de una política interna sobre deforestación, pide simplemente a sus proveedores que confirmen por escrito que el cuero no venga de la Amazonía.

Antes de la publicación, Volkswagen cambió su discurso, confirmó que compraba tanto de Pasubio como de Mastrotto y dijo que ambas empresas le habían informado que nada de lo que les vendían incluía cuero paraguayo.

Varias de las empresas automotrices que encuestaron, aunque no fueron capaces de citar ninguna política interna sobre deforestación, sí hicieron notar que los contratos con sus proveedores de cuero requieren que éstos cumplan con todas las leyes y regulaciones relevantes. Pero requisitos de este tipo no se extienden a fincas más arriba en la cadena de suministro, las que tumban bosques para criar ganado y, por esto, no contribuyen nada que ayude a prevenir la utilización de pieles que vengan de la deforestación ilegal.

Finalmente, Earthsight afirma que contactó a todos los mataderos y curtiembres de nuestro país y que figuran en su extenso informe, para darles la oportunidad de defenderse, pero llegada la fecha límite para hacerlo, no enviaron ninguna respuesta.