Los siete aspectos que debe conocer de la hipertensión

Cada 17 de mayo, se conmemora el “Día Mundial de la Hipertensión”, fecha que tiene por objetivo promover la concienciación y los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la presión alta. Tome nota de estos siete factores que debe conocer para mantener a raya esta patología, que es uno de los factores de riesgo para el coronavirus.

Los tensiómetros de muñeca son útiles para medir la presión arterial en casa de forma fácil.
Los tensiómetros de muñeca son útiles para medir la presión arterial en casa de forma fácil.Kai Remmers

Es bien sabido que un estilo de vida saludable y el control regular de la presión arterial son necesarios para controlar y prevenir la hipertensión. Además, se recomienda a los hipertensos chequearse la presión arterial dos veces por semana, mientras que a los no hipertensos, al menos dos veces al año.

Tenga en cuenta estos siete factores que es importante que conozca sobre la presión alta, para prevenirla o, en caso de tenerla, mantenerla a raya, principalmente al ser un factor de riesgo dentro de la pandemia del coronavirus.

1- Es hereditaria: se trasmite de padres a hijos, pero con un buen estilo de vida durante la niñez se puede evitar desarrollarla.

Este mal puede presentarse a edades tempranas como consecuencia de una predisposición genética o por mantener hábitos de vida poco saludables.

Lea: La influencia de la alimentación y el estrés en la presión arterial

2- Puede aparecer a cualquier edad: desde la niñez, en el embarazo, en adultos jóvenes y en personas adultas mayores, tanto hombres como mujeres.

Una de las estrategias adoptadas por el Ministerio de Salud Pública para el diagnóstico temprano, control y prevención de esta patología, es medir la presión arterial desde la niñez. Estos controles están siendo implementados en los consultorios pediátricos de los servicios de Salud Pública, a partir de los 5 años de edad, sobre todo a niños con exceso de peso o que refieran antecedente familiar de presión alta.

3- Es silenciosa: aunque no suele presentar molestias o síntomas, puede llegar a ser peligrosa.

La presión alta es el principal factor de riesgo para el desarrollo de afecciones cardiovasculares y de muertes prematuras a nivel mundial. De ahí la importancia del control de la hipertensión arterial a edades tempranas.

4- Afecta a varios órganos: cuando se mantiene alta durante largos años, puede dañar las arterias, el corazón, el cerebro, los riñones, y los ojos.

5- Es la primera causa de muerte: esto se debe a que es un factor de riesgo para otras enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio, el derrame cerebral, la insuficiencia renal, la insuficiencia cardiaca, ataques al corazón.

Más info: La hipertensión, otra de las patologías de base que empeoran los cuadros de covid-19

6- Es de fácil diagnóstico: se puede diagnosticar con la simple toma de la presión arterial, un proceso sencillo y que lo puede realizar cualquier persona incluso en casa.

Según datos provistos por la Dirección General de Vigilancia de la Salud, en el país la prevalencia de hipertensos es de aproximadamente 46.8%. Es decir, 5 de cada 10 paraguayos presentan presión arterial elevada, y la cifra se concentra en la población de 30 a 60 años de edad. En tanto, el mayor pico se verifica en la franja mayor de 55 años.

Se considera hipertensión arterial a partir de 140/90 mmHg. Si la persona presenta en más de una ocasión estos niveles, debe acudir al consultorio médico.

Lea: Hipertensos pueden sufrir afecciones cardiovasculares tras superar el COVID, alerta médico

Se aconseja el control periódico de presión arterial. En el caso de los hipertensos, lo recomendable es controlarse dos veces por semana y en el caso de los no hipertensos, deberían tomarse la presión al menos dos veces al año.

7- Se pueden evitar las complicaciones:

Conocer los niveles de presión arterial puede poner a la persona en alerta sobre la necesidad de modificar malos hábitos de vida, para prevenir la ocurrencia de un accidente cerebro vascular (derrame) o un infarto. Así, se puede llegar a reducir el riesgo de mortalidad prematura.

Si bien la hipertensión no tiene cura, puede prevenirse y tratarse. Con un estilo de vida saludable, una dieta sin sal, manteniendo un peso saludable, haciendo ejercicios físicos diarios, tomando la medicación indicada en forma regular y manteniendo la presión normal, que debe ser igual o menor a 130/80 mm Hg.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.