“Era contrabando puro y duro”, dice Fúster sobre mercadería relacionada a disputa entre Arévalo y Fernández

Emilio Fúster, ministro de la Unidad de Prevención y Combate al Contrabando, aseguró esta mañana que las mercaderías clonadas y supuestamente robadas (relacionadas a la denuncia de Julio Fernández contra Martín Arévalo) eran de “contrabando puro y duro”. Dijo que el modus operandi implicaba el contubernio de funcionarios de Aduanas, que tendrían que estar siendo investigados.

Emilio Fuster
El ministro Emilio Fúster detalló esta mañana cómo se registró el caso de la mercadería incautada que detonó la disputa entre Julio Fernández y Martín Arévalo. (Foto de archivo).Silvio Rojas Falcón, ABC Color

La denuncia del director de Aduanas, Julio Fernández, contra el senador Martín Arévalo se dio tras el supuesto intento de mediación en el caso de unas mercaderías clonadas y robadas que ingresaron en noviembre del 2019. El ministro Emilio Fúster habló esta mañana sobre ese hecho y dijo que se trató de un evidente caso de contrabando.

Explicó que el contenedor llegó desde Montevideo con un manifiesto internacional de carga de contenido falso, puesto que decía que se trataba de juguetes cuando en realidad eran aparatos de electrónica.

Contó que el caso fue detectado luego de haber recibido una información de inteligencia sobre el modus operandi de una empresa radicada en Ciudad del Este para ingresar productos de contrabando. Detalló que el esquema implicaba que los contenedores sean “clonados”. Al mismo tiempo ingresaba uno con electrónica desde Montevideo y otro con juguetes desde Ciudad del Este para realizar el intercambio.

“Esa era la información que teníamos. Se hizo seguimiento, se montó guardia con agentes especiales en las inmediaciones de la zona primaria de Aduanas en Encarnación y efectivamente ocurrieron tal cual los hechos. A las 3:00, una persona, aparentemente funcionario de Aduanas, abre el portón y el vehículo sale hacia la Ruta Sexta y en el kilómetro 12 es interceptado hasta Fiscalía, donde se constató que tenía electrónica, mientras el otro vehículo quedaba en zona primaria para ser despachado conteniendo juguetes”, detalló.

Funcionarios de Aduanas, implicados en el esquema

“Esos son los hechos; es contrabando puro y duro. Es sacar en frío una mercadería para posteriormente ser comercializada. Lógicamente, en el esquema deberían estar comprometidos funcionarios de Aduanas para que se perfeccionen estos hechos”, agregó el titular de la Unidad Anticontrabando.

El ministro hizo énfasis en que, a su criterio, no existe ninguna duda de que hubo contrabando, “en contubernio” con funcionarios del Puerto de Aduanas, considerando que alguien abrió el portón de la zona primaria para hacer el intercambio de los contenedores.

En ese sentido, resaltó que el caso se puso a disposición del fiscal Édgar Sánchez y luego quedó en manos del agente del Ministerio Público Humberto Rosseti. Indicó que son ellos quienes deberán informar con respecto a la identidad de los funcionarios involucrados y cómo va la causa, que ya data de noviembre del 2019.

Cabe destacar que este caso salió a luz debido a que el director de Aduanas, Julio Fernández, denunció días atrás que el senador Martín Arévalo cometió tráfico de influencias primero para ubicar a dos funcionarios en altos cargos y luego para intermediar en este caso de contrabando.

El parlamentario, por su parte, alegó que Fernández se robó US$ 100.000 como comisión por la mencionada carga, supuestamente valuada en US$ 3.000.000. Dijo que el contenedor pertenecía a Ahmad Khalil Chams y a otras personas jurídicas, mientras que el titular de Aduanas señaló al respecto que el propietario de la carga nunca se presentó debido a que fue declarada de contrabando.