Contraloría auditará criticada gestión de la INC desde la próxima semana

Tras denuncias de irregularidades en la administración de la Industria Nacional del Cemento (INC), que actualmente casi no despacha cemento y está en crisis financiera, la Contraloría General de la República (CGR) auditará la empresa estatal desde la próxima semana. Así confirmó ayer el organismo contralor.

La INC casi ya no despachó cemento esta semana.
La INC casi ya no despachó cemento esta semana.

Gladys Fernández, Directora General de Control Gubernamental del ente contralor, señaló a ABC que solo faltan trámites administrativos para intervenir la empresa estatal y que la auditoría iniciará la próxima semana. “Seguramente acá entrará a auditar más de una dirección de la CGR. Está dentro del plan general, pero hay un proceso que hay que cumplir internamente . El 8 de septiembre salió la resolución que aprueba el plan general de auditoría”, manifestó la funcionaria.

Esta auditoría se realizará luego de que el Sindicato de la Industria Nacional del Cemento de Trabajadores Turnistas haya denunciado irregularidades en el manejo de la cementera, por parte de su presidente actual, Ernesto Benítez. El gremio ya había recibido una respuesta por parte del contralor Camilo Benítez, para la realización de esta intervención, pero recién ahora iniciarán las tareas de control. En este sentido, la CGR realizará una auditoría financiera y de cumplimiento a la empresa del Estado.

En una nota remitida al ente contralor en marzo de este año, el mencionado sindicato cuestionó principalmente la escasa producción y, además, el pésimo estado de las máquinas que le costaron millones de los bonos soberanos a la cementera (ver detalles de la inversión de los US$ 80 millones en infografía).

En este caso, acusaron al titular de la empresa estatal, Ernesto Benítez, de blanquear a la empresa Engineering, de Juan Andrés Campos Cervera, por recepcionar el cuestionado molino “chino” de US$ 12 millones que la “superproveedora” entregó a la empresa del Estado y que sigue con serios problemas hasta la fecha.

El pedido se realizó por “los hechos de corrupción de público conocimiento, en los faltantes de las materias primas utilizadas en la INC, el nepotismo imperante ubicando a familiares de los miembros de otros sindicatos para que estos hagan caso omiso a la situación que está atravesando la INC y, sobre todo, en la mala administración del actual presidente de nuestra Institución”, resalta dicha nota.

Agrega que ya a más de 2 años de de la gestión de Benítez, la INC ni siquiera se encuentra produciendo las cantidades mínimas de su capacidad productiva lo que llevará a la empresa en quiebra técnica y, en consecuencia, a su quiebre financiero “poniendo en grave riesgo el puesto de trabajo de cientos de trabajadores y sus respectivas familias en forma directa e indirectamente”.

CGR ya reveló anomalías, pero fiscalía no las ve

Ya en agosto del 2019, la Contraloría corroboró el fracaso en la inversión de los US$ 80 millones en la INC, durante el gobierno de Horacio Cartes, pues habían prometido que aumentarían la capacidad de producción de clínker y de cemento, pero el resultado fue todo lo contrario.

El ente contralor corroboró en ese entonces que la producción de clínker (materia prima principal para la producción del cemento) se mantuvo muy por debajo de la capacidad garantizada del horno, equivalentes a apenas el 23% de la capacidad óptima de producción, a pesar de los millonarios recursos que el Estado destinó para la optimización del horno III, ubicado en la fábrica de Vallemí (Concepción).

Tras estas irregularidades, la Fiscalía inició una investigación hace casi dos años, pero que no avanza hasta ahora. El fiscal Jorge Arce, de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción, está a cargo de las pesquisas desde diciembre del 2019 y señaló que la causa sigue abierta y que pidieron un informe a la empresa Engineering sobre el molino que proveyó.

Pese a que la INC acumula pérdidas por 42.000 millones en lo que va de este año, Arce señaló que aún no identificó ningún indicio de hecho punible, pese a las constantes denuncias de que en la empresa estatal nada mejoró tras la millonaria inversión.

Entregó 365 bolsas “raspando silos”

La INC despachó el lunes 3.360 bolsas y el martes ya vendió las últimas 3.500 bolsas que le quedaban, por lo que el miércoles último ya no entregó ni una bolsa de cemento a sus clientes, según documentos a los que accedió este diario. El jueves entregó solamente 365 bolsas, lo cual se pudo tener “raspando los silos para quitar el cemento”, según informaron obreros.

Mientras tanto, las distribuidoras no tienen más opción que importar para poder tener el insumo vital en sus negocios. Laura Ayala, distribuidora de material de construcción de Ciudad del Este, señaló que en lo que va de esta semana solo hoy recibió una primera carga de la INC y manifestó que no es suficiente, por lo que está pretendiendo importar cemento.

“Tengo solicitud de licencia previa en el Ministerio de Industria y Comercio, que no me están concediendo para importar y no entiendo por qué ya que está faltando cemento”, expresó.

Conrado Valenzuela, que también se dedica a la venta de materiales de construcción, indicó que ya no compra cemento de la INC porque la cementera no tiene el producto. “No me llega cemento de la INC porque no hay, ya no compro más, porque la última vez que compré me costó casi 2 meses retirar. La única forma de tener cemento es importando y también compramos de Yguazú”, indicó.

En la planta de Villeta (Central), donde la INC tiene dos molinos (uno nuevo y otro viejo), la fábrica ya no tiene materia prima para producir y recién ahora están trasladando clínker de Vallemí (Concepción), donde está el horno que produce dicho insumo. Lo hacen en camiones y no en barcazas, lo que aumentará aún más el costo de producción.

La INC está en crisis de producción por la falta de materia prima, que se origina en el paro del horno de clínker de Vallemí, para mantenimiento. El proceso debía durar dos meses pero se extendió. Dijeron que debía realizarse el montaje del “ventilador tiro horno”, la pieza que faltaba, supuestamente, para completar la inversión de los US$ 80 millones provenientes de la colocación de bonos soberanos, que había recibido la INC durante el gobierno del expresidente Horacio Cartes, pero que hasta hoy no da resultados.

El horno volvió a funcionar desde esta semana, pero aún no produce lo suficiente para aumentar la producción. El presidente de la estatal, Ernesto Benítez, informó esta mañana que la intención de la cementera es llegar a la producción de 40.000 bolsas por día en unas semanas más, lo que está por verse. La cifra que dio Benítez es muy inferior las 90.000 bolsas que la INC debería estar produciendo y despachando por día tras las millonarias inversiones que realizó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.