Caso Cali: acusan a los Dubini por carga récord de 3.418 kg de cocaína

El fiscal Francisco Cabrera acusó a Juan José Dubini Franco, a su hijo Juan José Dubini Verdún y a otros dos más, vinculados a la carga récord de 3.418 kilos de cocaína incautada en Fernando de la Mora, el 27 de julio de 2021. La defensa de padre e hijo recusó, a última hora, al fiscal de la causa Osmar Segovia hasta a la fiscala general Sandra Quiñónez.

Juan José Dubini Franco ingresa a la sala de audiencias. Fue el 30 de julio del año pasado. (Archivo ABC).
Juan José Dubini Franco ingresa a la sala de audiencias. Fue el 30 de julio del año pasado. (Archivo ABC).

El agente fiscal de la Unidad Especializada en Delitos Económicos y Anticorrupción, Francisco Cabrera, presentó el requerimiento conclusivo en la causa caratulada “Juan José Dubini Franco y otros s/ tráfico de drogas y otros”. En la investigación denominada “Caso Cali” se logró incautar una carga récord de 3.418 kilos de cocaína, entre bolsas de azúcar, dentro de un container, en un depósito de la zona norte de Fernando de la Mora.

El representante del Ministerio Público acusó y pidió juicio oral y público para Juan José Dubini Franco, su hijo Juan José Dubini Verdún, detenidos entre el 28 y el 30 de agosto de 2021, así como también para los abogados Bruno Vicente Ciancio Amarilla, alias “Viejito”, y Alberto Julián Martínez Romero, alias “Gordo”, apresados el 26 de agosto del año pasado.

Todos estos fueron acusados por los hechos punibles de tráfico internacional de drogas, tenencia de sustancias estupefacientes, asociación criminal y lavado de activos, tipificados en la Ley N° 1.340/88 y asociación criminal, prescrito por el Código Penal, todos en calidad de autoría.

Recusación a fiscales y denuncia ante la CIDH

Los abogados defensores de los Dubini recusaron, en las últimas horas del jueves al fiscal Osmar Segovia y también, a los fiscales Lorena Ledesma, Ysaac Ferreira, Elva Cáceres y Deny Yoon Pak, así como a la fiscala delegada Fabiola Molas y al fiscal adjunto Marco Alcaraz, todos de la Unidad Especializada en Lucha contra el Narcotráfico.

El recurso de la defensa también fue dirigido hacia la fiscala general del Estado Sandra Quiñónez.

En el escrito argumentan la “notoria falta de objetividad, desconocimiento del derecho o mala fe en la forma de litigar, violentando el debido proceso y las garantías constitucionales que acarrearán probablemente sanciones al Paraguay en la denuncia a ser presentada ante la CIDH”, (Comisión Interamericana de Derechos Humanos).

Por todo esto, el agente fiscal Francisco Cabrera, de la Unidad Especializada en Delitos Económicos y Anticorrupción, fue asignado para presentar el requerimiento conclusivo de la Fiscalía junto con el cuaderno de investigaciones y las evidencias colectadas durante la etapa preparatoria. Así también, es preciso señalar que la causa la inició el fiscal Eduardo Royg, quien luego renunció y el caso quedó a cargo de Segovia.

Caso Cali y los investigados

Ante la existencia de una red narcotraficante que operaba desde Paraguay, el Ministerio Público junto con la Unidad Especial de Inteligencia Sensible Antinarcóticos y Hechos Punibles Conexos (SIU) de la Policía, iniciaron una pesquisa que derivó en la detención de los cuatro acusados.

Según la teoría de la Fiscalía, los procesados habrían conformado una red criminal que, entre el 11 y el 27 de julio de 2021, alistaron el envío de cocaína, entre una carga de azúcar orgánico, que debía recibir la firma “Lumiere Por Tous SAR” de la ciudad de Lome, en la República Togolesa, en África.

Para tal objetivo, los procesados se sirvieron supuestamente de la estructura comercial de la firma “Naturita Pharma SRL”.

Los Dubini, Ciancio y Martíni tenían un depósito en la zona norte de Fernando de la Mora, el cual era usado para el acopio de la sustancia, así como la carga de azúcar orgánica a utilizarse para mimetizar la droga; así como para cargar en los contenedores respectivos, para su exportación posterior.

El entonces fiscal Eduardo Royg había solicitado las escuchas y grabaciones de llamadas telefónicas a los teléfonos de los hoy acusados, actividad mediante la cual se constató que los involucrados coordinaron las diversas actividades, de compra, acopio, carga y envío de la sustancia entre el azúcar.

Los cuatro supuestos narcos también coordinaron “la contratación de los contenedores, la carga de las sustancias dentro de las bolsas de azúcar y luego dentro del contenedor respectivo, la contratación de un despachante de aduanas y la contratación del servicio de transporte terrestre y fluvial; todo ello a los efectos de hacer efectiva la exportación de la cocaína hasta el destino final ya mencionado”, según se señala en la acusación.

Compra del azúcar para mimetizar la droga

Dentro de la organización Juan José Dubini Franco fungía de operador logístico, además era el más activo dentro de la misma, pues tenía contacto con la Cooperativa Manduvirá para la compra del azúcar, realizó las gestiones para la exportación, consiguió el flete para los contenedores y organizó el depósito.

Entre junio y julio de 2021, Dubini Franco adquirió, en nombre de la firma Naturita Pharma, un total de 8.495 bolsas de azúcar orgánica de la Cooperativa Manduvirá.

En las negociaciones, Dubini Franco consultó al gerente cuántas bolsas entran en un contenedor, a lo que este le respondió que según su experiencia son 1.000 bolsas de 25 kilos en un contenedor de veinte pies. También le indicó que cada le constaría G. 135.000, por las que debía pagar antes 50% para realizar el pedido.

Posteriormente, Dubini Franco compró el azúcar en siete ocasiones: 95 bolsas el 21 de junio, por las que pagó G. 12.825.000; 1.000 bolsas el 28 de junio, por las que abonó G. 135.000.000; 600 bolsas el 5 de julio por las que pagó G. 81.000.000; 2.000 sacos el 12 de julio; 2.000 bolsas el 13 de julio; 2.000 bolsas el 14 de julio, estas tres últimas costaron G. 270.000.000 cada una ; y 1.900 bolsas el 19 de julio, que costaron G. 256.500.000.

En esas ocasiones Juan José Dubini Verdún era el encargado de realizar los depósitos con facturación a nombre de Naturita Pharma. Luego, su padre lo puso en contacto con Pablo Cachenot -gerente de logística de la cooperativa- para coordinar el traslado del azúcar al depósito de Fernando De La Mora.

Contenedores con azúcar contaminados con cocaína

Dubini Franco también contactó con Isabel García, de la firma DHD dedicada al transporte fluvial, que a su vez contrató a la firma Carga Rápido SRL u Onis Logic para la prestación de logística. Esta última empresa contactó con con Mediterranean Shipping Co. Paraguay, para cotizar 12 contenedores.

Sobre el despacho, Dubini Franco contactó, a través del despachante Néstor Russo, con la despachante de aduanas Martha González, para iniciar las gestiones de despacho de los 12 contenedores.

Los contenedores contratados para enviar la carga a la República Togolesa son: MSDU1694415, MEDU5141133, FCIU6527323, MSCU6874210, MEDU6169650, MEDU6103610, MEDU5044220, FBIU0185094, MEDU6157197, FCIU6465068, MSDU1685157, y MEDU3672932.

El envío de la carga debía hacerse en dos tandas, de seis contenedores. La primera tanda salió de Paraguay, a través del Puerto Seguro de Villeta y fue inspeccionada el 5 de agosto en Montevideo, Uruguay, días después de la incautación de la carga récord en el contenedor MEDU3672932. La segunda tanda debía partir el 31 de julio de 2021.

El hijo y los abogados

Juan José Dubini Verdún era quien ejecutaba finalmente las indicaciones dadas por Bruno Vicente Ciancio Amarilla, alias “Viejito”, acerca de la creación y utilización de cuentas bancarias.

Entre las cuentas se destaca que fue habilitada en el Banco GNB, en la que se recibió la transferencia (posteriormente reversada) de la empresa togolesa Lumiere Pour Tous SRL, destinataria del cargamento, según la acusación fiscal.

El Viejito recibía constantemente informes de parte de Dubini Franco, a quien además aconsejaba para negociar con el despachante Russo. Además, Ciancio y Dubini se reunían ocasionalmente, incluso en la casa del primero. A veces también participata Alberto Julián Martínez Romero, alias Gordo, quien era el contacto con el exterior y el ideólogo de la estrategia para mimetizar la droga.

Los cuatro ya se conocían, pues según la Fiscalía Ciancio tuvo un rol fundamental, pues forma parte de la Asociación de Madereros del Paraguay; además de ser parte de la firma Maderas Industrializadas S.A.; por lo que estaba a su cargo la obtención de producto de calidad a dichos efectos.

A esto se suma que, Dubini Verdún, entre octubre y diciembre de 2020 ya realizó exportaciones de postes de quebracho a la ciudad de Latakya, Siria, con la despachante Martha González.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.