Piden estar alertas a decisión de jueza que beneficiaría a expolicía “gatillo fácil”

Un policía condenado por “gatillo fácil” y que busca salir de prisión mediante una figura que conmuta días de su pena a cambio de trabajos supuestamente hechos en la cárcel sigue amenazando a la familia de la víctima, según el abogado querellante del caso. El defensor pidió estar alerta a una resolución que emitirá una jueza del caso en base a lo que él consideró informes dudosos.

Alberto Medina, padre de Anderson Medina, víctima de Cañete, en una foto de 2017.
Alberto Medina, padre de Anderson Medina, víctima de Cañete, en una foto de 2017.

Se trata del expolicía Narciso Cañete, quien el 1 de junio de 2012 baleó a un joven de nombre Anderson Medina tras una persecución en Ciudad del Este. La víctima quedó parapléjica.

Desde entonces, la familia de Medina vive un calvario, sostuvo el abogado Mauro Barreto en conversación con ABC Cardinal. Tras años de haber sucedido el hecho y con ratificaciones a la condena en sendas ocasiones, el hostigamiento por parte del expolicía prosigue, indicó.

“Estando preso, este tipo le sigue creando problemas, esta familia no vive en paz. La Policía le sigue, el padre del joven tiene un negocio, el joven también tiene un negocio. No pasan dos meses para que le vuelvan a asaltar. Increíble es”, dijo Barreto este jueves.

El abogado querellante afirmó que Cañete está protegido por personas poderosas y que una de ellas es José Ortiz, mano derecha de Horacio Cartes en Tabacalera del Este SA (Tabesa).

En ese sentido, explicó que el exuniformado, por ejemplo, sigue disfrutando en la cárcel de los beneficios que tendría un policía activo, pese a que ya fue dado de baja del cuerpo. “Él sigue en la Agrupación, pero ya no es policía, fue dado de baja. Tiene su pieza privada, tiene su negocio allí (…) Es un loco, asesino, psicópata, el que llevaba dinero a los jefes. Él está protegido por la gente de Tabesa, por José Ortiz en particular”, manifestó.

Lo que ocurre ahora, indicó Barreto, es que Cañete busca el uso de una figura jurídica para salir más rápido de la cárcel. En 2016, fue condenado a siete años y 6 meses de prisión tras ser hallado culpable por el cargo de lesión corporal grave en el ejercicio de las funciones públicas y se encuentra preso desde 2017.

“Ahora quiere hacer uso de una figura que se llama ‘de la redención’, en donde se hacen trabajos y se reduce la condena. Las instituciones envían informes falsos y pagados (…) El informe que envían es falso, dicen que trabaja ocho horas diarias como electricista, pero no especifica sus funciones”, aseguró Barreto.

La jueza que debe decidir si hacer lugar o no al pedido de Cañete es María Teresa Ruiz Díaz. Barreto rememoró y comentó que la magistrada tiene antecedentes de haber concedido estos beneficios a un integrante de una banda de narcotraficantes, también con informes dudosos. El abogado finalmente pidió estar alerta a la decisión que la jueza podría emitir “en cuestión de días” para que no haya impunidad en el caso.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05