A casi un año del primer fallecido por coronavirus, crece la cifra de óbitos a causa del virus

El primer deceso reportado en Paraguay a raíz del covid-19 se registró el 20 de marzo del 2020. A casi un año de aquel suceso, el país ya reporta más de 3.200 defunciones a causa de la enfermedad.

Emotiva despedida de enfermera muerta por covid-19 en Encarnación en octubre de 2020.
Emotiva despedida de enfermera muerta por covid-19 en Encarnación en octubre de 2020.Juan Roa, ABC Color

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como la neumonía. No obstante, la cepa SARS-CoV-2 que causó el brote en China es la más reciente y no se conocía previamente. Desde su aparición en Asia a finales de 2019, el virus se expandió por todo el mundo y se inició una carrera contra reloj aplicando medidas sin precedentes de aislamiento y encierro.

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el Covid-19 dejaba de ser una epidemia y debía ser catalogada como pandemia por los niveles alarmantes de propagación en los cinco continentes. Ese mismo día y con cinco casos activos en nuestro país, el Gobierno paraguayo decidió iniciar su aislamiento, tomando precauciones nunca antes vistas para evitar la propagación comunitaria.

A pesar de las estrictas medidas sanitarias y los extremos cuidados aplicados, el escaso conocimiento que todavía existía sobre la enfermedad fue el principal responsable de que el 20 de marzo del 2020 se reportara el primer fallecido por Covid-19: el doctor Hugo Díez Pérez, un neurocirujano de Asunción que se infectó de coronavirus brindando atención médica al primer caso reportado en el país.

Esa misma fecha, Paraguay anunció además el primer contagio comunitario, lo que implicó nuevas acciones como la cuarentena total a nivel nacional, mediante decreto Nº 3.478.

Funcionarios de una funeraria musulmana preparan el cuerpo de un hombre fallecido por COVID-19 para su entierro en la mezquita Ghietmatiel Islamia en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Fue así que desde el 20 de marzo se prohibió la libre circulación en todo el territorio nacional (a excepción de casos de urgencia), se suspendieron las clases y eventos de toda índole y además se cerraron todos los comercios no esenciales, así como el paso en las fronteras. El sacrificio era para preparar el sistema sanitario debido a que se necesitaba ganar tiempo para la lucha contra un enemigo letal.

Las medidas aplicadas debían finalizar el 12 de abril y, en un primer momento, recibieron el férreo apoyo de la ciudadanía, que incluso exigía que se prohibiera el ingreso de connacionales varados en diferentes puntos del mundo, ya que consideraban que cualquier persona fuera del país era un posible contagiado de Covid-19. Ante este escenario, las estrictas medidas de aislamiento se extendieron hasta el 3 de mayo, fecha en que se inició un periodo de “cuarentena inteligente”.

Durante ese tiempo de aislamiento total, la pandemia fue positivamente controlada en Paraguay, logrando incluso que países vecinos y otros de la región tomaran de ejemplo las acciones aplicadas por nuestro país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD