A 4 años de prisión condenan a Cárdenas por desvío de fondos del Fonacide y derrumbe de colegio

El Ministerio Público obtuvo una condena de 4 años de prisión para el exintendente de Lambaré, Roberto Cárdenas, y otras tres personas involucradas en el hecho punible de lesión de confianza por el desvío de más de G. 266 millones, que luego derivó en el derrumbe de aulas del Colegio Nacional de Lambaré, por deficiencias en la construcción.

Roberto Cárdenas enfrenta juicio oral por millonario perjuicio.
Roberto Cárdenas, condenado a 4 años de prisión por el desvío de fondo del Fonacide.Archivo, ABC Color

El tribunal de sentencia integrado con los jueces Javier Sapena, Miguel Ruiz y Liz Ramírez, condenó en la tarde de este martes a la pena privativa de libertad de 4 años de prisión al exintendente de Lambaré Roberto Cárdenas Ramírez, al hallarlo responsable del desvío de fondos del Fonacide, que fue utilizado en la construcción de aulas sobrefacturadas y que luego como consecuencia de las deficiencias en su construcción, se derrumbaron.

En el juicio oral igualmente fueron condenados a 4 años de cárcel Guido Fernando Salcedo, administrador del Colegio Nacional de Lambaré, y a dos años de cárcel, pero con suspensión a prueba de la ejecución de la condena fueron sentenciados Vicente Acosta Gibbons, director del Colegio Lambaré y Francisco Javier Villalba Cantaluppi, quien aprobó por la Municipalidad lambareña los planos referenciales de la obra.

Los fiscales que participaron de la sentencia recaída en la tarde del martes Teresita Torres, Carina Sánchez y Luis Said, indicaron que el hecho punible determinado de lesión de confianza no fue aplicada en la modalidad agravada porque el daño patrimonial no fue considerable. El perjuicio patrimonial al Estado a través de la maniobra realizada por los ahora condenados fue de G. 266.730.000, cuyo monto fue proveído por el Fonacide para la construcción de aulas.

Los fiscales indicaron que en el transcurso del juicio oral se pudo determinar que hubo disposiciones arbitrarias y contrarias a la normativa con relación a la asignación de los fondos, así como a la asignación a la empresa constructora. El tribunal de sentencia consideró el monto total del fondo desviado como daño patrimonial, no así solamente la diferencia del sobrecosto, porque además del aula que cayó el techo, también tuvieron que demoler las demás aulas del colegio porque no había la mínima seguridad de alojar a los alumnos de dicha institución. Como ya se mencionara, el hecho punible por el cual fueron condenados los acusados es de lesión de confianza.

En rebeldía

Por otro lado, también están acusados, pero por actividades peligrosas en la construcción el constructor de la obra Alejandrino Duarte y el funcionario de la Municipalidad, arquitecto Carlos Mendieta, quienes están procesados pero se encuentras actualmente prófugos, con declaración de rebeldía.

Juicio se inició en febrero

El juicio oral que enfrentaron los acusados se inició en febrero pasado. De las audiencias públicas participaron los fiscales Natalia Fúster, Luis Said, Claudia Aguilera, Carina Sánchez y Teresita Torres, según los antecedentes.

De la lectura de la sentencia estuvieron presentes los agentes fiscales Said, Sánchez y Torres.

El caso

Según la fiscala Natalia Fúster, las pericias arrojaron que la causa del colapso del techo en el segundo nivel del aula, ocurrido el 30 de setiembre de 2015, se debió a una falla estructural de la cabriada, por deficiencias en el diseño así como la calidad de la madera que presentaba fisuras importantes.

En ese sentido, la perito Olga Fleitas determinó que la Municipalidad de Lambaré realizó pagos por un valor superior al costo real de la obra proyectada y ejecutada. Es decir, el costo estimado era de G. 181.131.959, pero la comuna abonó la suma de G. 266.730.000, resultando un sobrecosto por el monto de G. 85.598.041.