Senado posterga ley que ordena transparentar el cálculo del costo del pasaje

La Cámara de Senadores postergó por una semana un proyecto de ley que ordena transparentar los datos utilizados en el cuestionado cálculo del pasaje en el transporte público de pasajeros. La iniciativa exige usar los datos en tiempo real que brinda el sistema GPS del billetaje electrónico. Los proyectistas señalan que los “empresaurios” y el Viceministerio del Transporte asaltan a la ciudadanía con un cálculo falso. También plantea que el pasaje no supere los G. 2.641.

Bus, en el microcentro de Asunción.
Bus, en el microcentro de Asunción.Diego Peralbo

El proyecto fue presentado hoy, en tratamiento sobre tablas, por los senadores Salyn Buzarquis (PLRA) y Jorge Querey (Frente Guasu). En la exposición ante el pleno, el parlamentario liberal señaló que la ciudadanía no solo sufre los asaltos de los delincuentes dentro de los buses, sino también de los “empresaurios” del transporte público que alzan el costo del pasaje en forma prepotente y que operan con impunidad.

El legislador hacía alusión así al gremio de transportistas de pasajeros de Asunción, regulado por la Comuna Capitalina, que elevó el pasaje a de G. 2300 a G. 3.338 porque exige cobrar el mismo subsidio estatal que recibe el gremio empresarios del área metropolitana, que es regulado por el Viceministerio del Transporte.

Buzarquis agregó que la tabla de cálculo del costo del pasaje, utilizada por el Viceministerio del Transporte, utiliza datos falsos, subjetivos y en beneficio de los empresarios. Subrayó es agraba la situación que la dependencia estatal se niega a utilizar los datos “en tiempo real” que brinda el billetaje electrónico sobre la frecuencia, cantidad de pasajeros, circuitos realizados y cantidad de combustible utilizado entre otros.

El parlamentario dijo además que su proyecto también plantea topear el costo del pasaje hasta el 3% del jornal mínimo de G. 88.051, es decir que el pasaje metropolitano sea de G. 2.641. Buzarquis sostuvo que el salario mínimo ha subido muy poco en comparación a la suba del pasaje.

Stephan Rasmussen (PPQ) advirtió que si se ordenaba bajar el costo del pasaje al usuario o pasajero, el subsidio estatal que reciben los empresarios debía subir.

Abel González (PLRA) planteó postergar el tratamiento y estudiarlo en las comisiones parlamentarios. Dijo que coincidía con Rasmussen en tener más información pero finalmente dijo que apoyaba el proyecto.

El proyectista Jorge Querey (FG) señaló que en el transporte público de pasajeros es una vergüenza el chantaje que realizan los empresarios, haciendo sufrir a la ciudadanía sus servicios y “especulando” para recibir más subsidios estatales pese a que las firmas son deficitarias. Indicó que en algún momento habrá que debatir el destino o la reforma del transporte público, pero que no se podía esperar esto para resolver el problema actual.

Desirée Masi (PDP) repudió que los transportistas roben impunemente mientras que los voceros, gremios y referentes del sector privado “los preocupados” no se hayan expresado sobre la conmoción causada por la suba del pasaje en Asunción. Resaltó además que los empresarios del transporte alteraron el validador de tarjetas, lo que significa que dicho aparato puede ser modificado sin control. Por ello planteó sanciones contra los empresarios que vuelvan a alterar dicho aparato.

Blas Llano (PLRA) dijo estar a favor del proyecto de ley pero recomendó postergarlo hasta la próxima semana ante los pedidos de modificaciones propuestas por sus colegas. Su propuesta fue aprobada por amplia mayoría y se acordó analizar la iniciativa en el primer punto del orden del día de la próxima sesión ordinaria.

El proyecto de ley, en 8 días

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05