Superintendente de Salud lidera carreras de Medicina de María Serrana desde 2014

El superintendente de Salud, Ignacio Mendoza, había dicho que no era decano de Medicina cuando la universidad María Serrana presentó certificados falsos ante el MEC y que él no tenía mayores datos. Empero, aparece en videos del 2014 como decano. La denuncia es del 2020.

Ignacio Mendoza aparece en videos antiguos de la universidad como decano de la misma.
Ignacio Mendoza aparece en videos antiguos de la universidad como decano de la misma.

Dos carreras de Medicina de la universidad privada María Serrana fueron clausuradas por el Cones (Consejo Nacional de Educación Superior) días atrás, luego de una investigación que inició cuando el Ministerio de Educación (MEC) denunció ante el ente que la casa de estudios había presentado certificados de estudios falsos, con los que se pretendía emitir títulos a doctores “mau”. Ante el escándalo, el superintendente de Salud, Ignacio Mendoza, intentó desligarse del caso, pese a que es el decano de la Facultad de Medicina donde ocurrieron los hechos.

Mendoza había asegurado que él no era decano cuando se expidieron los documentos, sino que esto había ocurrido con el anterior decano a cargo. Sin embargo, Rubén Caballero Villalba, su antecesor, afirma que ya había sido despedido para entonces y mostró su nota de dimisión, que data del 10 de agosto del 2018.

Según el informe final del Cones sobre la intervención, que data de este 4 de abril, el paquete con 47 pedidos de registro de títulos, acompañados de certificados falsos, fue presentado al MEC el 1 de julio del 2020, dos años después del despido de Rubén Caballero y siendo Mendoza el decano, según la abogada Estela López, defensora de Caballero.

No es el primer caso de certificados falsos

El escándalo de los 47 certificados falsos no es el único caso en la Universidad Privada María Serrana. En el 2019, los propios estudiantes habían presentado una denuncia contra la universidad ante la Secretaría de Defensa al Consumidor (Sedeco) debido a que encontraron que sus certificados no tenían validez en Brasil.

Debido a esta denuncia, tanto la Sedeco como el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) pusieron ojo en la institución educativa. Entonces la propia universidad denunció ante la Fiscalía al decano Rubén Amancio Caballero, por la expedición de certificados cuyos contenidos no eran válidos.

En el 2021, la agente fiscal Silvana Otazú presentó acusación contra Rubén Francisco Amancio Caballero Villalba y otros por “producción de documentos no auténticos y otros”. Según la documentación, Caballero fue nombrado como decano de Medicina en el 2009 y en el 2019, señala la acusación, expidió certificados de estudios a pesar de que el estatuto de la universidad establece que el único representante con autorización para expedir y firmar certificados, es el rector.

Estela López Recalde, abogada de Rubén Caballero, aseveró a ABC Color que su cliente logró su sobreseimiento definitivo el año pasado. Indicó que la universidad trataba de eludir la intervención del Cones, por lo que inculparon al doctor Ruben Caballero de todo lo sucedido.

López alegó que los certificados firmados por Rubén Caballero sí eran auténticos. Aclaró que la intervención del Cones se realizó después de este caso, ya que durante la administración del siguiente decano, Ignacio Mendoza, saltaron los 47 certificados falsos.

En un video de promoción de la universidad, se puede ver a Ignacio Mendoza Bussain, quien ya se presentaba como decano en el 2014, mostrando su alto nivel de acercamiento con la casa de estudios en donde trabaja desde hace casi 10 años.

El Círculo Paraguayo de Médicos emitió días atrás un comunicado en el que pide la renuncia del superintendente de Salud, Ignacio Mendoza. Sostiene que, como nucleación, acompañará las investigaciones en torno al caso de supuesta corrupción académica.

Estudiantes llegaban de Brasil y se los colocaba en 8vo. semestre de Medicina

Durante años, la universidad matriculó estudiantes de Medicina que supuestamente llegaban con certificados de estudios de Brasil o de alguna universidad nacional. Maria Serrana convalidaba las materias sin hacer la comprobación debida y algunos alumnos eran puestos hasta en 8vo. semestre de la carrera, según la investigación realizada por el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones).

“Tiene que tener un dictamen de un profesor de la materia”, aseguró Narciso Velazquez, presidente del Cones. Al momento en que la universidad intentó emitir los títulos de estos estudiantes en el 2020, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) encontró que los certificados de estudios eran falsos.

Primeramente, la universidad convalidó materias sin comprobación. Además, siempre según el Cones, luego de que se constatara que los certificados eran falsos, María Serrana presentó al Cones documentación que supuestamente avalaba que habían hecho rendir nuevamente a los estudiantes todas las materias que aparecían en los certificados falsos, de manera a convalidarlas.

Sin embargo, el Cones encontró que los estudiantes habían “obtenido” exactamente las mismas calificaciones, sin ninguna variable. Entonces el Consejo solicitó a los profesores los dictámenes que avalaban los exámenes tomados a los estudiantes con certificados falsos. Los docentes respondieron que ellos no habían tomado ninguna prueba, explicó Velazquez.

Las convalidaciones sin comprobación y sin dictámenes fueron una constante durante años en la universidad, afirmó el Cones.

Formulario para proceso de reinserción de estudiantes

El Cones socializó el formulario para el proceso de reinserción de estudiantes de carreras clausuradas de la Universidad Privada María Serrana. El enlace para acceder al formulario es el siguiente https://forms.gle/F7o9eH7cQsnSt2257. El formulario tiene carácter de Declaración Jurada, para el inicio del Proceso.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.