Hijo de Helmut Ediger es pudiente, pero “no un magnate”, dice titular de la ARP

El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, dijo que el hijo del ciudadano alemán Helmut Ediger, asesinado el lunes tras ser secuestrado por unas horas, es un activo miembro de la ARP y posee una consignataria con la que organiza ferias ganaderas. Si bien reconoció que son personas pudientes y trabajadoras, aclaró que “no se trata de magnates”. Lamentó que se hayan ensañado con Helmut Ediger.

El secuestro y asesinato ocurrió en una estancia de Santaní.
El secuestro y asesinato ocurrió en una estancia de Santaní.

El titular de la ARP, Pedro Galli, dijo que si bien no se tienen mayores sospechas del motivo por el que los autores asesinaron con tanta saña al señor Helmut Ediger y a sus peones Rolando Díaz González y Odair Dos Santos, en la estancia agrícola “Ediger”, de la ciudad de Santaní, cree posible que se haya “filtrado” alguna información sensible.

Esto considerando que el hijo de Ediger tiene una consignataria ganadera y organiza ferias donde se mueve mucho dinero.

No obstante, Galli aclaró que el dinero que se mueve en estas actividades no es exclusivamente de Ediger, sino que les corresponde a los demás participantes de la feria.

Lea más: La saña con la que mataron a uno de los secuestrados despierta sospechas

“Ellos tienen su ganado, en una feria se sacan G. 2.000 a 3.000 millones que pertenecen a distintos propietarios, y la consignataria gana la comisión nomás”, explicó el titular de la ARP.

Galli aclaró que si bien son personas pudientes y muy trabajadores, “tampoco se trata de magnates”.

Delincuentes comunes

Por otro lado, el presidente de la ARP reconoció que quedó “shockeado” al enterarse de la manera en la que asesinaron a los tres hombres, y añadió que considera que son delincuentes comunes, por la falta de experiencia al asesinar a personas a la misma vez que pedían el dinero.

En cuanto a los antecedentes de otros hechos previos que pudo haber sufrido Helmut Ediger y que pudieran haber advertido que sufriría un secuestro y posterior asesinato, recordó que hace unos meses atrás, en julio, lo habían asaltado, golpeado y quemaron su camioneta.

Pedro Galli lamentó que aún cuando la familia accedió a pagar a los captores, estos actuaron con saña ejecutando a sus víctimas.

En cuanto al modus operandi, lo calificó como “salvaje, cruel y llamativo”.

Lea más: Secuestro en Santaní: investigan si triple asesinato se produjo antes del pago del rescate

Reunieron el dinero

Destacó que solamente una comunidad tan unida y solidaria como la de los colonos pudo llegar a juntar en tan pocas horas G. 2.000 millones.

“En el curso de las negociaciones ya iban matando a las víctimas, era escalofriante realmente”, continuó contando Galli.

Fue tajante al afirmar que el grupo que cometió este acto criminal “debe ser encontrado y exterminado, por más cristianos que sean, porque esto es horripilante”.

Relató muy conmovido que el señor Helmut Ediger hizo una última llamada a su hijo, en la que le dijo que se apurara en conseguir el dinero, pues “ya mataron a uno”.

En ese momento, su hijo solo había reunido G. 300 millones.

Lea más: Secuestro y asesinato de menonita: confirman que se pagó rescate y autores engañaron a familiares

Mañana será el sepelio

Mañana jueves será el sepelio de los fallecidos, pues demoraron en recuperar los cuerpos que vinieron hasta Asunción para la autopsia.

De acuerdo a los datos que la Policía colectó hasta ahora sobre la investigación del asalto y asesinato ocurridos el lunes en Santaní, el comandante Luis Arias sostuvo que tienen identificados a los autores, que se trataría de “delincuentes comunes” y que serían los mismos que habían asaltado al ciudadano alemán Helmut Ediger Friesen en julio pasado.

Este lunes, la información sobre el secuestro y asesinato del colono menonita Helmut Ediger Friesen y sus peones estremeció al país y movilizó a la Policía Nacional. Además del ciudadano extranjero, fueron asesinados en la estancia ubicada en Santaní, Rolando Díaz González y Odair Dos Santos. El único que logró escapar fue Eder Cordeiro Machado, otro de los trabajadores, de 18 años.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05