Para desviar el debate de Itaipú, senadores de ANR piden retornar a las “listas sábana”

En un intento de desviar la atención sobre la deuda espuria de Itaipú, la senadora oficialista Lilian Samaniego (ANR) pidió volver a las listas sábana y desechar las máquinas de votación en plena sesión de la Cámara Alta. Dijo que el desbloqueo reduce la cantidad de participación de mujeres, pero admitió que el problema real es la pelea interna, además del costo de la campañas y la ruptura de “negociaciones de bancadas”. Beto Ovelar también pidió volver al sistema bloqueado y cerrado.

La senadora oficialista Lilian Samaniego (ANR) y el senador SIlvio Ovelar (ANR, Añetete).
La senadora oficialista Lilian Samaniego (ANR) y el senador SIlvio Ovelar (ANR, Añetete).

“La democracia no puede retroceder y la nuestra retrocedió. Estamos volviendo al pasado”, dijo la legisladora. “El sistema vigente colisiona con la democracia y la Constitución. No garantiza que el más votado sea concejal”, aseveró la principal integrante del Clan Samaniego quien tiene feudos en Asunción y el Ministerio de Relaciones Exteriores, entre otros.

La parlamentaria sorprendió esta mañana a sus colegas con una proclama en contra de la ley de desbloqueo de lista sabana y el uso de “urnas electrónicas” pese a que nuestro país utiliza máquinas de votación, aparatos que imprimen las papeletas y actas de votación.

Samaniego sostuvo que el desbloqueo se impulsó “sin argumentos” y sin “considerar” aspectos culturales del Paraguay. Agregó que la ley también reduce la representación de las mujeres en las listas y que incluso debilita y “mata a los partidos políticos”.

Remarcó que el voto preferente crea un ambiente de “todos contra todos” en la propia lista partidaria y que los principales beneficiados serán aquellos candidatos con mayor financiamiento. En este punto acotó que el control al financiamiento político también se debilita, lo que da lugar a la aparición de candidatos de los poderes económicos y del crimen organizado. Sin embargo, la parlamentaria ignoró a todos los políticos vinculados al narcotráfico y al lavado de dinero que su partido apoyó en el pasado.

La congresista argumentó también que “con este sistema” se personalizan las campañas haciendo que cada candidato busque llamar la atención de los votantes. “El primer adversario es su propio compañero de lista”, dijo.

Posteriormente afirmó que países como Alemania y Estados unidos dejaron de usar urnas electrónicas, pese a que el Paraguay usa máquinas de votación que imprimen las papeletas de votación y que son fiscalizadas como siempre se ha hecho.

Beto dijo que “le dan la razón”

Posteriormente, Silvio “Beto” Ovelar (ANR, Añetete) dijo que se evidenció que con este nuevo sistema aquello que a los mejores perfiles, los resultados le dicen lo contrario. Remarcó que el número 1 en la concejalía de Asunción por el PLRA es Augusto Wagner. “En todo el país, nuevamente las estructuras y los recursos fueron determinantes”, alegó el legislador quien tiene varios parientes en las binacionales incluyendo a su esposa, Magnolia Mendoza, quien gana G. 110 millones.

“Los partidos pequeños van a darse cuenta de que los partidos con mayores recursos van a acaparar”, remató. Respaldó que las mujeres perderán sus lugares y que hay candidatos a concejales que gastaron más que los candidatos a intendentes. “Las listas desbloqueadas implican un doble gasto. A mis compañeros senadores: prepárense, van a gastar igual que una campaña presidencial”, aseveró.

Opositores reaccionan

El senador Víctor Ríos (PLRA) señaló que el debate era “muy interesante”, pero que no se debía desviar el foco sobre la traición a la patria que representa la deuda espuria de Itaipú. “Estoy convencido de que el nuevo sistema electoral es una carta blanca para que el crimen organizado imponga sus candidaturas, pero ese es un detalle”, dijo posteriormente.

Stephan Rasmussen (PPQ) sostuvo que la implementación del desbloqueo de lista fue un éxito y un gran avance para la democracia. Dijo que comparte que no es solución definitiva, pero rechazó que sea “peor” que el sistema anterior en que cualquier diputado podía comprar los primeros lugares o las listas sábanas conformadas entre “cuatro paredes”. “Fue un avance para la democracia, fue un avance que el lector tenga el voto preferencial”, sostuvo.