Imputación a Giuzzio es por supuestamente aceptar “regalos” de narco que pretendía ser favorecido en licitaciones

La Fiscalía imputó por cohecho pasivo agravado (coima) al exministro del Interior Arnaldo Giuzzio, por aceptar presentes de “cortesía” del procesado en Brasil por narcotráfico Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, quien pretendía ganar licitaciones para la Policía Nacional por medio de Giuzzio, entonces titular del Ministerio del Interior.

Arnaldo Giuzzio, exministro del Interior, imputado por cohecho pasivo agravado.
Arnaldo Giuzzio, exministro del Interior, imputado por cohecho pasivo agravado.

Según el acta de imputación del 12 de agosto de 2022 firmado por los fiscales de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción (UDEA) Osmar David Legal y de la agente de la Unidad de Crimen Organizado Alicia Sapriza Gómez, procesan por cohecho pasivo agravado al exministro del Interior Arnaldo Giuzzio, quien ejerció la cartera de Estado desde el 22 de enero de 2021 al 22 de febrero de 2022. Argumenta el escrito forense que Giuzzio, en su condición de Ordenador de Gastos, podía emitir las autorizaciones para los llamados a licitación para la adquisición de bienes o servicio para el Ministerio del Interior, adjudicar a los proveedores y, en consecuencia suscribir los contratos correspondientes, además de tener, puntualmente, la administración y disposición de los Gastos Reservados.

Es así que la Fiscalía abrió el proceso identificado como causa penal N° 1.291/2022 caratulado “Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez s/ supuesto hecho punible de cohecho pasivo agravado”.

Antecedentes

El Ministerio Público sostiene que “De acuerdo a las documentaciones y de las evidencias obrantes en la presente investigación, se desprende que aproximadamente desde el mes de julio de 2021 hasta febrero de 2022, Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez, en su carácter de ministro del Interior, habría estado en contacto y comunicación con el ciudadano brasileño Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, quien administraba y dirigía las empresas Black Eagle SA -OMBU SA. Dichas firmas, en ese entonces se habrían dedicado a varias actividades comerciales, entre ellas al blindaje de vehículos, mantenimiento de blindados, antivandalismo, sistema FLATS Over, blindaje de ruedas, alquiler de vehículos blindados, blindaje arquitectónico y ventas de materiales de seguridad.

Según la Fiscalía, la intención de Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, quien actualmente se encuentra detenido en la República del Brasil por su presunta vinculación con el narcotráfico, era la de mantener un relacionamiento directo y cercano con el ministro del Interior Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez, para posteriormente lograr ser proveedor del Estado.

En este contexto, se presume que la intención de Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, habría sido la provisión de chalecos antibalas y de vehículos blindados, al Ministerio del Interior y consecuentemente, a la Policía Nacional y, con dicha finalidad, habría mantenido contacto cercano y personal con Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez y quien, en el pleno ejercicio de sus funciones propias como ministro del Interior, habría aceptado el blindaje de un móvil de la Policía Nacional en concepto de ‘cortesía’ como así también el préstamo, a título gratuito, de un vehículo para su uso personal – familiar durante su viaje privado, presuntamente vacaciones, en la República del Brasil. Ambas ‘gentilezas’ habrían sido cedidos por las firmas Black Eagle Group SA -OMBU SA., representada en todo momento por Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua.

Prosigue el escrito de imputación: “Dichos contactos entre Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez y Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, se habrían producido a través del sistema de WhatsApp entre números de celulares, uno de ellos registrado a un usuario denominado Black Eagle (owner) y utilizado por Marqués de Padua. Igualmente, se han verificado conversaciones con el número de teléfono celular del Crio. Gral. Viceministro de Seguridad Pablo René Ríos. Por otro lado, entre los señalados precedentemente, se habrían producido encuentros personales, tanto en las oficinas de la firma Black Eagle Group SA – OMBU SA como en el campo de tiro de las Fuerzas de Operaciones Policiales Especiales (FOPE), existiendo las sospechas de que no habrían sido los únicos contactos y encuentros señalados.

Mensajes por WhatsApp

El relacionamiento entre Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez y Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua habría comenzado aproximadamente desde el mes de julio de 2021. En agosto de 2021 se produce una conversación vía WhatsApp a través del cual Marcos Vinicius Espíndola de Padua le “reenvió” noticias y links en torno a “inversiones empresariales” efectuadas en Brasil y de lo cual, tanto él como el “Dr Pablo Rivas ya le habían comentado” y a todo lo cual, el exministro del Interior le responde con un “Perfecto”.

Entre los mensajes “reenviados” Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, le habría solicitado que le envíe hasta Ciudad del Este la “camioneta Hyundai Santa fe blindada” para realizarle el “cambio de suspensión, mantenimiento de blindaje y retoques de pintura”, mensaje que fue respondido por Giuzzio Benítez con un “veo”.

Caso Lava Jato

En el mes de octubre de 2021, se constatan conversaciones de un tema por demás sensible donde Marqués de Padua a través del WhatsApp envía a Arnaldo Giuzzio un mensaje en “copia” de un link captura de pantalla de una noticia periodística sobre el denominado caso “Lava Jato” y que guarda relación a un procedimiento efectuado en territorio brasileño, específicamente, en el domicilio de Antonio Joaquín Da Mota.

Conforme a dicha información compartida por Marqués de Padua, en mensajes posteriores, el entonces ministro del Interior Arnaldo Giuzzio, le agradece por el mensaje enviado con un “Gracias Marcus” y a renglón seguido, envía otro mensaje indicando: “Le hablo”. Consecuentemente, Marcos Vinicius aclara la información indicando el nombre de “Antonio da Mota” y consecuentemente, Giuzzio Benítez realiza la siguiente consulta: “Es el caso?”, lo cual fue respondida con una afirmación por parte de Marqués de Padua.

En el escrito de imputación del Ministerio Público adjunta una serie de capturas de pantalla de las conversaciones que mantuvieron Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez y Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, como forma de sustentar el supuesto vínculo o relacionamiento entre ambos que tendría como trasfondo la adjudicación de licitaciones de la Policía Nacional.

Giuzzio sabía de intenciones de Marqués de Padua

En su escrito, la Fiscalía sostiene que a base de las evidencias, denotan que Giuzzio Benítez tenía pleno conocimiento de las intenciones de Marcus Vinicius Espíndola Marqués de Padua de ser proveedor del Estado, obtener futuras adjudicaciones del Ministerio del Interior y de quien habría aceptado la reparación de varios vehículos blindados de la Policía Nacional incluso, uno de ellos en concepto de “cortesía”. Sin embargo, pese a ese conocimiento, a finales de diciembre de 2021 habría solicitado auxilio al mismo Marcus Vinicius Espíndola Marqués de Padua, representante de las firmas Black Eagle Group SA -OMBU SA, para que le provea un vehículo para uso personal-familiar para su desplazamiento en el Brasil, presuntamente en ocasión de las vacaciones que se encontraba usufructuando, tal como se puede colegir de manera objetiva del audio identificado como #018.

En este audio Marqués de Padua le indica al entonces ministro del Interior Gilberto Enciso que se estaría comunicando con él para coordinar y acercarle un vehículo de forma tal que Giuzzio Benítez pueda continuar el “viaje”.

En enero de 2022, Arnaldo Giuzzio, ya finalizada sus vacaciones, habría reportado de dicha situación a Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua para coordinar la entrega del vehículo y unos días después Marqués de Padua junto con Gilberto Enciso se habrían trasladado hasta el domicilio particular de Arnaldo Giuzzio para retirar el vehículo prestado para usufructuarlo durante sus vacaciones en el Brasil.

El 15 de febrero de 2022 durante el “Operativo Turf” llevado a cabo en simultáneo entre el Brasil y nuestro país, se produjo la detención de Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua, en territorio brasileño. Tras esta detención fue incautado el teléfono celular del supuesto narco y del cual se procedió la extracción de datos, donde se ponen en evidencia las conversaciones mantenidas entre Marcos Vinicius Espíndola Marqués de Padua con Arnaldo Giuzzio.

Medidas alternativas

Finalmente, el Ministerio Público solicita al juzgado la aplicación de medidas alternativas a la prisión preventiva. El juzgado penal de garantías especializado en Delitos Económicos N°2, a cargo de José Agustín Delmás, salió sorteado para atender el caso.

Prohibición de salir del país, obligación de comparecer ante el juzgado cada mes, prohibición de acercarse al Ministerio del Interior y a la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD) son las medidas requeridas por la Fiscalía, así como otras medidas que el juzgado considere necesarias.

El plazo de investigación para que el Ministerio Público presente su requerimiento conclusivo es de 6 meses.

El cohecho pasivo

El Código Penal en su Artículo 301.- Cohecho pasivo agravado, dispone:

1º El funcionario que solicitara, se dejara prometer o aceptara un beneficio a cambio de un acto de servicio ya realizado o que realizará en el futuro, y que lesione sus deberes, será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.