Día de la mujer paraguaya: las heroínas del Hospital de Clínicas

Cada 24 de febrero se recuerda el Día de la Mujer Paraguaya, la mujer conocida como valiente y lista para los desafíos que se vienen. En esta fecha especial, conocemos las historias de algunas mujeres heroínas que, con su trabajo en el hospital de Clínicas en San Lorenzo, ayudan a salvar vidas y son motivación para otras.

Un sector del  hospital-escuela  Clínicas, dependiente de  la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA.
Un sector del hospital-escuela Clínicas, dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA.Archivo, ABC Color

En la fecha especial del Día de la Mujer Paraguaya, conocemos las historias de algunas colaboradoras del Hospital de Clínicas de la UNA que, con su trabajo y amor, luchan todos los días para salir adelante y por un futuro mejor. Estas son solo algunas historias de las verdaderas heroínas que, con su grano de arena, se logra salvar la vida de muchos compatriotas.

La heroína con espátula en mano

Doña Teodora, con sus 66 años de edad, prepara entre 350 a 400 platos por día para los pacientes internados y funcionarios que se encuentran de guardia. Ella desde hace un poco más de dos décadas revuelve la sopa y pone una pizca de sal y amor a la comida que prepara. Con su trabajo logró mantener a sus hijos que ya son mayores de edad.

Teodora, a sus 16 años, migró desde Choré, departamento de San Pedro, en busca de un mejor futuro trabajó como empleada doméstica. Insta a las mujeres a identificar sus cualidades y a no darse por vencidas, porque de esa manera podrán salir adelante.

La heroína que viste los “pantalones”

Claudia Margarita Patiño (32) es la mujer que viste los “pantalones” en el hospital de Clínicas. Ella es la encargada de seguridad y también es madre de dos pequeños: uno de dos años y otro de nueve. Asimismo, Claudia siempre sirve también como guía a los pacientes familiares que no conocen bien el hospital.

Claudia aprovechó este día especial para animar a las paraguayas a ir ganando espacios laborales, con responsabilidad y capacidad. “Tanto las mujeres como los hombres podemos desempeñar las misma funciones y responsabilidades”, acotó.

Una heroína que busca superarse

Cinthia Carolina Zorrilla, de 37 años de edad, quien inició su experiencia laboral en la central telefónica en la antigua sede de Sajonia. Ella vio la necesidad de superarse y postuló siete veces para ingresar como personal permanente. Cinthia, con su perseverancia, logró posicionarse en la secretaria de la dirección médica hasta octubre del 2021. Hoy, ella trabaja en la Dirección de Administración y Finanzas, que también está a cargo de una mujer, la coordinadora, Lic. Mónica Agüero.

Este ascenso se debió a que conoce todos los manejos administrativos del hospital de Clínicas y de la Facultad de Ciencias Médicas. Ella se recibió de licenciada en administración de empresas no hace mucho, porque primero tuvo que dedicarse a sus cuatro hijos, dos de ellos gemelos.

“Todo se consigue con esfuerzo, con capacitación, una no debe perder la fe en una misma y lo más importante es que hay que valerse por sí misma, no depender de un hombre, que le pasa a muchas mujeres que al separarse quedaron postergadas y con muchas necesidades”, afirmó.

La heroína con bata

La doctora Norma Arévalos Galeano, aparte de su vida en el hospital, es madre soltera con dos hijos. Ella cumple una función importante en el Departamento de Nefrología Adulto, en donde su profesionalismo y carisma especial hace que se gane la confianza de los pacientes.

La Dra. Norma insta a las mujeres a amarse a sí mismas y enfatizó la importancia de tener buena actitud, hacer ejercicios, vivir el momento, tener metas claras, a mantener el buen humor, cultivar buenas amistades, a perdonar, dar y tener fe en Dios.

Heroína que no teme a nada

El hospital de Clínicas cuenta como muchísimas heroínas que cumplen tareas fundamentales en enfermería, que se lucieron durante el apogeo de la pandemia por el covid-19. La señora Gasparina Díaz viuda de Espínola de 55 años, se ofreció a trabajar en la Contingencia Respiratoria, porque muchos tenían miedo, pero su espíritu de servicio y fe en Dios le convencieron de que podía ser muy útil y así fue.

Gasparina, con unos 20 años de antigüedad, está acostumbrada a los desafíos ya que, cuando falleció su esposo, tuvo que suplir esa carencia con sus cinco hijos. Su tarea como auxiliar consistía en apoyar a las enfermeras llevar las muestras de sangre al laboratorio, buscar insumos y medicamentos, así como también realizar tareas de limpieza.

“Yo no soy sana, tengo enfermedad de base como presión alta, por eso tuve que convencerles a los jefes para que me dejaran trabajar con los pacientes con Covid-19. A las mujeres les digo que Dios siempre está para nosotras, que él no murió en vano, que tengan mucha fuerza”, señaló Gasparina.

Así como las historias de Teodora, Claudia, Cinthia, Norma y Gasparina, existen muchas más heroínas en el hospital de Clínicas, que luchan incansablemente para salvar vidas de los paraguayos. La mujer paraguaya es reconocida por su perseverancia y fuerza, y todos los días se debe recordar lo importante que son para la sociedad.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.