Muerte del pastor Abreu: “Era íntegro y quería que la gente conozca a Cristo”, afirman

La muerte de quien en vida fuera uno de los principales referentes de la religión evangélica en Paraguay, como lo fue Emilio Abreu, movió los recuerdos de más de uno de los que lo conocían desde joven. Uno de ellos, el también pastor Carlos De La Sobera, lo recuerda como un hombre íntegro, dedicado a Dios y que solo buscaba que la gente conociera a Cristo.

El pastor Emilio Abreu (izquierda), durante un culto religioso.
El pastor Emilio Abreu (izquierda), durante un culto religioso.

En un breve repaso de lo fue la vida del pastor Abreu, De La Sobera dijo que el extinto líder de la Iglesia Centro Familiar de Adoración (CFA) empezó desde muy abajo en este camino del Señor.

Recordó cómo Emilio fue un destacado deportista en natación. Como anécdota, mencionó que a los 15 años de edad, ya rompía varios récords en Paraguay, cuando nadaba en la pileta del Parque Caballero. Con una mezcla de nostalgia y satisfacción por cómo se destacaba en su momento, contó que Abreu se había ganado una beca para viajar a Estados Unidos.

De La Sobera citó como un momento único, cuando Abreu conoció a un pastor en el país del norte y a partir de ahí, cambió su vida, pues comenzó a vivir para dar la palabra de Dios.

Valoró su vocación de buscar que el Paraguay conozca a Cristo

“Lo conocí como persona que me ayudó mucho, dio todo él de sí para guiarme y acompañarme, en un momento muy delicado”, dijo De La Sobera. Sostuvo que nunca le pidió nada a nadie y que solo pretendía que los paraguayos sigan a Cristo.

Como otro aspecto de la vida de Abreu, resaltó que jamás respondió a críticas ni a insultos, pues decía que necesitaba enfocarse en su tarea que decidió emprender. “Jamás le pidió nada a nadie, era íntegro”, recalcó.

En cuanto a sus inicios, comentó que Abreu fue sumando adeptos y seguidores de Dios, y hoy el CFA alberga a 12.000 personas, lo que él estima.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.