En poco tiempo el protegido de González Daher amasa fortuna y lidera un imperio empresarial

LUQUE. Carlos Echeverría Estigarribia declaró en 2007 un patrimonio neto de G. 147 millones, pero, al 31 de diciembre de 2016 su fortuna escaló a más de G. 4.478 millones. Metido “en el negocio de la basura”, además de liderar un depósito de material que provee para obras municipales, tiene una embotelladora de agua mineral.

Una de las empresas de Carlos Echeverría que fundó en 2018 junto al concejal Diego Romero.
Una de las empresas de Carlos Echeverría que fundó en 2018 junto al concejal Diego Romero.

El cartista Carlos Echeverría (44) obtuvo un abismal crecimiento patrimonial en los últimos años. Activo políticamente bajo el amparo del exsenador cartista Óscar González Daher, comenzó con el “negocio de la basura” entre el 2008 y 2011. Según documentos a los que accedió ABC, el mismo figura como accionista de la empresa Enerpy S.A Comercial e Industrial y de Recolectora Ecológica de Residuos S.A., también aparece como socio gerente de las firmas Ciudad Limpia S.R.L y Aseo Urbano S.R.L. Todas guardan relación con la recolección y disposición final de residuos domiciliarios.

En este rubro, tiene muchos inconvenientes debido al pésimo servicio que ofrece. En Villarrica, su hermano Cristhian Echeverría, administrador de Recolectora Ecológica SA, fue imputado por procesamiento ilícito de residuos. La firma Aseo Urbano SRL opera en Areguá donde las quejas son constantes por la misma razón y en Coronel Oviedo, la Comuna decidió rescindir contrato con la empresa.

En 2018, junto al concejal colorado (independiente) Diego Romero, fundaron la firma “Chacosur Construcciones S.R.L”, que se dedica a la venta de materiales de construcción. Groseramente, esta firma, durante la administración de Echeverría (2016-2021) como jefe comunal de esta ciudad, fue la principal proveedora de los materiales de construcción para todas las empresas beneficiadas con licitaciones municipales para hacer obras de infraestructura en este distrito.

En 2019, aparece otra empresa ligada al precoz empresario denominada “Corporación Santa Isabel”, que se dedica al embotellamiento de agua mineral. También durante su administración, la firma fue la proveedora del líquido vital a la Comuna. El vendedor del producto era un funcionario municipal llamado Adán Báez. Echeverría dispone de una veintena de camiones distribuidores.

Corporación Santa Isabel, está ubicada en la mitad de una propiedad de casi tres hectáreas en la compañía Maramburé de Luque. En la otra mitad está su quinta “Santa Isabel”, que posee una cancha con césped y otra de arena, ambas con grandes reflectores. También tiene un quincho, estacionamiento con media sobra y una gran piscina además de una rica vegetación.

Tanto en la embotelladora como en la quinta, se observa capa asfáltica. En esta comunidad la Municipalidad de Luque invirtió casi G. 1.000 millones en mejoras, todas alrededor de la inmensa propiedad de Echeverría.

Trató de negociar tierras municipales

Según fuentes, Echeverría también tiene una fábrica de columnas de cemento, cuya instalación estaría asentada en la compañía Tarumandy de este distrito. Tiempo atrás, consultamos sobre esta versión al mismo Carlos Echeverría y en la ocasión confirmó el dato, pero se negó a dar el nombre de la firma e incluso dijo que ya la había vendido, pero tampoco exhibió ningún documento a pesar de la insistencia.

El inmueble en cuestión, coincidentemente linda con una propiedad municipal de seis hectáreas, que en el 2012, el exintendente liberal César Meza Bría, cedió en usufructo a la Asociación Asora Paraguay (refugio para aves silvestres), para la creación de un parque ecológico. Pero, en 2019 la administración de Echeverría intentó vender el predio una empresa, supuestamente para la construcción de un campo santo. Las denuncias mediante la prensa frustró el negociado.

Amasa una gran fortuna

Según su histórico laboral, en 1999, Echeverría se desempeñó como empleado de la firma extinta Paraguay Beach Park S.A. Luego en 2006, comenzó a trabajar en la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) y tenía un salario de G. 1.500.000.

En 2007, presentó su primera declaración jurada de bienes y tenía un patrimonio neto de G. 147 millones, que comprenden un ahorro de G. 20 millones, un modesto automóvil del año 1989 valuado en G. 21 millones, además de mobiliarios por G. 8 millones, equipos de oficina por G. 7 millones, joyas por G. 3 millones y “cuentas a cobrar” por G. 88 millones.

En 2010, incursionó en la política por el Partido Colorado de forma independiente y fue electo como concejal de Luque y su salario era de G. 14.000.000. Durante este tiempo no presentó declaración jurada.

En 2015, ya militaba para el exsenador cartista Óscar González Daher, actualmente condenado a siete años de prisión por enriquecimiento ilícito y declaración falsa. Fue electo como intendente de Luque y comenzó a amasar una gran fortuna. Hasta el 2018 percibía mensualmente G. 20 millones y luego se autoaumentó el salario a G. 30 millones.

En 2016, presentó su segunda declaración jurada supuestamente actualizada al 31 de diciembre de 2015. En menos de diez años su patrimonio neto escaló llamativamente a G. 4.478.281.047.

Según detalle, su ahorro era más de G. 203 millones, tenía nueve inmuebles valoradas en G. 3.400 millones, tres rodados que equivalían a G. 625 millones, mobiliarios por G. 100 millones, electrodomésticos por G. 60 millones, equipos de oficina por G. 20 millones, joyas por G. 20 millones y obras de arte por G. 60 millones.

En ese entonces, entre otros activos figuraban dos empresas de las cuales Echeverría aparece como accionista y son “Recolectora Ecológica de Residuos SA” y “Aseo Urbano SRL”, por G. 185 millones.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.