Ley garrote: “Congreso debe corregir errores”, asegura el vicepresidente

El vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, reafirmó que el proyecto de “ley garrote”, que establece medidas sanitarias obligatorias para mitigar la expansión del coronavirus, es “perfectible” y que está en manos del Congreso Nacional corregir los puntos que son cuestionados por la ciudadanía. Sostuvo que la implementación de la ley evitará que se siga gobernando a través de decretos. Señaló que -con algunas modificaciones- respalda la promulgación de la cuestionada ley.

El vicepresidente Hugo Velázquez y el titular  del Senado, Oscar Salomón (d), se reunieron ayer.
El vicepresidente Hugo Velázquez habló sobre la "ley garrote" e indicó que es un proyecto "perfectible".Archivo, ABC Color

En total defensa de la “ley garrote”, el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, expresó que, si bien la normativa como está planteada tiene errores, son apenas “palabras” las que se deben cambiar y que está en manos del Congreso hacer esas correcciones. “Mi actitud no cambió con relación con lo que siempre sostuve: ese proyecto de ley es perfectible y que era importante que el Congreso opine para modificar las cosas que le parece mal”, afirmó.

Según dijo, el presidente de la República tiene la facultad de gobernar por decretos en medio de la emergencia sanitaria, pero se está buscando “reglar” la conducta de la ciudadanía de forma “democrática” y por ello se presentó el proyecto de ley que traslada el debate al Poder Legislativo. “Esto, más que una ley garrote, es un proyecto democrático. Por más que el Presidente tenga la facultad de regular conductas por decretos, presenta un proyecto de ley”, acotó. Subrayó que se antepone la salud pública y la vida de las personas riñendo en mayor o menor medida con otros derechos constitucionales.

Admitió que el documento como está tiene errores, pero que tan solo serían “palabras” las que se deben cambiar para mejorarlo y dejarlo acorde a los requerimientos jurídicos. “Hay palabras probablemente que llamaban la atención. Al modificar ciertos dichos dentro del proyecto de ley se va a ir resolviendo”, comentó.

También indicó que con el proyecto se busca “reglamentar” derechos constitucionales y con la modificación se irán resolviendo. “Ahora se van a establecer reglas claras en un proyecto de ley. Antes de leer, ya había dicho que era mejor debatir en el Congreso una ley antes de seguir haciendo esto por un decreto”, refirió.

Velázquez también dijo que, a su criterio, todo lo relacionado al robo de vacunas ya está tipificado en el Código Penal, bajo la figura de hurto. Además, recordó que las sanciones para dichas irregularidades ya están establecidas.

La ley de emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19 presentada por el Poder Ejecutivo está conformada por 25 artículos en los que se disponen medidas sanitarias para evitar la expansión del coronavirus. Entre otros punto, en el documento se atribuye potestades a las autoridades -entre ellas la Policía Nacional- que se contraponen a lo establecido en la Constitución Nacional. También establece sanciones a infracciones e irregularidades vinculadas a la vacunación “VIP” y otros.

“El proyecto de ley busca perfilar de manera categorial algunos elementos que, con el transcurso del tiempo, fueron adquiriendo mayor significado en el contexto de la dura contienda global en contra de este virus. Esta propuesta aspira a traducir normativamente las experiencias y estrategias que se fueron acumulando e implementando, otorgándoles un nuevo estatuto legal, mientras la pandemia persista. La enseñanza mundial, hasta ahora, parece incuestionable: algunas medidas restrictivas son imperiosas si se pretende minimizar los daños que acarrea la pandemia de COVID-19. Las aglomeraciones, por momentos, aparentan ser el mayor enemigo para salvaguardar la salud pública. Los poderes públicos deben concentrar sus energías, fundamentalmente, en resguardar el bienestar general, aplicando las medidas que, desde la ciencia, devienen como ineludibles para proteger a la población”, señalan como parte de la justificación de dicha ley.

Cabe recordar que ayer, lunes, en la sesión de la Mesa Directiva del Senado, varios representantes del Poder Ejecutivo defendieron la “ley garrote”. Los legisladores hicieron varios cuestionamientos al documento, pero la postura de los ministros fue defender la normativa y afirmar que es “perfectible”, dejando a cargo del Congreso las modificaciones. Negaron que se trate de una ley coercitiva e insistieron en que es la vía para dejar atrás los decretos presidenciales.

Gestiones para la compra de vacunas

En otro punto, Velázquez habló sobre la gestión del Gobierno para la adquisición de vacunas antiCOVID. Según afirmó, “está buscando” concretar la adquisición de inmunizadores para acompañar los procesos que ya fueron establecidos.

También comentó que está gestionando desde la Vicepresidencia y a través del Ministerio de Salud la compra de vacunas contra el coronavirus de Alemania y Bulgaria.

Expresó que la intención es comprar 7.500.000 biológicos que se paguen una vez que sean entregados a nuestro país. “Estamos negociando, estoy impulsando a través del Ministerio de Salud que eso ocurra”, afirmó.

Asimismo, comentó que “acá el tema es acertar la empresa adecuada, que realmente tenga en stock esa vacuna”.

Los esfuerzos del vicepresidente se suman a todas las iniciativas del Gobierno en pos de conseguir vacunas antiCOVID. Días pasados, el ministro de Relaciones Exteriores, Euclides Acevedo, afirmó que para este mes de mayo están aseguradas unas 800.000 vacunas contra el COVID-19 provenientes de Qatar, India y Rusia, pero hasta el momento no hay novedades sobre la llegada de las mismas.

Acevedo también comentó que los biológicos llegarán por partes, en lotes, y que mientras tanto se tendrá que trabajar en dosis para junio, julio y agosto.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.