Atención con las estafas con hojas de cheques en época de fin de año

Durante los últimos días de cada año los comerciantes buscan elevar sus ventas y esta situación es aprovechada por los estafadores, quienes realizan todo un trabajo de campo para luego asestar sus golpes empleando hojas de cheques, principalmente hurtadas y que las adquieren en el mercado negro por un bajo costo.

Una hoja de cheque legal, pero que tenía orden de no pago por haber sido hurtada. En la mayoría de las veces, los estafadores buscan actuar en el rubro de electrodomésticos.
Una hoja de cheque legal, pero que tenía orden de no pago por haber sido hurtada. En la mayoría de las veces, los estafadores buscan actuar en el rubro de electrodomésticos.

El último mes del año es cuando muchos trabajadores cobran el aguinaldo y justamente los comerciantes buscan aprovechar esta situación para incrementar la cantidad de ventas.

Esta época, además, no solo es aprovechada por los vendedores, sino también por los delincuentes que buscan valerse de la circulación de dinero e introducir billetes falsos y también, estafar mediante transacciones con hojas de cheque.

Por esta razón es que se busca “alertar a los comercios en general que tengan atención”, advirtió el comisario Félix Villa Alta, del departamento Especializado contra Hechos Punibles y Financieros.

Las personas que llevan a cabo este tipo de ilícitos “pertenecen a una asociación criminal que se dedica exclusivamente a esto. Es un mundo bastante bueno en hacer investigaciones porque siempre trabajan en grupos”, señaló el comisario.

¿Cómo actúan?

Los delincuentes hacen un estudio pormenorizado, dependiendo de la mercadería con la que van a hacer su golpe.

En la primera oportunidad, el estafador llama al comercio para consultar por la disponibilidad de una mercadería específica.

En la segunda ocasión, solicitan un presupuesto sobre el producto. “Todo se hace por vía telefónica, nunca hay pedidos presenciales”, dijo Villa Alta.

Durante el pedido de presupuesto, “se hace pasar por el titular de la hoja de cheque o de la cuenta corriente, donde aparecen los datos del verdadero dueño, como el número de RUC si es comercial unipersonal, el número de cédula en este caso”, ejemplificó el uniformado.

Después de eso, “cuando acceden a ese pedido, le consultan con qué banco trabaja el comercio, si en este caso le dice un banco equis, el estafador le manifiesta que no hay problema, que él le va a depositar el dinero en su cuenta corriente, pero el día de pago, deposita con una hoja de cheque de un banco que no es con el que trabaja el negocio o el dueño del comercio, le dice que le envía otra hoja de cheque de otro banco y le deposita en su cuenta corriente”, relató.

Para constatar, el dueño del comercio consulta al ente bancario sobre la situación del comprador aportando sus datos y desde la entidad le indican que esa persona tiene disponibilidad en su cuenta corriente, por lo que el comerciante suele acceder al trato. Sin embargo, el problema real está en la hoja de cheque.

En la tercera oportunidad, se concreta la venta del producto.

Villa Alta explicó en ese contexto, “ese cheque, al momento de ser efectivizado o depositado en guaraníes, tiene que pasar por la cámara compensatoria. Ahí suena la alarma de que esa hoja de cheque tiene orden de no pago y tiene un proceso de 48 horas”.

Pero en ese tiempo, “vos ya entregaste tu mercadería y cuando llega nuevamente a tus manos la hoja de cheque vos te encontrás con la situación de que tiene orden de no pago, que puede ser por extravío, hurto o robo o en muchos casos, por cuenta cancelada”, explicó.

“El problema es cuando te vas a cobrar y te das cuenta que esa hoja de cheque tiene problemas, no la cuenta corriente. Por eso es importante para la ciudadanía en general y en especial para los comercios, en estas fechas de fin de año, tenemos que estar mucho más atentos, indicarle a los empleados muchas veces de que tienen que tener cuidado al momento de recibir cheques”, recomendó el comisario.

Añadió que tener en cuenta eso “es importante para evitar una mayor estafa”.

¿Cómo y dónde se consiguen las hojas?

Las hojas de cheque o talonarios de cheque llegan al mercado negro como resultado de las tortoleadas y su valor es muy variable, según mencionó el comisario Villa Alta.

Ante la consulta de cómo llegan a ese mercado, el profesional expuso “depende de quién sea el titular de esa hoja para que tenga un costo. Si es de Juan Pérez, simple trabajador, el valor de la hoja oscila entre los cincuenta a sesenta mil guaraníes, pero si es de un empresario conocido, suma más”.

En este sentido, la popularidad del dueño suma en el momento en que el estafador realice la transacción, pues el comerciante no va a dudar de que se trata del empresario, porque el vendedor sabe de él y tampoco tendrá dudas de la validez de su cheque. “Los estafadores invierten una ínfima suma de sesenta a ochenta mil guaraníes por una hoja de cheque, sí el titular es importante, pero estafan por sumas de diez, doce, quince o hasta treinta millones de guaraníes, lo que es una ganancia bastante buena para ellos”, enfatizó el comisario.

Entre el cheque y el flete

Villa Alta mencionó que estas organizaciones también se valen de personas que trabajan en el campo del flete, quienes si bien no tienen nada que ver con la organización criminal, terminan trabajando para ella sin saberlo.

Luego de que se haya concretado la venta de la mercadería, el supuesto comprador contrata un fletero y le indica para que vaya a retirar un producto de un determinado negocio y a nombre de la persona, dueña de la hoja de cheque o la cuenta corriente.

“Hay que rescatar que no son utilizados solo un fletero, sino varios”, advirtió el comisario Félix Villa Alta.

Así, el primer fletero es el que retira la mercadería del establecimiento comercial y la traslada hasta una cierta dirección, que también fue indicada por el estafador.

El producto es descargado en el lugar y momentos después, aparece un segundo fletero que también fue contratado por la organización. Sin embargo, según comentó el comisario, se registraron ocasiones en las que también se vieron involucrados en este tipo de operaciones un tercer sujeto que hizo de fletero.

Villa Alta destacó que como este tipo de estafas se realizan por vía telefónica, “la cuestión de la pandemia fue aprovechada ampliamente por los estafadores”.

En este tipo de casos “muchas veces el vendedor, por tener la buena voluntad de vender productos cae en las redes de estas personas que se aprovechan la buena voluntad de vender”, reflexionó el comisario.

Recomendación

Así como alertó sobre cómo se llevan a cabo este tipo de operaciones fraudulentas, Villa Alta también resaltó la importancia y recomendó de que “en el momento de las ventas de mercaderías, si no es una personas conocida del comercio o no han tenido tratos continuos, que no se hagan las transacciones vía telefónicas”.

En tal sentido sostuvo que si el negocio no se lleva a cabo en forma personal lo más recomendable es no aceptar cheques de terceros, porque a través de las llamadas telefónicas se hacen pasar por el dueño de la cuenta corriente o de la hoja de cheque y la persona que está al otro lado del teléfono no tiene certeza de ello.

Los estafadores se aprovechan de esa situación, pues al momento de llamar cuentan con todos los datos del dueño de la hoja de cheques, que consiguió en su propia investigación de campo, y que son requeridos, como el número de cédula o de RUC, entonces el vendedor consulta esos datos al banco emisor, este confirma y el vendedor resulta estafado.

ariel.espinoza@abc.com.py

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD