Director de Aduana afirma que recibió numerosas presiones de Martín Arévalo

El director de Aduanas, Julio Fernández, reafirmó esta mañana que tuvo “insistentes pedidos” por parte de Martín Arévalo (ANR) para posicionar como administradores del ente a funcionarios que no tenían méritos. Aseguró que en el último año le insistió con al menos 10 nombres, pero decidió presentar una denuncia formal cuando intentó intermediar en el caso de contrabando, tras el pedido de un ciudadano extranjero que sería el propietario de una polémica carga que fue clonada y luego robada.

El flamante ministro del Interior, Euclides Acevedo, ante el titular de la Corte Eugenio Jiménez, el presidente Mario Abdo Benítez y el vicepresidente del Senado Martín Arévalo, ayer a la tarde.
El senador Martín Arévalo, junto al presidente Mario Abdo.Archivo, ABC Color

El director de Aduanas habló esta mañana sobre la denuncia penal presentada contra el senador Martín Arévalo por presunto tráfico de influencias. Explicó que en el último año recibió numerosos pedidos para ubicar a al menos 10 funcionarios, pero los ignoró porque constantemente recibe ese tipo de solicitudes de todas partes.

“Sus pedidos no se ajustaban tampoco al tema de las categorías. En general no reunían luego los perfiles. Incluso, llegó un momento dado de tanta insistencia, de un caso en particular, que tuve que decirle a uno de sus conocidos que le diga al senador que no tiene el perfil, que por favor no insista. Y finalmente eso causa una animadversión hacia mi persona”, relató.

Así también, destacó que no tiene todos los pedidos pero sí fue acumulando los últimos mensajes e incluso señaló que se puede peritar su celular para obtener la desgrabación de las llamadas. Fernández resaltó que lo que lo motivó a finalmente presentar la denuncia fue el último intento relacionado a un cargamento de contrabando.

Explicó que la carga en cuestión fue clonada en Encarnación y es uno de los casos más grotescos que se registraron recientemente. “Reemplazan la carga cara por una barata, previamente tumban el sistema eléctrico y el sistema de cámaras. Eso solamente hace el crimen organizado. Esa carga sale pero nosotros volvemos a atraparla y luego pasa por un proceso de sumario, para luego ser declarada de contrabando”, detalló.

Luego de ese veredicto, “un equipo comando” asaltó el depósito Gical de la Aduana. “Hay circuito cerrado de eso, casi incendiaron el depósito porque había combustible como para que se borren las evidencias, lo que quedaba de la carga, que tenía más o menos un valor de US$ 3 millones”, añadió.

Dijo que luego la carga que quedó fue rematada y se cobró más o menos G. 600 millones, que era el valor del impuesto que se hubiera cobrado si la carga hubiese entrado legalmente. “Entonces cuando aboga un senador y se pone hasta agresivo, entonces digo: ‘Toda esta evidencia acumulada amerita que esto ya no pueda seguir así'”, indicó.

Sobre cuál fue el mensaje exacto que envió Arévalo para intentar mediar para recuperar esa carga que fue rematada, dijo que fue: “Conozco al verdadero dueño y quiero ayudarle”. El director dijo que automáticamente le pidió que diga el nombre del dueño y notifique a la Fiscalía, puesto que durante el sumario solo fue identificado un paraguayo de nombre Gregorio Cubilla Brizuela, pero sospechaban que había otro financista.

Y precisamente quien recurrió al legislador para buscar respuestas fue el extranjero Ahmad Khalil Chams, quien -según relató esta mañana su abogado- está accionando contra Aduanas por la supuesta pérdida de una mercadería.

“El enojo (del senador) aumentó cuando yo le mandé un audio y le dije que si es su amigo y se presenta va a ir a la cárcel. Después le pedí que diga el nombre”, añadió. Recién ayer, luego de que saliera a luz la denuncia de Fernández, apareció el abogado del extranjero y también el parlamentario difundió su nombre.

Numerosas presiones “de todos lados”

El director de Aduana admitió que constantemente recibe pedidos e intentos de apriete de parte de políticos u otras personas influyentes. Sin embargo, indicó que no siempre tiene muchas pruebas porque son “inteligentes” y suelen hacerlo de manera discreta o presencial, no con mensajes tan alevosos como Arévalo.

“Cada tanto hay pecheos; es una cuestión que no se puede ocultar. Cuando tenemos documentado es mas fácil (denunciar), pero la gente es muy hábil con los pedido (... ) No estoy ajeno a que recomienden el currículum de cierta gente y a revisarlos, uno puede recibir eso, pero cuando hay un pecheo como el caso de Arévalo, que ya es grotesco, sobrepasa”, argumentó sobre el porqué no da a conocer otros nombres.

“En este cargo tenemos presiones por todos lados, en todos los sectores. Uno puede aguantar pero cuando uno se agudiza y ya entra en el tema de esto último de la carga, activo la denuncia. Algunos mensajes creo que se me borraron pero por lo menos lo que tengo está documentado”, añadió en otro momento.

Resaltó que consideró prudente aguantar la presión por cerca de un año para luego documentarse más y tomar este último caso como prueba. “Porque ya abogó por una persona que está en la clandestinidad”, enfatizó.

El titular de la Aduana indicó que la denuncia ya está presentada ante la Fiscalía General y luego van a correr traslado a la Secretaría Anticorrupción y también presentarán un informe al Congreso Nacional. El mismo dijo estar consciente de que esto le puede costar el cargo y contó que incluso tomó la decisión de avanzar con la causa antes siquiera de comentarle el caso al Presidente de la República, Mario Abdo Benítez y recién luego le envió la copia de la denuncia y conversó con él.

Finalmente, dijo que lo que busca es dejar un “legado” de institucionalidad. “No es mi intención dañar a ningún ser humano pero mi intención es dejar a la Aduanas trabajar, como legado dejar a la Aduana institucionalizada. Los costos van a ser más que los beneficios”, sentenció.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05